• Mar. Sep 27th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Miguel Rios, Rock hasta el final.

Image

Image

16/9/2011 Auditorio Rocío Jurado, Sevilla.

Reunidos con Miguel Ríos en la calle Betis unos días antes de esta jubilación, esta despedida de las giras y los grandes escenarios, Miguel nos contaba que las estrellas no se jubilan, los que se jubilan son los currantes. Y eso es lo que ha sido Miguel durante cinco décadas, un currante, un currante de esta música que llamamos rock and roll.

 

El público entraba y tomaba posiciones cómodamente mientras se respiraba un ambiente muy familiar, y es que este era un concierto para todos los públicos, para toda la familia, con cabida para los que ya sobrepasaron la edad de la jubilación, y para los más pequeños de la casa. Niños de la mano de sus padres y sus madres introduciéndolos esta noche en esta bonita forma de disfrutar que es experimentar la música en directo. Sembrando esa semilla que quedará en el recuerdo y que germinará en pasión por la música y en ese sentimiento que provoca esa mágica comunión que se establece entre público y artista cuando interpreta su creación en directo.

Image

La despedida de Miguel Ríos había causado gran expectación, ya sea el fetichismo de asistir a su último concierto o las ganas de estar allí, compartir el momento con un artista cuya música te ha acompañado en momentos de tu vida, decirle adiós y disfrutar por última vez de Miguel ofreciendo un gran show. Tanto es así que tras agotar las entradas para el recital y con la demanda existente, Miguel decidió dividir la despedida en dos partes ofreciendo dos conciertos. Así pues asistimos a esta predespedida que, como Miguel dijo, es grata para los supersticiosos ya que será el penúltimo y no el último concierto. Aunque, dicho esto, garantizó que lo daría todo, como si fuera esta noche la noche en que se bajara definitivamente del escenario.

 

Como no, Miguel comenzó dándonos la bienvenida con su clásico 'Bienvenidos'  la puerta de entrada ideal a una velada de rock and roll. El recital que ofreció el cantante Granadino fue muy emotivo y entrañable, llegando a verlo visiblemente emocionado,  incluso llegando a tener algún lapsus en la letra, más debido a la emoción que a la edad bromeaba Miguel.

 

Miguel Ríos hizo un guiño a otro granadino como es José Ignacio Lapido interpretando 'En el ángulo muerto'  y dedicándolo a todos aquellos que se encuentran pasándolo mal, en el paro y fuera de juego. Otro momento de conciencia social tuvo lugar cuando presentó e interpretó 'No estás sola'  confesando que es un tema que compuso con otro significado y que éste ha ido cambiando a lo largo del tiempo, y ahora, nos contaba, se lo canta a las mujeres que sufren la violencia y el maltrato por parte de aquellos que no merecen llamarse hombres.

 

Image

Asistimos a una primera parte de concierto más sinfónica, con guiños al blues e incluso al jazz, dónde brilló con luz propia la banda que acompañaba a Miguel Ríos. Nos decía Miguel previamente con la Torre del Oro como testigo, que tocar con una Big Band era como conducir un Cadillac, lo pudimos ver claro en el escenario y no tenemos dudas, se trata de un majestuoso e imponente Cadillac Eldorado del 76, blanco y gigantesco con el que surcar la carretera, esa carretera que marca la vida de los artistas.

 

La noche estuvo plagada de éxitos y canciones míticas y emblemáticas de Miguel, en un repertorio que el propio Ríos intentó que fuera lo más completo posible y no se quedara nada en el tintero: 'Santa Lucía', 'Vuelta a Granada', 'Sábado en la noche', 'Rocanrol Bumerang', 'El Río', 'Todo pulmón', 'El ruido de fondo'… Y como no el 'Himno de la alegría' en la que presenciamos una batalla entre los clásicos, y ya nostálgicamente parte del pasado, mecheros blandidos al cielo de la noche frente a ese hiriente mar de pantallas de móviles que invaden los conciertos en la actualidad.  Pero esta noche los mecheros, a simple vista, parecían milagrosamente empatar en número con sus usurpadores digitales.

Image

Con el final de la noche volvimos a los orígenes más rockeros de Miguel Ríos en el que Miguel interpretó ese clásico del rock patrio que es 'Maneras de vivir' de Leño. Poco después y tras una noche de agradecimiento al público entonamos el 'Bye Bye Rios Adios' para despedir como se merece a este cantante histórico que es Miguel Ríos. Gracias Miguel por ofrecernos Rock hasta el final.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.