• Mar. Dic 6th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Una despedida sin sabor a despedida.

Sevilla, 11 de Noviembre de 2022

Con todo agotado en la sala Custom se presentaban en Sevilla los murcianos Second con la reciente noticia de su próxima separación tras 25 años sobre los escenarios. Con ese halo de tristeza por el anuncio sobre esta gira de despedida y con el deseo de querer volver a agarrarnos a esa energía y a esas canciones una vez más nos dispusimos bajo un escenario que exhibía motivo de su último disco. «flores imposibles» ya que, a su vez, estos conciertos son de presentación de este último trabajo.

Desde el inicio «estado de alegre tristeza» fuimos cogiendo el pulso a estas nuevas canciones que se estrenaban para nuestros oídos/almas en directo aunque ya con «mira a la gente» tuvimos claros que desde el público íbamos a cumplir con corear y bailar junto a Sean, Fran, Jorge y Nando perfectamente complementados para la ocasión con los teclados de Ricardo Ruiz y la guitarra de David Lozano quién hizo un alarde de profesionalidad al aguantar todo el concierto encontrándose mal de salud.

El empaque y personalidad de la voz de Sean Frutos brillaba en el tono dramático de «quién pensaba eso» y encontraba complicidad constante con la guitarra de Jorge Guirao  contrastando con la cara elegante y sonriente de Fran Guirao en la batería mientras Nando Robles asumía un papel muy protagonista en primera línea con un bajo que sonaba especialmente potente esta noche de noviembre.

Según avanzaba el concierto alguien del público le hacía llegar una papel de agradecimiento tras Cúrame como siempre  la sensación de estar más ante un concierto presentación de disco nuevo (hasta 8 temas de flores imposibles incluyeron en el setlist) que en un último concierto suyo nos fue embargando aunque por si acaso fuimos queriéndonos quedar a vivir en momentos como Muérdeme o N.AD.A. que lució un nuevo estilo y donde Sean y Fran unieron fuerzas a la percusión final.

El final del primer acto vino de la mano de la locura colectiva que supone Rodamos sin la otrora y acostumbrada escalada por las columnas de sonido que protagonizaba Sean durante una serie de años coincidiendo con este tema, otro más en el brillante legado que van a dejar tras de sí cuando se bajen de los escenarios.

Pero ahí no se quedaron las emociones fuertes. Resultó del todo imposible no emocionarse con la melancolía, intimidad y vibración que supuso Más suerte. Como antesala al final degustamos teatro infinito y quiero equivocarme antes de romper definitivamente nuestras voces en Primera vez, 2502 y, cómo no, Rincón Exquisito que desde hace tiempo ya figura entre las grandes canciones en castellano de nuestro tiempo y que supuso la comunión perfecta entre público y grupo.

Second nos volvieron a regalar un gran concierto que llegó a las 2 horas, manteniendo las señas de identidad del grupo, con naturalidad, energía y un buen número de canciones entre las que incluso echamos en falta más de una (en especial de sus primeros discos por aquello de volver a sus orígenes). Se despidieron sin reproches a la industria musical que sin ser esquiva quizás nunca fue del todo justa, con un alegato en favor de la música en directo y con el cariño de un público que además de llenar la sala se entregó a una importante banda sonora de sus vidas.

Y salimos sin creer ni querer que aquello suponía una despedida con la esperanza que al menos habrá otra ocasión para encontrarnos con Second.

 

Fotografías: María Patrignani Cuerda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *