• Sáb. May 18th, 2024

Musiqueando

Tu web de música

Opeth + Pain of Salvation, noche de metal progresivo sueco en Madrid

Poradmin

Nov 22, 2011
Image

El pasado 19 de noviembre teníamos una cita con dos bandas de metal progresivo que están de gira presentando dos grandes álbumes, y la verdad es que no defraudaron. Aun así, este no fue un concierto que pudiéramos calificar de uno más.

 

Image

 


Personalmente tuve la suerte de entrar a la sala de los primeros, por lo que pude coger un buen sitio para disfrutar del concierto. Nada más entrar en Penélope uno se da cuenta, si no lo sabe antes, de que no es una sala preparada específicamente para conciertos. Mucha gente se quejaba de problemas de sonido y visibilidad (yo por suerte solamente tuve de los segundos durante el principio de la actuación de Pain of Salvation, aunque siendo ésta de media hora, el principio de la actuación se convierte en un tercio de la misma).

 

Hay que dar además un tirón de orejas a quien se encargara del acceso de la gente, ya que aunque la hora de apertura de puertas esté prevista para las 20:00, si has colgado el cartel de entradas agotadas y las actuaciones empiezan a las 20:15, o abres antes o el concierto empieza algo después (más lógico lo primero), lo que no puede ser es que haya gente que de Pain of Salvation viera únicamente el final de la actuación.

 

Image

 

Centrándonos ya en el concierto en sí, Pain of Salvation basó seis de los siete temas de su setlist (si contamos la intro como un tema más) en sus dos últimos álbumes, Road Salt One y Road Salt Two. Fue un concierto muy agresivo y con bastante energía en el que Daniel Gildenlöw demostró que su genialidad no se limita únicamente al estudio de grabación. El grupo sonó compacto y dio un concierto que solamente tuvo un fallo, su duración. Y es que treinta minutos para un grupazo así sabe a muy pero que muy poco.

 

Por suerte estarán de nuevo de gira por España en febrero de 2012 (el 20 en Madrid y un día después en Barcelona, lo cual es una faena para los que no somos de ninguna de esas ciudades y vemos como en las nuestras hay recintos más que desaprovechados pero bueno… salvo algunas excepciones, tristemente es la normal general) en gira propia y en ella podremos disfrutar del grupo como debe ser. Eso sí, será sin Fredrik Hermansson ni Johan Hallgren, los cuales dejarán el grupo al terminar esta gira. Desde luego, y aunque Gildenlöw es el alma del grupo, Johan Hallgren no será nada fácil de sustituir ni en su faceta musical ni en la imagen que proyecta en el escenario. Y con esto no quiero quitar méritos a Hermansson, el cual hizo una labor buenísima en el concierto, al igual que el resto de sus compañeros.

 

Image

 

Hay que destacar la simpatía de todos los integrantes del grupo, los cuales charlaron, se hicieron fotos y firmaron todo lo que los fans les pusieron por delante al final de la noche.

 

Tras ellos llegó el turno de Opeth. Y aquí llegó lo “polémico”, ya que los de Åkerfeldt venían con un setlist que podríamos calificar de “distinto”: sin guturales, con algunos temas en acústico… lo que provocó que para algunos, durante algunos temas del concierto, resultara aburrido. A mí desde luego me pareció perfecto ya que sabía lo que me iba a encontrar. Y sí, claro que eché de menos la faceta más agresiva de Opeth (más si tenemos en cuenta que es la primera vez que los veía en directo), pero como he dicho, sabía a lo que iba, y es que hoy en día uno puede encontrar en la red el setlist de casi cualquier grupo y dado que Opeth se había alejado de su lado más death durante toda la gira, era obvio que en Madrid no iban a hacer una excepción.

 

Image

 

Empezaron con los dos temas que abren Heritage, su último disco: The devil’s orchard y I feel the dark. Tras otras tres canciones y un solo de batería toca el turno de un set en acústico que comienza con The throat of winter, tema realizado para la banda sonora del videojuego God of war. La parte acústica se extendería con Credence y Closure, las cuales, por cierto, sonaron preciosas.

 

El concierto iba encaminándose hacia su fase final con Slither, un tema que personalmente me gusta bastante pero que no parece ser precisamente el favorito del público. Para terminar recordábamos dos temas bastante potentes de sus anteriores trabajos, A fair judgement (en la cual el público coreó a la guitarra en uno de los mejores momentos de la noche) y Hex Omega. Tras abandonar el escenario volvieron y se despidieron, esta vez de verdad, con Folklore, temazo de su último disco que estaba deseando escuchar en directo y que no me defraudó. Al igual que en el concierto de PoS, en Opeth estuvieron también todos impecables, perfectos.

 

Image

 

Al margen de la parte estrictamente musical, hay que destacar la gran simpatía y el buen rollo que Åkerfeldt transmite durante todo el concierto, charlando con el público y haciendo bromas, siendo al final coreado como “Miguelito” tras presentarse a sí mismo como Miguel.

 

Y más o menos esto fue todo. Como apunte personal, el setlist de Opeth, aunque no me resultó para nada aburrido, lo veo perfecto para ser visto en un recinto con asientos donde uno pueda disfrutar tranquilamente de la música y dejarse llevar por los ambientes y atmósferas que crea el grupo.

 

Fotografías: Musa Pentesilea



My Great Web page





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *