• Mar. Sep 27th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Metallica- Death magnetic (2008)

Poradmin

Sep 28, 2008
Image

Una nueva entrega de Metallica vuelve a reavivar entre sus seguidores (y no tan seguidores ya) el habitual debate que rodea siempre a los nuevos trabajos de la banda desde hace ya más de una década, Metallica después de añadir más leña al fuego al airear públicamente sus miserias en el documental 'Some kind of monster' acompaña a su nuevo lanzamiento con el convencimiento de que esta vez si lograron volver a sus orígenes y su antiguo sonido de épocas doradas.

Image 

 

 

Un reencuentro con sus raíces que, aunque esta vez parece más firme y tener más fundamento, lo cierto es que tras la escucha de su nuevo trabajo descubrimos que pese a un esfuerzo evidente por realizar una producción como las de antaño no han logrado recuperar el nivel de sus años gloriosos. Un producción a cargo del ilustre Rick Rubin un auténtico gurú de la escena musical que ha producido la mayoría de los discos de Slayer, los verdaderos poseedores del espíritu del thrash metal. Esta elección de productor indica que Metallica había puesto toda la carne en el asador para resucitar incluso han recuperado el logo original de la banda!

 

Pero pese a cuidarse de sonar instrumentalmente como antes, cosa que unos músicos como ellos realmente pueden hacer cuando les da la gana, descubrimos que no aporta nada nuevo y que sus nuevas composiciones no son para nada brillantes, falta mucho feeling en sus nuevas canciones y eso es algo que les sobraba a raudales en el pasado y que hizo que Metallica se convirtieran en una banda con una popularidad universal por encima de muchos del resto de los grupos que coexistieron con ellos. Una vez recuperado el sonido (más o menos) deberían de preocuparse imperiosamente de recuperar el feeling perdido.

 

Una prueba de su crisis creativa la encontramos al escuchar muchas de sus nuevas canciones en las que parece que se han limitado a amalgamar los primeros riffs de guitarra que se les ocurrieron sin orden ni concierto y consecuentemente las canciones muestran poca cohesión y es que puedes recuperar tu sonido, cosa que está muy bien pero ahora falta recuperar la creatividad porque sin esa chispa tu trabajo pasará a la historia como un disco mas, un disco gris y sin interés.

 

Si las guitarras son poderosas y en ocasiones llegan a ser muy rápidas, la batería aparece en este disco como mera comparsa, se limita a cumplir con su labor de base rítmica siendo el elemento más flojo del disco, ni siquiera llega a introducir ritmos rápidos acompasados con las guitarras. Tan sólo en el tema que cierra el disco 'My Apocalypse' Lars Ulrich hace un amago de recuperación introduciendo más brío en la percusión, esperemos que por lo menos empiece el próximo disco tal y como acaba este.

Los solos de guitarra dan la impresión de haber sido ya escuchados en otra ocasión lo que no es un buen indicio de frescura.

 

A James Hetfield, y a Metallica por ende, le está perjudicando su afición al country porque la forma de cantar de James en ocasiones suena algo raro y forzado.

 

Metallica tampoco olvidaron introducir medios tiempos como 'The day that never comes' como siempre ha sido habitual en ellos aunque en esta ocasión en la segunda parte del tema aumentan el tempo y nos regalan un clímax potente. También incluyen en el disco la tercera parte de Unforgiven un tema muy orquestado y muy en la línea de los discos posteriores al Black Album.

 

En cuanto a la estructura de las canciones también han recuperado esos temas complejos de por ejemplo  '…And Justice For All'  con varias partes y superando los siete minutos llegando hasta casi diez como en 'Suicide & Redemption'.

 

En definitiva este paciente que estaba en coma ahora parece que evoluciona favorablemente, esperemos que siga la mejoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.