• Mar. Oct 19th, 2021

Musiqueando

Tu web de música

MGMT – Congratulations

Poradmin

Jun 1, 2010
Image

Image

Si te pones el segundo disco de MGMT como sonido de fondo, mientras trabajas, mientras conduces o mientras estás con los amigos -y te gusta la psicodelia, lógicamente- es probable que pegues un par de saltos escuchando las dos primeras canciones, pero luego, a lo largo del disco, pero presumiblemente mientras pasan los minutos lo que oigas será una amalgama de sonidos, un ritmo casi uniforme, una colección de melodías homogéneas que puede llegar a aturdir. Nada más lejos de la realidad.

 

“Congratulations” es un disco difícil, al menos si lo comparas con el espectacular “Oracular Spectacular” con el que debutó el dúo formado en Connecticut. A pesar la animada guitarra con que se abre el disco en “it's working” o la melodía juguetona y el teclado a lo Ray Manzarek de la siguiente “Song for Dan Treacy”, no te esperes nada parecido a “Kids” ni a “Time to pretend”. ¿Que por qué MGMT no quieren volver a hacer hits? Pues vete tú a saber.

La realidad es que “Congratulations” es pura psicodelia contemporánea. Un cruce entre las raíces de Syd Barrett, The doors o Mamas and the papas y todo lo que vino después, llegando por supuesto a sus referencias más claras y actuales como podrían ser Air o Flaming Lips. Todo ello compuesto por melodías dispares, cambios de ritmo, mil arreglos distintos y sonidos de lo más variado donde destacan los teclados y el juego de voces de sus dos componentes, eso sí, muy bien acompañados por los músicos que les ayudan en las presentaciones en directo y que han redondeado el álbum. Pero apreciar todo esto necesita de una escucha sosegada y atenta.

Los 12:10 de “Siberian Breaks” son en realidad 4 canciones unidas sin una pausa. “Flash delirium” -el primer single- reúne coros, gritos, teclados, un bajo punzante, sonidos sintetizados y un final casi punk. La instrumental “Lady Dada's nightmare” pasa de un romántico paseo en la playa a luz de la luna a un cementerio lleno de voces de lobos y muertos vivientes. Y así prosigue un disco ensoñador, nada nuevo desde luego pero sí bien hecho, realizado con la sabiduría de dos jovenzuelos que parecen veteranos, con una imaginación y una paleta de sonidos que pocos grupos manejan.

Y, por supuesto, rendidos a la electrónica, a los sintetizadores, al ambiente digital y a “Brian Eno, como cantan en el tema homónimo: “he's go the whole world behind him he's Brian Eno”. ¿Lo pueden decir más claro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *