• Mar. Dic 6th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Marduk e Immolation. “Serpent sermon tour” pasa por España

Poradmin

Nov 5, 2012
En plena temporada de salas de concierto, nos desplazamos a la Rock City de Almásera (Valencia) para disfrutar de un show que se preveía de alto octanaje. Se unían dos bandas abanderadas de los sonidos más extremos para deleitarnos en esta noche de sábado de un otoño recién estrenado.

 

Cierto que en principio podíamos encontrar algunas diferencias entre Marduk e Immolation. Los primeros, europeos (suecos) y de estilo Black. Los segundos, americanos (de Nueva York) y eminentemente Death. Así era probable que se dieran cita seguidores de una banda que no comulgaran con la otra, pero el extremismo a la hora de tocar les unía y creo que complacieron a todos los que se reunieron por allí.

Pero, además, antes contamos con el calentamiento de orejas por tres bandas más. Las dos primeras me temo que no las vi. Era aún temprano y no pude asistir a su actuación. Fueron los deathmetaleros valencianos Domains y los también deathmetaleros turcos Soul Sacrifice. Otra vez será.

Así que pasamos directamente a los terceros en liza. La banda en cuestión fue Forsaken World, desde Francia. La trayectoria del grupo no se extiende más allá de 2.010, así que son prácticamente noveles. Noveles como Forsaken World pero estoy seguro de que todos ellos deben provenir de formaciones previas porque realmente se las trazan muy bien sobre el escenario.

Image

Cinco chicos que se entreveían jóvenes entre el maquillaje corpsepaint que ocultaba sus caras. No terminé de entender por qué pintarse la cara en un modo tan Black cuando su estilo era un Death que llegaba a ser hasta melódico. Bueno, tampoco importaba mucho porque a lo que íbamos era a la música y ahí resultaron notables.

Antes decía que debían provenir de otras bandas porque se portaron sobre el escenario con total solvencia y con ello consiguieron enfatizar su propuesta Death Metal que creo que dio un nivel estupendo.

Durante el rato con el que contaban se marcaron un ramillete de temas que desgajó su único Lp editado “As Time Reflects Our End”. Lo tocaron entero, aunque alterando un poco el orden del tracklist. El arranque, no obstante, no podía ser más que con la intro “010010110”, seguida de “Near Future”.

La formación “oficial” la componen tan sólo el guitarra Flyshredd y el vocalista Dyp, pero se hacen acompañar en directo por el otro guitarrista Robin B, el bajo de Claude D. y el batería Romain D.

Image

Al ser un grupo desconocido para (supongo que) casi todos los presentes en la sala, el público no se arrimó demasiado al escenario. Prefería la contemplación un tanto distante. De este modo resultaba curioso ver a una banda muy bien plantada sobre la tarima y con una zona despejada delante de ellos.

Como digo, hicieron méritos. Por ejemplo con temas como la propia “Forsaken World” o una “My Shelter” de ritmo muy marcado y que han elegido precisamente para promocionarse con un videoclip.

Image

La gente fue entrando a la sala según pasaban los minutos y se iban rellenando los huecos para acabar con un ambiente bastante bueno, más propicio y a tono con la descarga de estos Forsaken World.

Temas como “Crucified Truth” o “Artificial Tears” dejaban muestra del estilo de los galos: Death con una fuerte base rítmica, con riffs muy reiterativos pero directos y pegadizos. Luego las guitarras se marcaban algunos solos donde reivindicarse y, con un poco de melodía, terminan de presentarse. Un sonido muy interesante y que, con la buena sonoridad con la que contaron dentro de la sala, les sirvió para exhibirse en la Rock City.

Como decía antes, las pintas desconcertaban un poco porque aparentaban más Black que Death. Las caras pintadas y ataviados con ropa intencionadamente agujereada, resultaba una anécdota. En particular era el bajista Claude quien adoptaba una pose más agresiva pese a andar un poco escondido tras Dyp, en un escenario que les venía literalmente un poco pequeño.

“Parallel Universes” nos acercaba al final del show con la formación alardeando de sus capacidades. Dyp entonando las letras con voz desgarrada un tanto dual, con algunas estrofas algo más guturales que otras. Luego las guitarras que sonaban guapetonas en los riffs y en los solos. Y todo ello soportado en unos ritmos muy fuertes, méritos de la percusión de Romain y el apoyo de Claude.

El remate fue “As Time Reflects Our End”. Curiosamente la voz de Dyp sonó peor que en el resto del concierto, aunque era un corte en la tónica del resto de su setlist. Tampoco fue relevante porque la banda intentó seguir captando la atención de los congregados en sus últimos minutos y dejar un buen recuerdo a base de dar la caña que les quedaba.

Image

Sinceramente creo que no anduvo nada mal el concierto de Forsaken World. Obviamente se vieron superados en intensidad y apoyo del público por las dos bandas siguientes, pero resultaron unos teloneros más que dignos.

A los pocos minutos les llegó el turno a Immolation. El cuarteto no se demoró a la hora de subirse al escenario y pilló a más de uno fuera de la sala. Así el comienzo a base de “Close To A World Below” y la siguiente “Swarm Of Terror” sirvieron como llamada a los rezagados y para enganchar de inmediato a los que ya estaban dentro. Porque el inicio fue fulgurante, sin concesiones.

Image

De las veces que he podido ver a Immolation en directo esta ha sido la que recuerdo con más feeling desde un principio. Con Robert Vigna en especial estado de gracia. Cierto que toda la formación estuvo a la altura, pero Robert no dejó de agitarse y descarnar su guitarra para extraer los sonidos más brutales y a una velocidad tremenda.

Image

Los temas escogidos para esta noche hicieron un repaso a prácticamente toda la discografía de Immolation. Toda ella forjada a base de genuino Death Metal, como en “Majesty And Decay” del álbum homónimo o “Father, You’re Not A Father” del “Close To A World Below”.

Image

Immolation no paró de dar caña, con Ross volcándose con un bajo agresivo y su voz áspera. Un sonido denso marcado por el ritmo que Steve Shalaty imponía en la batería y permitía que Robert y Bill Taylor se explayaran en esas guitarras aceleradas.

Image

No obstante, también creo que la parte central del concierto perdió un poco de fuelle. Es probable que se desfondaran un poco en el arranque tan vivo. “What They Bring”, “Into Everlasting Fire” o “A Glorious Epoch” creo que sonaron menos intensas que las previas. Se notaba a Ross y compañía desacelerando un poco respecto a los primeros temas tan fulgurantes; era complicado mantener tal gasto de energía y se apreciaba en el sudor que les caía desde hacía rato. Más aún cuando las interrupciones que aprovechaba Ross para presentar los temas eran más bien breves.

Image

Pero no pasa nada. Al rato se volvieron a enchufar al 100% y retomaron la fuerza del comienzo. Con el público también muy a tono y buen feedback con estos Immolation.

Image

Los siguientes temas en sonar fueron “Under The Supreme” y “Unholy Cult”, con las guitarras de Robert y Bill manejándose en unos riffs realmente atractivos dentro del crudo estilo que cultivan y Ross ejerciendo de frontman y agitando su larguísima melena, encarado a un público gozoso con la lección de Death Metal “made by” Immolation.

Image

Ya digo que la nota global del show de los newyorkinos fue más que notable. Directamente sobresaliente porque desplegaron todo su sabe hacer aprendido en los más de 20 años de carrera que llevan. Sinceramente me parecieron espléndidos en la ejecución del repertorio, aparte de los pequeños altibajos que quedaron como mera anécdota.

Image

Pese a esas dos décadas de trayectoria y algunos cambios de formación (Bill sustituyó a Tom Wilkinson y Steve es el tercer batería que pasa por la banda), Immolation ha sido fiel a su estilo, permaneciendo leal a un Death Metal que nos ha dejado grandes trabajos desde el “Dawn Of Possession”.

Image

En esta noche de nuevo presentaron sus credenciales y pudimos disfrutar de cortes como “No Jesus, No Beast” con un sonido enorme dentro de la sala.

Para despedirse eligieron precisamente “Dawn Of Possession”, desde los orígenes de su discografía. Un fantástico tema como colofón a un gran concierto, brutal, con unos ritmos endiablados y unas ganas enormes de disfrutar de la música por parte de todos.

Image

Sin duda fue una gran noche para Immolation y espero que lo tengan en cuenta y los volvamos a ver pronto por aquí.

Pero aún nos quedaba el cabeza de cartel. Aún quedaba noche y se preveía oscura, impía y brutal.

El desmontaje del set de Immolation y el montaje del de Marduk se fue disponiendo con el sonido ambiente pregrabado de lo que parecía una misa en latín o algo así. Muy apropiado en la gira “Serpent Sermon”, desde luego.

Tardaron un rato, eso sí, pero finalmente Marduk apareció sobre el escenario. Primero Lars Broddesson en la batería, seguido de Morgan y Devo con la guitarra y el bajo en ristre y, por fin, Mortuus como frontman.

Image

Envueltos en humo desde un principio y escoltados por una bandera con el artwork de su último disco, Marduk dio rienda suelta a toda su malévola música, empezando precisamente por “Serpent Sermon”.

Pese a venir presentando este álbum, la verdad es que tampoco hicieron un repaso muy exhaustivo del mismo. En la hora y media de la que dispusieron cayeron, aparte de “Serpent Sermon”, “Temple Of Decay” y “Souls Of Belial”. El resto del setlist navegó en la discografía de Marduk tocando prácticamente cada álbum (bueno, excepto “La Grande Danse Macabre”) para regocijo de los fans citados allí.

Image

“Nowhere, No-One, Nothing” y “The Levelling Dust” fueron calentando a la audiencia al principio del concierto. También a los del grupo para ir cogiendo el tono. Pero sin duda fue “The Black Tormentor Of Satan” la que terminó por levantar los ánimos. Queramos o no, un clásico siempre es un clásico y sin duda había fans de la banda esperando los temas de sus discos de la etapa en la que estaban con la Osmose Productions (desde el “Those Of The Unlight” hasta el “Panzer Division Marduk”).

Image

Entonces andaban con Jocke y luego Legion como cantante (bueno, y también con B.War en el bajo y Fredrik en la batería) y recuerdo que algunos fans de la banda estuvieron a la gresca con Marduk cuando cambió la formación y parece que variaron un poco el estilo a partir del “P.D.M.” precisamente.

En fin, peloteras aparte, creo que el line-up actual está consolidado y saben llevar su música donde quieren. Más aún en directo que, a poco que elijan bien los temas, seguro que enganchan perfectamente con su audiencia.

Image

Así, si “The Black Tormentor Of Satan” fue bien recibido, “On Darkened Wings” y “Slay The Nazarene” rememoraron épocas gloriosas con los acólitos de la banda entregados. Todo envuelto en humo y con Marduk gestionando muy bien sus capacidades. Son suecos y además actúan con una actitud bastante fría y distante pero, teniendo en cuenta esto, dieron la talla que se les esperaba. Realmente era Mortuus quien se atrevía a interactuar con el público gritando y anticipando los temas, pidiendo el aliento de los seguidores en la sala. El resto de la formación, estática hasta la hora de tocar.

Image

Una vez inmersos en la música, sí eran capaces de transmitir toda la malignidad y blasfemia implícita (y explícita) que han acumulado en décadas de carrera. “Throne Of Rats” servía para este fin, pero “Deme Quadem Thyrane” resultó más efectiva.

Morgan ejercía su autoridad en la guitarra, como lo hace en la banda desde su creación. Sin duda la figura que ha mantenido a Marduk vivo y en primera línea del frente Black europeo. No obstante, una banda de esta calaña no podría sobrevivir sin un sensacional batería blastbeatter. Lars Broddesson se encarga de esto, imprimiendo un ritmo endiablado.

Image

“Within The Abyss” rescató al disco debut “Dark Endless” del pasado, con Devo muy centrado en el bajo y Mortuus haciendo gala de su desgarradora voz, como en todo el recital. Una voz que se oyó más o menos bien gracias a la acústica de la sala y los manejos del técnico en la mesa. Cosa de agradecer en estilos tan extremos donde es fácil que el sonido se vaya de madre.

Image

En fin, hacia el final sobrevinieron los cañonazos de la “Panzer Division Marduk”. Un par de temas de este álbum le dieron más revoluciones al estilo hasta acercarlo al Norsecore y sonaron como un trallazo “Baptism By Fire” y “Panzer Division Marduk” para locura de las primeras filas que gustaban de circle-pit cada vez que había ocasión.

“Souls For Belial” acabó con el repertorio antes del descanso de varios minutos que precedió a los bises.

Image

No tardaron mucho en volver, siendo aclamados por la concurrencia. Se marcaron un par de cortes pero bien escogidos para mantener el nivel del show.

Tocando el “World Funeral”, le tocó el turno a “With Satan And Victorious Weapons”. No por esperada, peor acogida y, por supuesto, para terminar: su clásico “Wolves”.

Image

Un concierto de Marduk en toda regla para experimentar el Black en nuestras propias orejas. Sin desperdicio.

Así se dio la noche en la Rock City de Almásera con este elenco de bandas extremas. Seguramente había poco mejor que hacer en muchos kilómetros a la redonda que venir a escucharles, y ahí estuvimos.

Ah, por cierto, fue un concierto auspiciado por Pentagram Prod.

Nos vemos en la próxima.

Salud!



My Great Web page





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *