• Sáb. Jun 25th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Musiqueando con…Chiqui Calderón

Poradmin

May 15, 2016

De una sensibilidad y personalidad unicas, al sevillano Chiqui Calderón le sobran las comparaciones tan comunes entre los cantautores estatales. Chiqui Calderón no esconde sus raíces, pero tampoco las usa como reclamo, y calladamente y con humildad va escribiendo una trayectoria envidiable para autores de más renombre. Ahora presenta Vuelvo a Empezar, un disco que parece ser la otra cara de su personalidad que presento en el austero e hiriente La memoria y el vicio. Esta vez una cara desfogada, libre de ataduras y dispuesto a volver a empezar, pero seguro que a la altura que nos tiene acostumbrados el sevillano. Pudimos hablar con él antes del concierto que dará esta misma noche en Sala Malandar y que se convierte en recomendación obligada para esta noche de domingo. 

-En tu carrera te has acostumbrado a los nuevos comienzos, ¿con este título, Vuelvo A Empezar, podemos entender que empieza una nueva etapa?

No tiene por qué, simplemente quiero dar a entender que es un estado en el que me siento cómodo, en el que al fin y al cabo siempre estoy, haya hecho dos, tres o cinco discos. Al final cada vez que vas a un sitio como que vuelves a empezar. Es un estado en el que me siento cómodo y que me parecía bien por el ambiente o la música en los que me muevo.

-Ya has comentado que en este disco hay novedades, como que está grabado en directo, ¿qué más diferencias hay respecto a los anteriores?

Bueno, yo creo que hay diferencias en general. Los tres discos tienen conceptos muy diferentes. El primer disco Ni frío ni calor es un disco que fue, para mí por lo menos, un disco muy potente. Tenía muchas ganas de que saliera. Cuando uno saca su primer disco digamos que tiene canciones más actuales y canciones más antiguas, entonces tienes que canalizar un poco los temas que quieres meter y, como puede haber temas que estén hechos desde hace unos años, buscar un concepto que quede más o menos homogéneo. El primer disco es el disco de la impronta. Es un disco fantástico, donde además hay connotaciones también un poco más andaluzas y tal. El segundo disco, que se llama La memoria y el vicio, es un disco un poco más oscuro (o bastante más). Es un disco en el que, mientras en el primero metimos un montón de arreglos e instrumentos y tal, decidimos restar todo lo que pudimos, y de repente nos quedamos con un contrabajo y un piano. Es un disco más denso. Y este nuevo disco tiene que ver el que yo como melómano eche de menos la música en directo y a partir de ahí las ganas de hacer algo en directo. Cogimos un puñado de canciones que creíamos convenientes, nos metimos en un estudio, además aquí en Sevilla, y sacamos un sonido en directo que además creo que es un poco garajero, escapando un poco de los sonidos demasiado nítidos y definidos. Yo creo que hemos hecho un gran trabajo y estoy muy contento con el disco.

-¿Es un disco también más pensado para el directo, con una banda grande?

Bueno, yo la verdad es que cuando hago un disco no me paro a pensar para qué está pensado. Cuando lo hago al final es un disco para mí, con mis canciones y mis ideas, en el que disfruto mucho el proceso de grabación. En lo que pienso es en que yo esté cómodo, básicamente. Nunca pienso en si es más fácil para llevarlo en un formato o en otro o de cara a la gente, si les va a gustar más o menos, si van a empatizar, etc. todo eso no lo pienso. Eso ya se va viendo sobre la marcha, dependiendo de lo que me apetezca y de lo que responda el público, que al final es el que manda.

-En cuanto al proceso de grabación, ¿con qué músicos has contado, son los habituales?

Con este disco al ser en directo se ha buscado a gente partiendo de esa base. Joaquín Calderón, que es mi hermano y se encarga de la dirección musical, buscó unos cuantos músicos, algunos a los que conocía porque ya había trabajado con ellos y otros a los que no, pero que son todos muy interesantes. A la batería he contado con Chacho Martín, que es batería de O’funk’illo; al bajo Rafa Torres, que es habitual en mis conciertos; a la guitarra eléctrica José Marín, que también ha sido un gustazo; y con Joaquín en las guitarras también. Después como ingeniero de sonido he contado con Jaime Cuadrado, que ha hecho un trabajo bestial.

-¿Son los mismos músicos que te van a acompañar en directo?

Bueno, es que una de las cosas que tiene grabar en directo, que es más fiel, es que como formato luego es más fácil llevarlo a concierto. Lo que vamos a hacer en la presentación en Malandar es precisamente lo mismo que se ha grabado pero llevado el directo, porque tiene que sonar igual. Por eso es muy llevadero en el escenario. Eso va a ser un poco lo que buscamos, lo natural y lo real, y así creo que va a ser.

-A la hora de elegir las canciones de este disco, ¿cómo ha sido el proceso? ¿son canciones nuevas o también canciones que vas dejando ahí?

Cuando te planteas hacer un disco, por lo menos en mi caso, hay unas cuantas canciones a partir de las que lo primero que tú piensas es ‘¿cómo hago este disco?’. La intención, el concepto que quieres darle… con esas canciones empiezas a pensar en todo eso y luego ya vas seleccionando lo que crees que está dentro de ese saco. A partir de ahí el proceso de selección es fácil, porque tenía claro que iba a ser un disco como más distendido o más fresco, digamos. Lo que me parecía que estaba dentro de ese concepto fue con lo que nos quedamos. Luego claro, descartamos algunas que ya veremos, ahí están.

-Hablando de tu forma de componer, ¿te gusta preocuparte personalmente de los arreglos o llevas un esquema al estudio y sobre eso se construye entre todos?

Como decía antes, normalmente me gusta mucho el trabajo de producción y de grabación, y además se aprende mucho de la gente con la que curras. Yo siempre tengo una idea previa de lo que quiero hacer, me reúno con el productor y trato de transmitirle la idea, que a veces puede coincidir o no con la suya, pero en mi caso es muy sencillo porque el productor es mi hermano. Con él hemos hecho todos los discos y solo tenemos que mirarnos para saber qué es lo que queremos, ya que a nivel musical nos gustan las mismas cosas. Por eso ha sido muy sencillo, pero siempre me gusta estar en el proceso de producción. En definitiva al ser un disco tuyo creo que tienes que estar. Tú puedes delegar en determinados músicos, que para eso se eligen de una categoría y con una idea clara, pero también les tienes que transmitir tu propia idea y estar ahí, porque a veces coinciden cosas y a veces no.

-Respecto a la presentación y concierto inclusivo de este 15 en Malandar, ¿qué nos puedes contar?

Sí, es un concierto inclusivo, ya que llevo tiempo trabajando con Alicia, que es intérprete de lengua de signos, que es una cosa que si te soy sincero descubrí hace poco. Pero los tres o cuatro últimos conciertos ha venido conmigo haciendo lengua de signos porque me parecía importantísimo. Es una cosa que se me propuso en un momento y no lo dudé. Lo vemos muchas veces en televisión y todo y llega un momento en el que como que nos inmunizamos pero que no nos sensibilizamos. En mi caso me pasó esto, pero en un momento pensé en esto y en si yo no pudiera escuchar, que para mí obviamente es importantísimo, y me sensibilicé. Yo creo que mientras podamos vamos a hacerlo, ya que es algo que lo que hace es sumar en general. Dar la posibilidad de que el público de sordos esté al igual que los demás me parece un gustazo. Debería multiplicarse esto, porque además no sabes la satisfacción que da que acabes un concierto y una persona sorda se te acerque y te exteriorice lo que ha sentido, es emocionante. Así que en este concierto estará Alicia y mientras podamos lo vamos a seguir haciendo así.

-¿Y a nivel musical, cómo tenéis preparada esta presentación?

Pues exactamente igual a como se ha grabado. Al ponernos en el escenario todos van a saber que tienen que hacer y a disfrutar. Allí estaremos el tiempo que nos dejen, hasta que nos echen. Tenía muchas ganas de hacerlo y más aquí en Sevilla, en la Malandar que es una sala guay para ese tipo de formato en directo.

-¿Qué expectativas tienes con esta nueva gira?

Expectativas ninguna (risas). Nunca hay expectativas, es algo muy futuro, simplemente disfrutar de lo que haga. Además a mí me pasa siempre con los conciertos, yo toco donde quiero y puedo. Trato de que sea un divertimento y sobre todo una parte de la libertad que tenemos, por eso nunca tengo expectativas de nada, simplemente de disfrutarlo.

-Y en cuanto al formato, ¿cuál disfrutas más?

Depende de muchas cosas. Por ejemplo del aforo del sitio en el que estemos o de la propia idea del concierto. La memoria y el vicio, como era un disco con muy pocos elementos, en un teatro o en un sitio grande se haría un poco raro, haría falta mucho para rellenar tanto espacio. A mí que vengo de los formatos acústicos y de las distancias cortas me gustan mucho especialmente las salas pequeñas, como La Sala. Pero claro, también es cierto que en este disco me gustaría moverme un poco más por el escenario, hacer un poco el cafre y divertirme más. Por eso este disco se me antoja presentarlo un poco más rockerito y desenfadado.

-Hablando de La memoria y el vicio, como también del primer disco, ¿reinterpretaréis las canciones de una forma diferente?

Sí, probablemente hagamos algo. En este concierto haremos un recorrido, no podemos tocarlas todas pero lo haremos así. Nos centraremos en el nuevo disco pero tocaremos temas de los disco anteriores, que yo creo que siempre gusta, tanto a la gente como a nosotros.

-Para acabar, ¿algo que decirle a los lectores de musiqueando.com?

Pues nada, de momento que sigan leyendo la web, porque hay que darle cobertura a este tipo de cosas. Ya que alguien esté leyendo esto es un gustazo. Simplemente animarlos a estar en todos los acontecimientos que se hagan en Sevilla y periferia, que es importante apoyarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.