• Lun. Nov 29th, 2021

Musiqueando

Tu web de música

Marbella se rinde a los pies de un fenómeno llamado Cullum

Poradmin

Ago 5, 2013
Image

Así arrancó el concierto del niño malo del jazz, segundo en el cartel del Starlite Festival que se celebra cada año en La Cantera de Nagüeles. Este escenario, situado en plena Sierra Blanca e iluminado con tonos azules, nos permitió imaginarnos que por una noche, como dijo Cullum, “estábamos en la luna” escuchando a un fenómeno musical.

 

Siguió con Get your way, del disco Catching Tales, y enganchó varios temas seguidos hasta que cogió el micrófono para saludar al público y ofrecer unas bonitas palabras sobre el clima, la buena comida y la gente guapa de Marbella, con las que consiguió meterse a un público aparentemente complicado en el bolsillo.

 

Esta fue una de las pocas veces que el cantante y pianista paró y cogió aire. Con tanto movimiento, la chaqueta y camisa se quedaban por el camino y, ya en camiseta y pantalón oscuros y zapatillas, tiró de repertorio más conocido con Everything you didn’t do, I’m all over it o Don’t stop the music, su famosa versión de la canción de Rihanna en la que encajo la frase “Shine bright like a diamond” sacada del último single de la de Barbados.

 

Y no fue el único guiño que hizo a otros artistas. Durante su interpretación de You’re Not the Only One, se quedó solo con su piano de cola hasta cantar a capela el estribillo de esta canción, acompañado por sonidos de sus manos sobre el bastidor del instrumento, como si un cajón de flamenco se tratara. Y fue aquí donde pasó de su tema al Get Lucky de Daft Punk para volver sobre las teclas a interpretar Runaway de Kanye West. Hizo un amago también del tema que canta con Alejandro Sanz, Yo te traigo…20 años, aunque al llegar a la parte que canta Sanz en español, paró y matizó que no se sabía la letra de Alejandro.

 

Durante su versión de Love for Sale de Cole Porter, también incluido en el último disco, este chico de 33 años, natural tanto en las distancias cortas como en el escenario, decidió bajar para mezclarse con el público, parándose a hacerse fotos cada dos pasos. Las bromas sobre Julio Iglesias o sobre su infancia como chico tímido y sin éxito con las mujeres se intercalaron con canciones como Pure Imagination o Twentysomething y con momentos de maestría en el beatboxing, demostrando así que no hay nada que se le resista.  

 

Se quiso despedir sentado ante el piano con Mixtape, ante un público puesto en pie y entregado al fenómeno Cullum. Sin embargo, el sonido de los fans coreando el estribillo de este último tema le obligó a volver al escenario para interpretar su versión de la canción de Radiohead High and Dry que enganchó con If I ruled the world, sacado del que posiblemente haya sido su mejor álbum, The Pursuit, y que dejó, al menos a una de las asistentes a La Cantera, con muchas ganas de repetir.  

 

Fotografía: Adrián Chacón Madueño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *