• Sáb. Jul 2nd, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Musiqueando con…Desorden Juanra

Con la excusa de su último videoclip, «Viva el amor» entrevistamos a Desorden Juanra, el paradigma del músico auto-todo.

 

– Empecemos por el final…»viva el amor» de tu último disco «nuevas sensaciones» tiene video y se estrenó precisamente en San Valentín ¿qué nos cuentas del tema y del video?
 
El amor es un sentimiento poderoso que mueve al mundo. Todo lo bueno que hay en el ser humano y en la naturaleza se hace por amor. Y en el arte y en la música se hace especialmente evidente. No sé si hay ningún estudio hecho sobre el tema, pero me atrevería a decir que un alto porcentaje de las canciones que se han hecho en la historia (y los poemas, y los libros, y las película…) tratan sobre, o han sido motivadas por, el amor.
 
Pero el amor no siempre saca a relucir cosas buenas… o mejor dicho… la carencia o frustración del mismo conlleva sentimientos negativos, pena, odio, destrucción… Creo haber leído que Beethoven siempre mantuvo relaciones sentimentales complicadas que se manifiestan en su música genial… algo de lo mismo hubo en Picasso… 
 
En la canción «Viva el amor» quise poner de manifiesto estos contrastes: la necesidad vital del amor, las consecuencias de su ausencia, y concluir que pese a ello, vale la pena. No solo la canción, todo el disco está esencialmente centrado en ese sentimiento.
 
En el videoclip, en clave de humor, repito la misma historia: pese a los golpes que puedas recibir por tener o querer amor, vale la pena. ¡Viva el amor!
 
– En » Nuevas sensaciones» encontramos un Desorden Juanra que se muestra libre al componer…¿cuánto de autobiográfico hay?
 
Pues yo diría que 50/50. «El hilo conductor», «Sensación», «Recuerdos», «Nada más», «Tritio», «Canción para cuando no estás», son autobiográficas. Son tal cual cosas que me han pasado (o me están pasando). El resto de canciones son novelas, situaciones que me imagino que podrían ocurrir, pero que no tienen por qué.
 
– A pesar de la época extraña para la música en directo que vivimos, ¿has podido presentar el disco en directo?
 
La situación en pandemia ha sido complicada ciertamente, pero no imposible para presentar un disco de una u otra forma. Todos los músicos hemos ido lidiando con la continua apertura y cierre de los locales… Durante el verano de 2020 tuve que cancelar dos conciertos, más después he ido haciendo con cautela y suerte, y en concreto los dos que llevo hechos para presentar el disco no han sufrido contratiempos, aunque sí que, en plena sexta ola, han estado inmersos en un ambiente extraño (mascarillas, calles vacías, volver a casa rápido sin poder disfrutar de un post-concierto entre copas…)
 
– Sueles prodigarte en locales de Barcelona, ¿en qué próximas fechas podremos verte?
 
El próximo concierto que haré será el 10 de abril en un concierto vermú en la «Bodega Saltó», un local mítico de Poblesec.
 
– Volvemos al disco, ahora que estamos en la época del single, ¿sigues apostando por el disco como un conjunto de canciones con un eje central?
 
Vengo de donde vengo… He bebido de los discos clásicos desde el rock de los 60, y además disfruto el proceso de creación de un disco, buscándole un sonido, un concepto. La idea del single siempre ha existido, en todas las décadas, solo que a partir de los 60 se le empezó a dar cada vez más valor al disco.  No es que sea una apuesta. Para mi, aparte de que me guste construirlo, también es una manera de poner las canciones en perspectiva, o de presentarlas al mundo. Otro tema, y eso es más bien un «problema» mío, es que cuando me da la vena compongo canciones por decenas y no las quiero dejar en el olvido. Pero casi toda canción, por muy conceptual que sea el disco en donde está, puede funcionar por sí sola. Fíjate en «Another brick in the wall», «Bohemian Rhapsody» o «Paranoid android». 
 
– A la hora de componer, del sonido de «Nuevas sensaciones» se observa el peso del teclado, del piano ¿cómo ha sido esta experiencia y qué le aporta distinto a anteriores trabajos?
 
Mi instrumento «materno», con el que estudié música, es la guitarra, y con ella acostumbro a componer. Pero de vez en cuando también utilizo el piano, y con los años he ido aprendiendo más sobre este instrumento y he ido acumulando canciones compuestas con él, hasta llegar a un punto en el que me he planteado dedicar un disco íntegramente a esas canciones. El piano ha ido apareciendo esporádicamente en mi discografía, pero en esta ocasión es el elemento central en la producción musical.
 
– ¿Sin embargo mantienes en «nuevas sensaciones» esa capa de surrealismo qué te caracteriza?
 
Creo que se trata de uno de mis discos más «normales», dejando el surrealismo de lado, sustituido por el costumbrismo.
 
– ¿has rescatado alguna canción antigua que encajaba en el disco?
 
Como he dicho antes, éste disco nació en parte por las ganas de utilizar tantas canciones que tenía compuestas al piano. Lo que me pasó al final es que escuchando aquellas canciones descubrí que no reflejaban mi yo presente, por lo que me puse a componer nuevas, buscando temáticas y estilos con los que me identificara actualmente. El resultado fué que tres o cuatro canciones se remontan a décadas anteriores, unas pocas de aquellas que quería recuperar, y el resto son composiciones de los últimos tiempos.
 
– Si pudieras elegir un artista o banda con quien compartir escenario ¿quién sería?
 
Difícil elección… cualquiera de los grandes… ¡Que preguntas!, Somos estrellas y necesitamos plena atención en el escenario, egocentrismo máximo… jajajaja…. No, en serio, me teletransportaría a un concierto del Serrat de los 80… Antony and the Johnsons… Mercury Rev… Son solo unos ejemplos de gente que consigue mantener en el escenario un ambiente mágico, de tranquilidad, atención, humor… No busco un espectáculo de rock, sinó esa tensión emocional contenida… Algo así quisiera para mis conciertos.
 
– Para quienes te están conociendo a través de esta entrevista en Musiqueando, ¿quién es Desorden Juanra y qué van a encontrar en tus discos y en tus directos?
Soy un músico representativo de la evolución que el clásico «cantautor» ha sufrido en la era digital. Soy el paradigma del músico auto-todo: compongo, grabo, publico, promociono, toco en directo, todo me lo hago yo. Musicalmente mi estilo es una mezcla de melodías agridulces y escenarios sonoros. Desarrollo el intimismo y el surrealismo, y siempre ando buscando arreglos novedosos y un ambiente musical dedicado a cada ocasión. Esa concepción la intento trasladar a mis conciertos, buscando la interacción con el público, con sentimiento, histrionismo y sentido del humor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.