Musiqueando con...Isma Romero

Escrito por Antonio M. Arispón
Categoría: Musiqueando con.... Creado: Lunes, 27 Julio 2015 20:24
Visto: 2011

Isma Romero, valenciano de 22 años, es el principal exponente de la nueva camada del rock español. Así lo ha demostrado en su primer disco en solitario “Antes de que esté prohibido”, producido por Candy Caramelo (bajista con Ariel Rot, Los Rodríguez, Miguel Ríos, Andrés Calamaro) y contando con músicos de la talla de Diego García el Twanguero a la guitarra (Calamaro, Urrutia, Diego el Cigala) o José Niño Bruno en batería (Fito y Fitipaldis, Calamaro, Leiva, Def con Dos), además de la especial colaboración en “Gotas suicidas” de Rubén Pozo.

Actualmente se encuentra presentando su trabajo por los escenarios de España, tanto en un solitario formato acústico, como con la potencia eléctrica de su banda. Esta es la entrevista con la esperanza blanca del rock en nuestro idioma, el futuro de un género y de una forma de vida, que está muy presente y que crecerá en la medida de que el público conozca sus canciones, su principal valedor.

 

EL PERFIL DE... ISMA ROMERO

Cuatro discos favoritos

Long After Dark , de Tom Petty                                                The Game, de Queen

Tal is Cheap, de Keith Richards                                    Por la boca vive el pez, de Fito y Fitipaldis

Guitarra favorita                      Telecaster

Grupo o artista preferido         Fito Cabrales, The Byrds, Rolling Stones.

Concierto al que has asistido y más te ha impactado             Los Stones en el Bernabeu.

Grupo hubieras querido escuchar en directo                         Queen

Canción que hubieras querido componer y … se te adelantaron

Me hubiera encantado escribir “Para no olvidar “de Los Rodríguez

Un músico o un disco que pocos más que tú conocen y que te encantaría recomendar

Santero y los Muchachos, "Buenos y malos"

Sueño por cumplir                  Tocar en Latinoamérica

ENTREVISTA

Cuando uno ya ha conseguido subirse a la ola, poco se rememoran los comienzos de un artista, las primeras decisiones “serias” y su vértigo correspondiente, las etapas de pico y pala y mucha carretera… ¿cómo fueron tus inicios en la música? 

Los inicios fueron cuando tenía 15 años, en una planta baja que tienen mis padres en la misma manzana de mi casa, en mi pueblo, Benetusser, donde me crié. Me tiraba allí las tardes cuando salia de estudiar, tocando canciones y soñando en que algún día tendría una banda de rock. 

¿Cuándo fue la primera vez que mostrarte a alguien una canción compuesta por ti con el fin de observar su reacción, la emoción provocada en ella? 

La primera vez fue a la vecina de en frente de la habitación donde vivía, me tenía loco desde pequeño y le hice una canción. Su reacción fue fumarse un cigarro rápido y decirme que me invitaba esa noche a salir. (Risas)

¿En qué te inspiras para escribir una canción? ¿Cuándo y dónde sueles componer?

Me inspiro en mi vida, en las cosas del día a día, cómo las veo y cómo las siento. Las compongo donde me pille la vena inspirativa, esa que no sabemos muy bien en que momento se activa,  y cuando lo hace, hay que aprovechar.

¿Hay otros músicos en tu familia o eres el primero? ¿Cuál fue la reacción de tus familiares cuando decidiste dejarlo todo por la música?

Mis primos tocaban la guitarra y de ellos conocí a Los Rodríguez y aprendí muchas cosas, pero no tocaban enfocando su vida a ello si no como hobby. La reacción de mi familia fue natural porque desde los 12 años ya estaba con la guitarra por casa, así que no les vino nada de nuevo.

Hace unos años decides abandonar tu Valencia natal y mudarte a Madrid, donde conoces a Candy Caramelo. ¿Cuál es la primera impresión con él? ¿Cómo ha sido la experiencia de grabar con toda una eminencia del rock en castellano como es Candy?

Decido marcharme a Madrid principalmente porque me encanta la ciudad y sentía que tenía que dar ese paso en mi vida. A Candy lo conocí mucho antes de ir a Madrid, nos escribíamos vía MySpace cuando tenía mi antigua banda, "Piso 16", porque le gustaba mucho las maquetas y hubo un día en que las estrellas se alinearon y surgió el tema de juntarnos para conocernos y ver material nuevo que tenía para encarar lo que hoy sería mi carrera en solitario. Fue una conexión brutal y con una gran química, es mi amigo, le quiero y le admiro. Es un gustazo y un honor poder contar con él y que haya aparecido en mi camino y en mi vida.

Y con los músicos de tus ídolos de adolescencia, el Niño Bruno o Diego García…

Todo un lujo poder contar con esta alineación galáctica, lo más bonito es que se han convertido en mis amigos y nos entendemos.

¿Cómo surgió la colaboración con el ex Pereza, Rubén Pozo, para “Gotas Suicidas”?

La colaboración con Rubén Pozo surgió de forma natural, nos conocíamos, él estaba al tanto del proyecto y para mí era un honor y un sueño que alguien que ha pertenecido a muchas de las melodías de mi vida  cantara un tema  en mi primer disco.

 Le pareció genial y allí que fue. Además, que hayamos hecho  cosas juntos en la gira, colaborando, y que contara también  conmigo para ser telonero en Madrid para la presentación de su disco es todo un lujazo. Estoy muy agradecido por todo.

¿Se quedaron fuera del disco muchas canciones? ¿Sueles tocar inéditos en los directos o prefieres completar tu repertorio con versiones de clásicos?

Se quedaron algunos fuera, pero dejamos lo mejor que creíamos que podía estar, currando codo a codo junto a Candy. En directo me centro en los 10 temas del disco y en regalar alguna versión, porque soy muy fan de hacer  versiones, me parece muy divertido y lo haré siempre.

¿Por qué ha existido en los últimos años en España un cierto “racismo” musical en cuanto a los estilos, en el que si un rockero hacía una canción pop o con influencias latinas era duramente criticado? 

Pues la verdad que no lo sé, cada uno que sea feliz con sus críticas y decisiones en la vida. La verdad que no estoy mucho al tanto de esas cosas, hago canciones, creo en el rock como forma de vida y no voy más lejos.

¿Cómo sobrevive un músico joven profesional en una más que difícil época para la cultura? ¿Por qué las instituciones públicas no cuidan la música, el teatro, el cine... como realmente se merecen?

Pues tocando mucho, dando clases de guitarras y, aparte, tocando en mi  banda de versiones, Rompecorazones, clásicos del rock en castellano. Todo de una forma rock, tocando con mi guitarra y mis historias, buscándome la vida, y muy agradecido de por poder hacer lo que quiero.

¿Qué otra disciplina artística te apasiona? ¿Eres un ávido lector, un entusiasta de la moda y el diseño o quizás un amante del cine? ¿Qué nos recomiendas?

Pues me encanta el arte de pasear y contemplar nuestro alrededor.

“Hilos enredados” y “El carnaval” son probablemente mis dos canciones favoritas del disco… ¿qué tienen las canciones para que se cuelen sin previo aviso en el corazón de quien las oye?

Muchas gracias, pues algo tendrá que conecta con la gente, la verdad que no tengo más palabras que de agradecimiento, porque es algo que siento y me sale también del corazón.

La gira de “Antes de que esté prohibido” te ha llevado a distintos puntos de la geografía española, donde has presentado tus canciones en distintos formatos, tanto en eléctrico como en acústico. ¿Qué te ofrecen ambas opciones?

Pues e formato acústico es un formato muy divertido, a guitarra y voz. Parece que es más íntimo y tal, pero le doy caña, llevo un show rock y me lo paso muy bien. Con banda, pues voy con mi familia y gozamos de una manera brutal. Las dos me ofrecen hacer lo que me gusta y seguir viviendo en mi sueño.

¿Te planteas una próxima expedición al otro lado del Atlántico para mostrar tus canciones al público latinoamericano?

Por supuesto, ya está en nuestro planes para el año que viene.

Me guardaré todos los instantes, que hoy los tengo aquí para recordarte” cantas en la melancólica balada “Todo los instantes”. ¿Qué instante te guardas para siempre en lo que ha sido tu carrera hasta ahora?

Me guardo el instante en el que conocí hacer lo que me gustaba, lo que sentía  y decidí sin duda lo que quería para mi vida. Y eso se llamó rock and roll.

¿Qué nos queda por hacer “Antes de que esté prohibido”?

Nos queda por hacer todo lo que antes esté prohibido.

¿Existe ya el proyecto de la grabación del segundo disco de Isma Romero?

Sí, estoy trabajando en las nuevas maquetas con Candy Caramelo. Pero de momento: seguir girando. Soy animal de directo y acabaremos el año rozando los  70 conciertos.

 ¿Cuáles son tus planes para este verano?

Seguir girando, seguir componiendo y disfrutar de la familia.

Egoístamente… ¿para cuándo te esperamos en Sevilla?

¡Pues espero que pronto! ¡En el momento que nos contraten o salga algo por allí…allí que vamos encantados!

Muchas gracias, Isma, por tus respuestas y por tu música. ¿Qué te gustaría decir a los lectores de Musiqueando para despedir esta entrevista?

Muchas gracias a vosotros por pensar en mí y desearos mucha suerte.

Seguid soñando, que eso es lo único que nunca nos podrán prohibir.