Surforama 2009

Escrito por Cristina Jimeno
Categoría: Surforama Creado: Lunes, 12 Octubre 2009 22:14
Visto: 1461

Los días  25 y 26 de septiembre la Música Surf tomó la capital. La que escribe estas líneas acudió el primero de los días  y quedó completamente enamorada de un estilo musical que apenas conocía. Mi más sincero agradecimiento a la gente de gruta por organizar un evento tan arriesgado y de tan alto nivel musical.

Image 

 

Empieza la fiesta Fernando Pardo con repertorio de Dick Dale Le acompañaron la formación clásica de los 60 de los Imperialtones con saxo incluido.

Como no podía ser de otra manera interpretaron temazos de la talla de: Mr. Eliminator, Let’s go trippin o  The Wedge.

 

Los Banditos con su peculiar sonido me enamoraron por completo. Su directo es tremendamente divertido..El teclista es un puto showman, además de un multinstrumentista cojonudo como demostró tocando la guitarra en determinadas canciones. Comodore Professore Rodríguez Flamingo ,que así se llama el interfecto , no dejó de mover el esqueleto ni un solo segundo.¡¡El cabrón parecía que tenia el baile de San Vito!!!Las actuaciones de estos individuos son impredecibles .Son  delirio experimental (el sonido clásico del surf lo mezclan con Soul , Rithm and Blues , música exótica , bandas sonoras de películas o cualquier otra chaladura que se les ocurra. Son menos previsibles que un esquizofrénico .Música ideal para aficionados a las marcianazas de calidad.

 Image

 

Slacktones Sin duda el grupo más potente de la noche y posiblemente del festival.  Sonaron condenadamente bien combinando melodía, velocidad y técnica a partes iguales.Cerrando los ojos casi podías oler la arena mojada de la playa y sentir la brisa del mar. Sin duda la  fuerza  del grupo reside básicamente en la guitarra de Dave Wronsky  Desde el primer tema hasta el último lo dieron todo, con una puesta en escena impecableThe Bells Of St. Kahuna dejó al público con la boca abierta.En dicho tema los grandes vencedores son sin duda el batería que le pega que da gusto y el bajista que no se queda atrás. Se pudo observar como las notas que desprendían sus afiladas guitarras, y demás instrumentos, se metían dentro del cuerpo de todos los allí presentes.

INSTAGRAM