• Mar. Dic 6th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

LOS SUAVES – SALA FUSSION DE MASSANASSA (VALENCIA)

Poradmin

Ene 2, 2014
Image

Pues bien, esa deuda quedaba saldada con un show espectacular, vibrante y emocionante que, de nuevo, ofrecieron para una buena concurrencia.

 

La Sala Fussion (a la que yo acudía por primera vez) tiene un aforo más que aceptable, que no sé si se vio superado por la afluencia de Suaves (porque ya sabéis que “Los Suaves somos todos”). No sé si hicieron Sold-Out, pero si no fue así, estuvieron muy cerca.

 Image

El caso es que sobre las 10 y cuarto de la noche, ya con la sala repleta de gatos estampados en camisetas, se apagaron las luces y se replegó el telón que cubría su escenario. La intro que acostumbra a acompañar los arranques de sus conciertos se hizo presente en las columnas de sonido, para acompañar a la formación mientras ocupaban sus posiciones sobre la tarima: Tino al fondo, Charli y Alberto a la izquierda y Fernando a la derecha. Pero los ánimos de los asistentes se desataron cuando Yosi hizo acto de presencia para iniciar “Preparados para el Rock N Roll”.

 

Era el habitual inicio de los gallegos, ninguna sorpresa al respecto, pero sí que se pudo sentir el inmejorable ambiente desde esas primeras notas hasta que volvieron a encender las luces casi dos horas después.

 

Es muy probable que muchos de los asistentes se presentaran en la Fussion con la idea de que este podría ser el último concierto de Los Suaves que vieran. Les quedaban un par de fechas para concluir esta mini gira presentación y, a partir de ahí, no sabemos mucho más sobre los planes de futuro de la banda. Pero sí se ha rumoreado mucho acerca de una posible disolución. Así pues, seguramente habría quien acudiera para verlos “por última vez”.

 Image

Y también es probable que esta circunstancia alentara a los fans aún más para pasarlo en grande. Los Suaves son grandes, muy grandes; pero en circunstancias como esta (enfrentados a un auditorio completamente volcado con ellos), es cuando alcanzan su mayor dimensión.

 

Fueron pasando temas como “Cuando los sueños se van” o la siempre emotiva “Palabras para Julia”, donde la guitarra de Alberto Cereijo compite en grandeza con la letra de Goitisolo. Quedaba patente que esta atmósfera desbordante de Rock que colmaba el recinto, duraría mientras Los Suaves estuviesen tocando. Si bien es cierto que el sonido en la sala no fue perfecto y sonó un poco saturado (sobre todo en las voces), también es verdad que las estrofas podían (y así fueron) ser cantadas de memoria por la mayor parte de los asistentes. Yosi cantaba y cientos le acompañaban en esos párrafos.

 

Pronto llegó “Maldita sea mi suerte” y el inconfundible riff que la sostiene en las cuerdas de la rítmica de Fernando Calvo. Porque, si Alberto puede ser considerado como uno de los grandes guitarristas españoles, Fernando se hace valer en un grupo donde el ritmo pesa tanto. Y si tenéis dudas… preguntadle al Moncho.

 Image

En esto Yosi se paraba a ratos para presentar algunas canciones o congraciarse aún más (si cabe) con su gente. Esas presentaciones servían también para calibrar el estado de forma del insigne cantante, y es cierto que no se le veía al 100% y que pareció que le costó un poco coger el ritmo del show, pero fueron pequeñeces totalmente perdonables por una concurrencia que le quería cerca.

 

Una de esas presentaciones fue para “Si pudiera”, otra de las maravillosas letras que convierten a Yosi en un letrista demasiado poco valorado. Igual que la de “Por una vez en la vida”, que siempre me ha parecido un corte lleno de rabia e inconformismo. No lo fue menos en la noche valenciana que daba punto y final al otoño de 2.013.

 

Hubo tiempo para esos temas que el grupo suele alternar para dar cancha a su excelsa y extensa discografía más allá de los “clásicos eternos”. Por ejemplo, “Mártires del Rock N Roll” y las sobresalientes guitarras que alternaban Alberto y Fernando, con un considerable y embaucador poso de Rock añejo. O “Viajando al fin de la noche”, en lo que iba siendo un recorrido a 33 años de música y reivindicación de sí mismos.

 Image

El barbudo (y rollizo) Yosi, escoltado por los ilustres guitarras, tampoco olvidó a uno de sus referentes musicales: el desaparecido líder de Thin Lizzy. También se pudo, por tanto, oír cómo se decía: “¿Sabes? Phil Lynnot murió”. Las emociones no aminoraban, el público de las inmediaciones del escenario se vaciaba de energías, Fernando y Alberto daban rienda suelta a la gran maestría que atesoran a la hora de destilar Rock desde sus cuerdas, Tino marcaba los tiempos de todo esto a golpe de baqueta…

 

No me olvido del hermanísimo, del Charli que enfundaba una camiseta donde se podía leer: Los Suaves F.C. Valencia (sin duda regalada por un fan de la ciudad). Un Charli casi siempre en segundo plano, pero no porque sus capacidades al bajo lo releguen ahí. Más bien parece que le gusta observar y controlar todo lo que sucede; ser el espectador de lujo de un evento tan sensacional como lo es un concierto de Los Suaves.

 

Por cierto, que hablando de camisetas, Alberto Cereijo vestía una con la efigie de Jimi Hendrix y Yosi otra conmemorativa del concierto que ellos mismos ofrecieron en el O2 Arena de Londres hace algún tiempo.

 

Canciones de letras ásperas y adustas que se suelen combinar con una música muy cercana y accesible (amén de bien trabajada), pero que a veces pueden resultar más vivaces en cortes como “No puedo dejar el Rock”. ¿Resultado? Uno de los momentos más agitados y divertidos de la noche.

 

Los Suaves no suelen ofrecer un gran espectáculo visual más allá de las peripecias de Yosi al frente de la formación y del escenario. También en esta noche lo tuvimos haciendo de… bueno, de Yosi; porque creo que etiquetarlo simplemente como frontman se queda corto. La gente le pedía que se tirara a lo ”stage-surfing” y, aunque no lo hizo, no fue por falta de ganas.

 Image

Mientras la banda ofrecía su Rock de siempre, sincero, genuino, hecho y tocado con honestidad y generosidad. Creo que eso es lo que se puede pedir a una banda. Ellos lo dan y así lo reconoce el público.

 

Volveríamos a los temas de letras más melancólicas y hasta dolorosas con uno de los cortes más grandes de las historia de los gallegos. Al menos para mí, “Malas Noticias” lo es. Con la intro de las escaleras y la llamada a la puerta, tal y como aparece en el disco. Esta historia de un buen chico que encuentra la muerte a la puerta de unos billares recorría la sala y la noche a través de la garganta de un Yosi adorado y adorable. Y que acabó fundiéndola con otra historia de las suyas en forma de “Pardao”. Eso sí, esta con guitarra acústica en ristre.

 

Según avanzó el setlist con el reloj, el aforo iría tachando de la lista algunos cortes que se iban echando de menos por imprescindibles.

 

Así se fueron dejando caer con “Dulce castigo” o una “San Francisco Express” de ritmos fuertes y marcados, como el propio paso del ferrocarril. Todo aderezado (como todas las demás) con unos fenomenales solos y punteos, y la profunda base rítmica de Charli y Tino.

 

Pero vamos, que cuando se desató la locura fue cuando llegó “Dolores se llamaba Lola”. Os podéis imaginar sin que dé más detalles, ¿verdad?

 

Con la Dolores, no obstante, venía otro de los cortes emblemáticos de los orensanos. Un tema que a veces entonan en gallego para mayor énfasis, aunque en esta ocasión lo hicieron en castellano; era “El Afilador”. Reverenciado como otra de sus grandes historias musicadas y que era parte de un “Encore”, de unos bises que remataban con “Ya nos vamos”.

 

Las guitarras se desfondaban, la banda exprimía sus fuerzas y Yosi aguantaba al frente del escenario, aunque se había tenido que retirar a sentarse tras las columnas de sonido en varias ocasiones. Quizás otro cantante se hubiera llevado alguna reprimenda por parte del público al abandonar su lugar y retirarse a descansar (y tomarse una birra). Pero Yosi no. Todo el mundo da por hecho que Yosi lo da todo sobre el escenario hasta que no puede más y que, si en esta noche estábamos viendo de nuevo a Los Suaves en directo, era porque él quiere seguir cantando al frente.

 Image

Tal es el carisma de este gran tipo que, en medio de estas, le da por sacar unas banderas. La primera era una senyera catalana. Se ve que, con la caraja, cogió la que no tenía la franja azul. En cualquier otra situación tal vez se hubiera llevado otra reprimenda. Aquí (al menos lo que yo oí) fueron gritos de “que te has equivocado, tío…”, entre risas. Ahí es nada.

 

Las otras dos banderas serían la gallega y otra con el logo y el nombre de Los Suaves. Esta última sí fue aplaudida y hasta reverenciada por los congregados.

 

Se fueron tras desgañitar las cuerdas en “Ya nos vamos”. Incluso desenchufaron y pusieron la música ambiente. Pero no, el público pidió una más y ellos regalaron “La noche se muere”.

 

La noche moría, sí, pero con las botas puestas. Yosi sí que tuvo que retirarse en el último estribillo (ya se lo llevaron al camerino) mientras que la banda se marcaba un set instrumental de varios minutos. Minutos intensos y llenos de música que sirvieron de gran colofón a un concierto que estoy seguro de que será recordado por la mayoría de los asistentes.

 Image

Luego tuvimos la oportunidad de departir unos minutos con Tino y el Charli. Este último nos comentó que, por tener, no tenían intención de retirarse por lo pronto. Así pues, puede que aún nos quede una (o más) gira de Los Suaves. Sea o no, vayamos a otro concierto o no, ver a Los Suaves en directo siempre ha sido, es y será una gran gozada.

 

Nos vemos en la próxima.

Salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *