• Sáb. Jun 25th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Una tarde de domingo para compartir con Delicatessen

Poradmin

Dic 1, 2015
Marlango01

Llevan más de diez años juntos haciendo música, y la complicidad que tienen es tan tan contagiosa, que cualquier concierto suyo es mágico, pero he de decir que lo del domingo fue para quitarse el sombrero. Alejandro Pelayo y Leonor Watling inundan el espacio en el que se encuentren, es como salir con unos amigos que hace tiempo que no ves pero con los que sabes que siempre vas a estar a gusto. Pues así me sentí.

Comenzaron este concierto íntimo con algún problemilla de sonido que no nos permitió escuchar la voz de Leonor inicialmente, pero que se solucionó al instante para sumergirnos en el maravilloso ambiente de Delicatessen con su primer tema escrito en inglés y seguida de esa petición para que bailásemos con ellos en It’s all right. Tras la presentación de Alejandro Pelayo, nos vimos envueltos por una versión de su Dame la razón que dista mucho de lo que se escucha en disco, pero que enamora más si cabe.

Marlango01

Llegó el momento de comenzar con las versiones y el primer lugar lo ocupó ese temazo de Alberto Pérez de La Mandrágora que es Nos ocupamos del mar para acto seguido regalarnos su punto de vista de The Beatles con When I’m sixty four en la que Leonor pudo lucirse con ese vozarrón que aún me sorprende. Con Creep de Radiohead nos alejábamos de las versiones, no sin antes pedir educadamente al público de la barra que bajase la voz, ya que es cierto que alguno que otro bien podría haberse quedado en casa y ponerse el disco, porque no disfrutó mucho de la experiencia.

Marlango02

Pero como ellos tienen tanto arte para todo, hasta para mandar a callar, todo queda como una anécdota simpática para recordar. The answer vino seguida de El Porvenir y de nuevo se abría la veda de sus magníficas versiones, esta vez en italiano con Via con me, de Paolo Conte, y la maravillosa Senza Fine de Gino Paoli.

Marlango03

Nos vinimos tan arriba que silbamos junto a Alejandro ese Pequeño vals y cantamos junto a Leonor Semilla negra, quien nos confesó que ella siempre defiende las conversaciones en cualquier lugar si el fin es “llevar a la cama a alguien” como le ocurrió a ella con Hold me tight, gracias a la que hoy tiene dos hijos. Llegaba el momento de Puede y Si yo fuera otra que daban paso a Dinero en la que colaboramos activamente. Con la versión de Vete de Los Amaya se comenzaba a vislumbrar el principio del fin, aunque antes de hacer el amago de irse coreamos Lo que sueñas vuela.

Marlango04

Para los bises, Alejandro hizo tiempo con la conocida “Vienen con alegría” que todo aquel que haya pisado un colegio religioso o asistido a la iglesia ha escuchado alguna vez… antes de que Leonor regresara al escenario para comérselo con Pena, penita, pena. Nos recordó que un “No me tendrás” (You don’t have me) dicho a tiempo, puede abrirte muchas puertas y lo hizo todo infinitamente simple en Gira. Con un Shake the moon, iniciado a capella, para cumplir el deseo de una persistente fan que no dejó de pedirla durante prácticamente toda la segunda mitad del concierto, se cerraba una noche de domingo que se antojó como una verdadera Delicatessen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.