• Mar. Ene 31st, 2023

Musiqueando

Tu web de música

Melendi convierte Sevilla en guerrera

Poradmin

Oct 5, 2015
melendisevilla2

“Porque la vida es eso, momentos, momentos como este”.

Ya nos lo advertía el artista en la introducción que daría paso a un concierto vibrante del asturiano en la capital hispalente. La vida son momentos como los que supo regalarnos Melendi el pasado 4 de Octubre en el sevillano Auditorio Rocio Jurado. Sevilla viene siendo parada habitual en la agenda del artista y como no podía ser de otra manera supo reventar el telón de las expectativas depositadas sobre él. Fans de todas las edades formaban colas desde tempranas horas del día para no perderse ni un detalle del show que Melendi dispuso para la ciudad sevillana.

Un tipo normal. Un tipo luchador y valiente que, en este mundo tan complicado como es la música, decidió cambiar aquello con lo que triunfaba pero que a él no le llenaba. Un tipo, ejemplo de superación que a sabido encajar todos los golpes y errores hasta hacerlos virtudes en forma de canción. Un tipo del tipo Ramón Melendi, un tipo que, lejos de los tópicos que lo rodean, consiguió deleitar a los 6 000 cómplices que lo esperaban. Porque si hay algo de lo que puede presumir orgulloso el asturiano es de no tener fans, de tener cómplices, guerreros y guerreras con las que librar mil batallas y salir siempre victorioso.

melendisevilla2

A las 10 en punto de la noche hacia aparición el asturiano a ritmo de Tú de Elvis, yo de Marilyn, Mucho y bien ha conseguido reinventarse Ramón, dispuesto a convertir Sevilla en alumna predilecta de sus letras. Un Melendi cercano que no dejo de interactuar con sus seguidores durante las más de dos horas que duró su directo, muestra de ello sería De pequeño fue el coco, tema en el que el cantante aprovechó como tema de presentación ante Sevilla y dejarnos conocer un poco más al tipo detrás de Melendi. Aunque no fue una noche donde tuvieron presencia temas de los primeros discos, el asturiano si que puso en la palestra temas como Septiembre, Un violinista en tu tejado o Mi primer beso, incluso en Calle La Pantomima pudimos ver a ese Melendi gamberro y divertido que tanto gusta a sus guerreros. El asturiano no quería dejar de lado en ningún momento a su público, Llueve, El amor es un arte, Ramón quiso contarnos con el corazón en la mano la historia de lo que después desgarraría en su garganta y en la de las 6000 personas que le acompañaban.

melendisevilla3

Éxitos como Como una vela, Colgado de la vecina y Barbie de extrarradio conseguían acelerar un poco más el ritmo a Sevilla. Uno de los momentos más emotivos de la noche llegaría de la mano de Con solo una sonrisa y la historia de aquellas dos gemelas que incluso pudimos ver y comprobar en directo como cala en el asturiano, Saraluna. Pero si hay un momento que emocionaría a todas y cada una de las almas que llenaban el auditorio hispalense ese sería Cenizas en la eternidad, donde el asturiano se rendía ante Sevilla y Sevilla ante él asturiano, convirtiendo a la capital andaluza en guerrera y donde sus guerreros hicieron resonar sus gargantas en un tema dedicado exclusivamente por el cantante a todos los que le apoyaron a lo largo de su carrera. Lágrimas desordenadas, La religión de los idiotas y Tu jardín con enanitos seguirían completando una noche donde Melendi se dejaba la piel en el escenario. Tras Cheque al portamor, llegaría el momento basket de la noche, ataviado con un balón de baloncesto y una canasta en mitad del escenario el artista lucía risas y bromas para presentar a esa magnífica banda que lo acompaña desde los inicios de su carrera. “¿En el mundo somos impares? Si no, ¿por qué nadie me compra?”, a raíz de esta frase que le comentaba su amigo Pablo, surge La promesa, un tema donde Melendi supo demostrarnos que hay mucho donde rascar debajo de esa fachada, tema que compuso, cómo si no, en forma de promesa a este amigo que tiempo después un 13 de Septiembre dejaría de ser impar y tendría como regalo la mejor canción de amor que su amigo Ramón le dedicaría.

melendisevilla4

Para concluir una noche donde más de 6000 personas se dejaron la voz en ese auditorio Rocio Jurado, llegarían Tocado y hundido y De repente, temas con los que Melendi echaba el broche a una noche donde, dentro de su gira Un alumno más, conseguía superar con nota. “Hagamos, Sevilla de mi alma, que no todas las despedidas sean amargas” y si algo quedó claro es que con Ramón Melendi hay que volver a encontrarse una y otra vez a lo largo de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *