• Mié. Oct 20th, 2021

Musiqueando

Tu web de música

Mama Ladilla – Jamón Beibe

Poradmin

Nov 14, 2010
Image

Image

 

Llevan más 15 años haciendo lo mismo y, sorprendentemente, ni se cansan, ni nos cansan. Tres lustros exprimiendo el limón del rock castizo, del bajo-batería-guitarra, de la graciosidad hispana y de esa “mezcla entre La Polla, Ilegales, Siniestro Total, Eskorbuto, Dead Kennedys, Toy Dolls y Metallica” que aunque siempre es la misma siempre sigue sorprendiendo.

 

 

Por eso, porque no se cansan, o sea, “por puro gusto”, se les ocurrió que “estaría bonito juntar a un buen montón de colegas” y ponerse a trabajar en algo distinto. Y mira por dónde lo que les salió fue un libro, realizado por colaboradores como El Sevilla, el Wyoming, Juanko Malavirgen, Kike Turrón, Su Li y otro montón de humanoides, fanzinosos y perroflautas que se han currado dibujos, historietas, colachs de fotos, cómics y otras sandeces y que han rellenado las más de 90 páginas que componen el ejemplar. Un compendio de idioteces, variopintas ocurrencias, algunas mejores que otras, que celebran que “en este país das una patada a un guindo y caen cuatro genios que ni tienen la fama que pueden tener, ni les importa”.

 

 

 

 

Y, como anécdota, han incluido “un bolsillo semioculto con una especie de posavasos” que resulta que es un disco. Y, ése sí, lo han hecho ellos. 17 canciones -¡17! a ver quién hace tantas hoy en día- de rock del elaborado, riffs complejos, desarrollos melódicos e instrumentales, melodramáticas voces, caña, ritmo y meneo de cuerpo y pluma ágil, cultas palabras, imaginación mordaz e irónico humor negro. Es decir, lo que siempre han hecho, lo que siempre han sido y lo que seguirán siendo en ese estilo único y característico que se define como Mamá Ladilla. Canciones que en esta entrega hablan de cerdos, de piercings, de charlies, de melodías imposibles y de truños catódicos, de analfabestias, de majaderos, de comportamientos atípicos y de muchas unidades y de absolutamente nada.

 

 

 

Así que aquí eso es lo que hay. Que a quien les gusten les seguirán gustando, y quien les odie, pues peor para ellos. Por lo que a mí respecta cuento las horas de escucharlos en concierto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *