• Dom. May 19th, 2024

Musiqueando

Tu web de música

Ripper Owens. Mesías del metal en Valencia

Poradmin

Nov 5, 2012
De nuevo nos acercamos a la sala Rock City de Almásera (Valencia) para otro concierto promovido por Pentagram Prod. En esta ocasión con una propuesta más Heavy que en sus últimos eventos.
 
 

La gira “Metal Messiah” nos traía a Tim “Ripper” Owens para dejarnos muestra de la gran voz que le ha llevado a ser el cantante de Judas, Iced Earth y otras buenas bandas.

Pese a que el show fue en la noche de un domingo, creo que había suficiente aliciente para desplazarse hasta la Rock City y empaparse de la música del señor Owens y su banda.

Pero antes se proyectaba la actuación de un par de grupos más. Del primero de ellos no puedo contar nada. Fueron Quelonio, de Valencia, pero me temo que estuve fuera de la sala y no pude verlos actuar. Así pues pasamos directamente a la segunda formación en esta noche.

Image

Sandstone comparte la gira europea con Tim Owens y se presentó en quinteto sobre el escenario para marcarse su repertorio. Ellos vienen de Irlanda y practican un Heavy con influencias muy clásicas dentro del Metal, sobre todo europeo. Eminentemente Power, tampoco pierden oportunidad de aderezar su música con algunos toques NWOBHM o Progressive. En fin, un poco de todo para intentar definir su estilo y hacerse valer en sus actuaciones en vivo.

Image

Sobre la música, decir que la banda parece tener bastante gusto a la hora de componer los temas. No es que se trate de algo demasiado original, pero sus canciones beben de influencias importantes y además emplean mucha guitarra con apetencia por las melodías.

La formación la componen Stevie McLaughlin y Dee Kivlehan en las guitarras (primero y segundo respectivamente), junto a Dave McLaughlin en el bajo (hermano de Stevie, claro) y Brian Doherty a la batería. La voz principal es por parte de Sean McBay.

Image

Como decía, Stevie y Dee se hacían notar con solos bastante extensos y riffs muy sonoros prácticamente en cada corte; sobre todo el lead-guitar. Seguramente es lo más destacable de lo que se vio en el show de Sandstone de esta noche.

También fue notable el trabajo de Brian con una percusión muy dura dentro del estilo.

Image

Seguramente, lo que menos me atrajo fue la voz de Sean. Realmente se esforzó a la hora de cantar y de conectar con el público. Con una pose más bien ochentera y enfundado en una chaqueta larga que no se quitó en todo el repertorio, intentó captar la atención de una concurrencia que entraba paulatinamente dentro de la Rock City para ir degustando el Heavy de los irlandeses, previo al plato fuerte. No obstante, pese a todo, creo que le faltó un poco de feeling para llegar a enganchar tal y como pudieron hacerlo las guitarras.

Image

Por cierto, el bajo también tuvo instantes interesantes según se oían temas como “Reckless Thought” o “Fading” de su último trabajo “Cultural Dissonance”. De este también sonó “Sleep”, que se quedó con un solo guitarrista porque Dee pasó a encargarse de los teclados. No obstante, el punteo sonó afiladísimo y con sentimiento.

Image

La que mejor sonó fue sin duda “America” de su disco “Tides Of Opinion”, con una batería que se salió por la fuerza que imprimió al corte. Y para terminar, “On Fire” que se me antojó con un sonido más americano pero aún con un gran trabajo de cuerdas.

Image

En fin, un rato muy animado y ameno para terminar de abrir boca antes de que Ripper nos ofreciera un setlist que no tuvo una pizca de desperdicio.

Y es que no sabía muy bien a qué atenerme en un concierto de Owens. Ha estado en numerosas bandas y algunas de ellas realmente importantes. Finalmente el resultado fue que eligió un elenco de temas de lo más granado de la historia del Metal y que tuviera alguna relación con su carrera. Los interpretó para regocijo de los reunidos porque prácticamente todos eran temas muy populares que todos conocían y se pudieron cantar al unísono con el insigne vocalista. Así, aparte de oír un buen concierto, la gente también estuvo muy entretenida cantando las canciones.

Image

El comienzo de su tiempo fue con “And… You Will Die” de Beyond Fear. Banda que fue del propio Ripper, aunque de trayectoria más bien corta. Este arranque entiendo que sirvió más bien de calentamiento porque fue de lo menos conocido del setlist. Pero eso cambió pronto cuando Tim preguntó al público cuál era su nombre, tal y como lo hiciera en los directos de aquella gira del “Metal Meltdown ’98” con los Judas. Por supuesto se trataba de “The Ripper” y ahí comenzó realmente lo bueno. La engancharon con “Victim Of Changes” y el ambiente se volvió inmejorable en la Rock City.

Image

No era exactamente como si estuviésemos en un concierto de los Priest, claro, pero la banda que acompaña a Owens trató con mucho respeto a cada canción que tocaron. Algunas más fieles al sonido original y otras más versionadas pero todas con la estima necesaria y obligada.

Image

El grupo lo componían Dave Andrews y Steve Delen en las guitarras, Nick Meganck en el bajo y Claudio Tirincanti en la batería. Todos ellos, curiosamente, también fueron acompañantes de Blaze Bayley en sus directos (otro “ex” de los tristemente casi olvidados por su vieja banda).

En fin, como digo, un grupo bastante profesional a la hora de dar el cayo en las tablas y, sobre todo, dejando total protagonismo al frontman para que se explayara frente a sus seguidores. Por cierto, seguidores que llenaron bastante la sala a pesar de ser domingo noche y de no ser un cartel tan atractivo como en otras ocasiones.

Image

“Burn In Hell” fue la siguiente. Para mí es un temazo y Ripper la entonó a un gran nivel. Pese a todo, Tim mantiene una voz realmente excepcional (los agudos los sigue sacando de maravilla) y creo que no se le valora por todos sus méritos. De hecho da la impresión de que los propios Judas Priest (banda que al fin y al cabo fue la que le dio a conocer) relegan su época a un plano bastante secundario dentro de su historia. Particularmente me parece que cometen un error y que son injustos con Ripper Owens, más aún oyendo los discos posteriores con Rob Halford de nuevo en la banda.

Image

Pero bueno, disputas aparte, estábamos ahí para disfrutar de la velada y con “Don’t Talk To Strangers” se consiguió. Un tributo en toda regla al malogrado e inolvidable Ronnie James, con una presentación emotiva por parte del vocalista, señalando a la gran foto de Dio que existe en la sala (entre otras muchas de otros grandes músicos).

La concurrencia no paraba de cantar un tema tras otro. Además, a pesar de haber una buena entrada, tampoco había masificación y se pudo ver el concierto bastante relajado y con espacio para moverse un poco. Por todo ello y en particular por la música, creo que pasamos un rato francamente bueno.

Image

“Scream Machine” fue el segundo recuerdo para Beyond Fear, con una acogida más fría, como cabía esperar. Y para continuar escogieron un corte del estupendo “The Glorious Burden”; aquel disco de Iced Earth grabado con Ripper como vocalista y donde se encontraba “When The Eagle Cries”. Un tema dedicado a las víctimas del 11-S y que fue el escogido para ser tocado esta noche.

Esta canción más lenta dio paso a un nuevo par de Judas, el grupo que abasteció casi la mitad del setlist. Concretamente “Beyond The Realms Of Death” fue una de ellas. Una magnífica canción que Tim interpretó de manera sobresaliente, pero además esta necesita un gran aporte musical que Dave y Steve supieron dar con sus guitarras.

Image

La sección rítmica pasaba más desapercibidas ante los espectadores. Nick y Claudio quedaban relegados tras los guitarras y todos ellos ensombrecidos por la presencia de Ripper que supo hacerse con el público. Precisamente con la colaboración de los fans en el estribillo cantó “Bloodstained”.

Tim empatizaba muy bien y llegó a pedir a alguien una cerveza para calmar un poco la sed y el calor que estaba pasando mientras cantaba. Lo hizo tras un par de canciones pero no parecía obtener respuesta positiva… Ante esta contrariedad hacía algún comentario (en inglés, claro) y luego se partía de risa con un buen humor tremendo. Al final optó por ir a buscarla él mismo en el backstage.

“Heart Of A Killer” fue el guiño que hicieron a Winter’s Bane, la primera banda de Owens allá por el ’93. Sonó más o menos en la misma línea del resto de cortes de la noche gracias a las labores de la banda.

Image

Judas reapareció con “Diamonds And Rust” en un ritmo algo más lento pero también muy bien recibida, manteniendo el gran ambiente creado desde prácticamente el comienzo del recital.

Por cierto que Tim aparecía sobre la tarima con una chupa de cuero al más genuino estilo metalero. Pero luego también se puso una gorra de la marca de bebida energética “Monster”. Creo que esta marca patrocina la gira y es normal que haya un poco de publicidad, pero me pareció apreciar que también tenía un tatuaje con el logo de “Monster” en la muñeca izquierda. No estoy totalmente seguro pero si fuera así, a eso llamo yo fidelidad a un producto…

La curiosidad de la noche apareció en forma de cover de los Maiden. La verdad es que de la doncella hay bastante donde elegir, así que imagino que pasaron de los temas habituales y se marcaron “Flight Of Icarus”. Me pareció que sonó muy bien y la gente la agradeció, en parte supongo por lo poco esperado el homenaje a los chicos de Steve Harris.

Image

“Hell Is Home” fue el siguiente tema de Judas Priest en esta noche, con Tim reivindicando su época en el grupo de K.K. Downing. A partir de ahí, la terna final para completar el setlist. “Mob Rules” dejó otro tributo a Dio, cuando este militaba en Black Sabbath. Y es que Ripper Owens es uno de los Dio Disciples, que salen de gira en estos días por toda América.

“The Human Race” fue el último tema de Beyond Fear y “One And One” el último de Judas, también de los temas que grabó en el “Demolition”. Ahí se paró el concierto durante unos minutos mientras los asistentes aclamaban a Ripper y la banda.

Al cabo de unos instantes reaparecieron con un par de bises bajo el brazo. “Starting Over”, del disco en solitario que Tim “Ripper” Owens grabó hace tres años (“Play My Game”). Supongo que la mayoría de los espectadores no la conocían demasiado, pero la banda mantuvo el feeling y encarrilaron el final del show con gran intensidad.

Image

El remate fue “Heaven And Hell” en uno de los momentos más intensos y desatados de la noche. Un final inmejorable con Ripper sobresaliente en sus labores vocales. Sin duda que esta banda nos ha dejado magníficas sensaciones.

Pese a no ser un nombre de los que abarrotan estadios, Ripper y su banda lograron exactamente lo que se busca al acudir a un concierto: disfrutar de la música, divertirse con el espectáculo y pasar un rato encantador.

Nos vemos en la próxima.

Salud!



My Great Web page





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *