• Lun. Abr 22nd, 2024

Musiqueando

Tu web de música

LA LLAMADA DE ISMAEL SERRANO DESPIERTA A SEVILLA

Poradmin

Feb 20, 2015

La noche del viernes 13 de Febrero fue una noche especial. Sabía de antemano que Ismael volvía a Sevilla con la gira de su nuevo disco “La llamada”, y no estaba realmente seguro si podría asistir, pero una vez más, me reencontré con él.



En el FIBES Sevilla se respiraba un ambiente cálido. La gente iba llegando poco a poco, tomando sus asientos y preparándose para lo que sería una noche especial.
Así pues, ya en mi asiento y expectante, las luces se apagaron y los músicos comenzaron a poblar el escenario. El ultimo, Ismael. Que con educación nos dio la bienvenida. Y así empezó.

La primera canción de la noche fue “Absoluto”, y poco a poco fueron turnándose canciones de siempre como “Vértigo”, “No estarás sola” o “Últimamente” con temas de su nuevo trabajo, “El día de la ira” y “Te vi”.
El sonido que envolvía cada nota destilaba una belleza exquisita. Cada acorde, cada tecla de piano mecía los oídos con dulzura.

Hubo un momento que torno a mejor el concierto que todos los que estábamos allí disfrutábamos. Una novedad que nadie acostumbrado a asistir a los conciertos de Ismael había podido degustar.

De repente, bajo un telón blanco que hizo desaparecer, en cierta forma, a los músicos y a él. Comenzó la canción “Rebelión en Hamelin” y lo entendimos todo. Una serie de proyecciones ocupo el telón mientras Ismael y su banda nos regalaban los versos de “Insurrección”, versión de El último de la fila que regaló de forma impecable, o “Recuerdo”. La lluvia nos acompañó en el telón con “Ahora que te encuentro” y un espectáculo sublime de estrellas nos encandiló junto a “Ya ves”. Un espectáculo cargado de hermosura y una magnificencia sublime.

Con “La extraña pareja” volvió a subir el telón y nos dejó al descubierto unos músicos que estaban disfrutando del concierto como niños y un Ismael entregado que apreciaba cada palabra que cantaba. El final del concierto se acercaba, y así fue con “La llamada” y con un momento muy especial, el cual llego junto a “Papa cuéntame otra vez” donde todos los allí presentes nos levantamos para cantar junto a Ismael un clásico que nunca dejara de sonarnos tan bien como la primera vez ni de hacernos viajar hacia un pasado difícil, que por casualidades de la vida, dio paso a un futuro más difícil aun. La lucha y el compromiso entre todos se desveló con la sonora ovación que Ismael recibió para despedirle.

Como no podía ser menos, los bises llegaron de la mano de “Amores imposibles”, “El virus del miedo” y “Vine del norte”. Un final para un concierto perfecto, para una noche perfecta y para un Ismael que hacía mucho tiempo que no veía. Un Ismael que disfruto como nunca lo había visto disfrutar en directo y que me regalo uno de los mejores conciertos de toda mi vida.

Fotografías: Marta Lozmar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *