• Mar. Abr 23rd, 2024

Musiqueando

Tu web de música

MARK KNOPFLER EN SEVILLA

Poradmin

Jul 28, 2015
marksevilla2

Con puntualidad inglesa, Mark Knopfler asomaba al Estadio Olímpico de la Cartuja para regalarle a sus incondicionales un memorable concierto de dos horas pese a las altas temperaturas, y presentarle a su fiel infantería formada por casi quince mil incondicionales presentes, su último disco de estudio, «Tracker».

El ambiente era fascinante, todos los presentes queríamos conectar con la magia de Dire Straits, y así ocurrió, al combinar lo mejor de su repertorio en solitario con algunas joyas de la banda mítica acompañado de sus guitarras, caso de la famosa portada del “Brothers in arms”, la “National Style O”.

“Broken Bones” abrió la noche, muestra de su disco nuevo, que junto a «Corned Beef City», “Skydiver” y “Laughts and jokes and drinks and somokes”, fueron la presentación de su “Tracker”, donde particularmente eché de menos a “Beryl”, tema más afín a la tónica de la banda en la solitaria carrera de su vocalista y muy en la línea de Knopfler de cantarle a lo que siente. También sonó «Privateering», recordando a su disco anterior. Aires celtas gracias a Mike Mc Goldrick y la gaita irlandesa, que puso el aura dublinesa necesaria para el clásico «Father and Son», memorable banda sonora de la película «Cal» que tantos buenos recuerdos trae.

El público ya estaba medio entregado, a pesar del calor y el ocasionalmente, mal sonido, pese a la excelente banda que acompaña y al mismo Knopfler, todo un maestro de las cuerdas, indudablemente.

marksevilla2

Fue cuando Romeo le volvió a preguntar a Juliet aquello de “¿When You Gonna Realize It Was Just That The Time Was Wrong Juliet? cuando la magia se desató. Los presentes vibramos junto con «Sultans of Swing», y rememoramos la banda sonora de muchos de los mejores años de nuestras vidas.

“She’s gone”, pieza de la banda sonora de Metroland, como me apuntaba un discípulo knopfleriano por excelencia de quien tanto aprendo y que acababa de venir de verle tocar en Polonia con varios de sus fieles compañeros, (y gracias, por cierto) me indicaba que fue la antesala del inconfundible saxo de «Your Latest Trick», como sorpresa de esta gira.

Y llegó «Telegraph Road», cuyos diez minutos de duración dejaron a más de uno y de una sin aliento. Creo que fue la canción perfecta, la conexión música – oyente, la magia de la música que se siente y se comparte.

Los aires andinos de «Postcard From Paraguay», del disco “Shangri-La”para presentar la banda, un inmenso “Speedway at Nazareth”, del memorable “Sailing to Philadelphia” y “So far away», ya en los bises, inconfundible, para dejarnos satisfechos entre maravillosos recuerdos.

marksevilla3

No faltó el habitual «Going Home» de «Local Hero», con el que cerró, ni faltó el habitual “oé, oé, oé”, que jalea con su público, como comprueba quien ha tenido la suerte de verle al menos, dos veces, y todos nos fuimos satisfechos, felices, dichosos y emocionados, con el deseo de que el sultán no renuncie nunca al swing.

 

Fotografías: Rafael Marchena @mrhiperbole

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *