• Jue. Dic 8th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Robe tiene razón cuando dice «Ahora es Cuando»

PorPablo Casma

Jul 5, 2022

Tras los quince minutos de murmullo se escuchó la voz de Manolillo Chinato recitando el poema «Abrazado a la tristeza», donde primero salió Carlos Pérez (Violinista) y posteriormente David Lerman (con el clarinete). Segundos después ya sale el resto de la banda a falta de Robe que hace una entrada triunfal al escenario con una sonrisa que le llena la cara.

Empezando el concierto con «Del Tiempo Perdido» y según acabó como ya ha sido usual en otras ciudades saludó al público y aconsejó: «Disfrutad del momento, porque estáis aquí, ahora es cuando».

Seguidamente empezó «Por encima del bien y del mal», «Por ser un pervertido», donde David Lerman se marca la primera de la noche al saxofón y «Nana Cruel» fijaba el último tema de los primeros trabajos en solitario de Robe, dando pie a la primera joya de Extremoduro «Si te vas», ese tema que ya habíamos escuchado renacer en el DVD «Bienvenidos al Temporal».

«No hay nada como el primer amor, no hay nada como el primer, no hay nada como el, no hay nada como, no hay nada… Y no hay nada como la primera vez que escuchas una canción» Tras estas palabras empezó un tema inédito, popularmente conocido como «No hay nada», hasta que el jefe le de otro nombre para el siguiente disco.

«Después de algo nuevo, viene algo viejo» Y es que empezó a sonar el clásico de Ágila, «Buscando una luna», seguido por «El camino de las utopías», pasando por ese momento que todos soñamos en la noche (que aunque se hace corto, nos sabe a gloria) el «Segundo movimiento: Lo de fuera» perteneciente a la Ley Innata.

Tras un negro del escenario empieza «Ininteligible», tema inédito editado y el que además hace pocos días ha salido el videoclip que le acompaña, en el Palacio de congresos de Plasencia.

Tras el final de la canción y recurriendo a un clásico, explica que se procede a hacer el descanso correspondiente, firmado con esa frase que ya sabemos todos, el clásico «¡Haced lo que queráis, eso si que no os vean!»

Tras lo que aproximadamente fueron unos 20 minutos, el grupo arrancó con «Mayéutica», como un tren de vapor que va subiendo la temperatura y la velocidad según pasan los minutos, con detalles como el guiño a Tom Morello de Woody, la tercera guitarra a manos de Lorenzo González y es que tras el final extendido de «Coda Feliz», sabemos que la fiesta, llega a su final.

Los músicos salen del escenario y sabes que cuando Robe aparece con su Gibson Nighthawk y Woody con una SG blanca… se vienen himnos, y es que en este caso «A fuego» abrió la veda, «Salir» le siguió, y no podía terminar de otra forma que no fuese con «Ama, ama, ama y ensancha el alma».

Un concierto que durante las casi 3 horas, la calidad de sonido fue prácticamente mejor que la de un disco, una noche donde Robe y «Los Robe» se reafirman como una banda perfectamente engrasada.

Fotografías: Pablo Casma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *