• Jue. Dic 8th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Radiola – Miniserie (2011)

Image

Inflenciados por Muse, y por bandas de ese corte, Radiola nos presentan “Miniserie”. Un disco alegre, optimista y vibrante donde el rock está al servicio de la imaginación y de las ganas de vivir.

Image 


La influencia de Muse y de otras bandas similares se cuela cada vez más entre los grupos más o menos indy que surgen en nuestras ciudades. Un rock expansivo que mezcla sonidos cercanos a la pista de baile, algo de oscuridad o misticismo y mucho de pasión y espectacularidad. Me apostaría el cuello a que Radiola, la banda que nos ocupa, tienen al trío que dirige y lidera Matthew Bellamy entre sus músicos de cabecera, o al menos así se desprende de la escucha de “Radiola”, el álbum que sacaron hace ya algunos meses. “Miniserie”, que así se llama, nos presenta una música muy en esa línea, aunque, como todo buen artista que se precie de serlo, no se limitan a copiar a los maestros, sino que imprimen su sello, su toque y toda su tremenda personalidad. Porque, a falta quizá de otras cosas, personalidad, ilusión y ganas, de eso desde luego no les falta.  

 

Ya desde los primeros compases de “Andromeda” queda claro de qué va esto: rock, rock, mucho rock, sudoroso y bailable, al estilo que he dicho, con un toque que huele a hard rock, a música sinfónica de guitarra, teclado y efectos de esos de los años 70 y 80 pero compactadas en no más de 5 minutos. Música de ciencia ficción, de imaginación en las letras y en los sonidos, de civilizaciones muertas y estrellas distantes, además de cosas más cercanas como relaciones entre personas humanas. Todo esto realizado con alegría, muchísima alegría, ganas enloquecidas de vivir -“y grito, y grito, y grito para ser feliz” (en la canción Andromeda), “no hay nada que me haga más feliz” (en Círculo)-. Felicidad a raudales que hace que se convierta en un disco instantáneo, inmediato, espontáneo y que apetece escuchar.

 

Sin embargo, de justos es ser sinceros y decir lo que se piensa, a pesar de la creatividad y la imaginación que demuestran, tanto en las letras como en las melodías y arreglos, me queda una sensación, a veces vaga, a veces más evidente, de que hay algo que queda por mejorar. No sé si es en la calidad técnica de los músicos y del cantante, o si en la composición misma de los temas, o si en la producción general del álbum, pero hay algo que no está acabado, que no termina por ser redondo.

 

Aún así, es un placer, un gusto poder decir que por aquí también se hace una música así, vibrante, dinámica y decidida hasta en los momentos más suaves. Y que, si te gusta esta concepción de la música, Radiola puede ser un buena sugerencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *