• Jue. Jul 18th, 2024

Musiqueando

Tu web de música

Nada Surf, dialéctica de la perfección pop

Poradmin

Abr 12, 2011
Image

Image

7/4/2011 Industrial Copera, Granada.

Merecedores de un lugar más privilegiado dentro de la galaxia rock, el trío de Nueva York no pudo recoger todas las mieles del éxito que su dilatada y coherente trayectoria y el impacto de su primer hit, ‘Popular’, les debería de haber proporcionado.

Inmunes al desaliento y fieles a una estricta ética de trabajo duro y maratonianas giras, perseveraron en su ideario sónico para seguir gestando álbumes indispensables que han saciado los apetitos de los paladares más selectos.

 

 

Y es que compañeros de generación como Weezer se llevaron la mejor parte del pastel mientras ellos observaban como Elektra les expulsaba de su catálogo en mitad de la gira de presentación de ‘The Proximity Effect’.

 

Celebrando sus quince años como banda se acercaron por tercera vez por la ciudad de la Alhambra para, en mitad de la grabación del que será su séptimo vástago, presentar su colección de covers ‘If I Had A Hi-fi’ y obsequiarnos con un repaso a una brillante y honesta carrera que cuenta ya con seis obras en formato largo.

 

 

La primera sorpresa en esta ocasión vino de la mano del abandono del formato de power trio y la incorporación de dos nuevos elementos en el line-up: Doug Gillard, de Guided By Voices y Martin Wenk de Calexico a la trompeta, teclados y theremin.

 

 Así, el primer número de la noche, ‘Hi-Speed Soul’, uno de los clásicos que nunca falta en su repertorio, se vio enriquecido por la inclusión de unas cenefas de theremin en sus compases finales, apuntando a una amplitud de miras poco arraigada en el parlamento de formaciones de similares características. Tras la vitaminada ‘Happy Kid’ y ‘Weightless’, ’80 Windows’ fue sometida a una curiosa relectura en la que la aparición de una inesperada trompeta crepuscular y la convicción en la ejecución de Matthew avisaron de la estatura creativa que prometía ofrecer la noche.

 Image

 

Antes de abrir el repaso a su reciente compilación de versiones de sus clásicos favoritos con ‘Electrocution’ (Bill Fox) y ‘Enjoy The Silence’ (Depeche Mode), ‘Killian’s Red’ desplegó un manual de cómo confeccionar un tema pop de 7 minutos sin caer en la redundancia y sin salirse de los márgenes del género, a la par que constató la capacidad de sus autores para escapar de los himnos fáciles anegados en glucosa. Daniel e Ira trabajaban duro en la sala de máquinas para mientras que Matthew esculpía superlativas melodías con la facilidad de quien confecciona gemas por pura transpiración y Doug y Martin ponían un sutil contrapunto facturando arreglos de orfebrería pop: ‘Do It Again’ y ‘What Is Your Secret’ fueron rescatadas de ‘The Weight Is A Gift’ mientras que ‘Inside Your Love’, ‘Fruit Fly’, ‘Paper Boats’ y la celebrada ‘Blonde On Blonde’ fueron recuperadas de, para muchos, su mejor obra, ‘Let Go’. La reescritura de ‘Love Goes On’ (The Go-Betweens) dio pie a que Daniel confesara la auténtica epifanía que le produjo escuchar ‘Evolution’ (Mercromina) en Radio3 mientras surfeaba en Lanzarote.

 

 

 

Su mirada a este clásico del indie patrio incluyó un dúo a dos voces que evidenció los progresos de Matthew con la dicción en la lengua de Cervantes. ‘See These Bones’ y la fibrosa ‘The Way You Wear Your Head’ cedieron el turno a dos de los ases de la banda, la archiconocida ‘Popular’ y el indispensable canto al sentimiento más loado, ‘Always Love’.

 

Image 

 

Como broche final y con la consigna bien aprendida al grito de ‘Fuck It’, el respetable dio rienda suelta a su adrenalina para corear ‘Blankest Year’ mientras varias espontáneas asaltaban la platea, dándose por concluida la velada.

 

 

No es raro que, para los que seguimos su trayectoria desde hace lustres, echáramos en falta melodías esenciales como ‘Hyperspace’, ‘Voices’, ‘Robot’, ‘Slow Down’ o la menos conocida ‘Spooky’ pero con una obra discográfica de tal entidad y excelencia, se hace difícil, si no imposible, satisfacer las pretensiones de todos los subyugados por la obra del trío.

 

 

Esperemos que sigan conquistando con la coherencia de su discurso a una inmensa minoría y que continúen surfeando en la cresta de la ola de la perfección pop y buceando en pos de nuevos sinónimos para redondear la geometría de sus diamantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *