EVASIÓN…, DE LA MANO DE GILBERTO GIL. (22 / Mayo / 2008).

Escrito por Luisinho
Categoría: Territorios 2008 Creado: Domingo, 25 Mayo 2008 21:29
Visto: 1343
 

A sus casi 66 años, Gilberto Gil nos demostró el pasado 22 de mayo que la música corre por su sangre y es la fuerza que le impulsa a seguir trabajando para el deleite de sus seguidores.

Image

 

 

 

 

Y es que quien revolucionara la música e, incluso, la sociedad brasileña con el movimiento tropicalista ha demostrado durante todos los años de su carrera que vive por y para la música, lo cual la música siempre le agradecerá. Con tan sólo su guitarra acústica, salió al escenario para disfrutar y hacer que disfrutemos. Comenzó cantando clásicos de su repertorio y otras canciones más novedosas. Interpretó en bosanova un tema de Los Beatles que nos supo a gloria, pero la emoción aumentó cuando nos explicó las sensaciones que esta canción le transmitía, la cantó por primera vez cuando cumplió los 64. Después presentó su disco “Luminoso”, motivo por el cual acudió a inaugurar el festival Territorios Sevilla, que aunque lleva un par de años a la venta, por un cúmulo de acontecimientos no había podido presentarlo anteriormente en nuestro país.

 

El entorno no podía ser más acogedor. Una luz tenue que cambiaba de color de forma gradual nos embriagaba y conseguía evadirnos hacia los pensamientos del artista brasileño. Gilberto Gil se mostraba cercano y fiel a su público, introduciéndonos cada canción y bromeando y explicándonos algunas anécdotas de su carrera musical. Estábamos en familia. Las canciones se fundían en nuestro interior para que los allí presentes gozáramos del arte en forma de música. Una música pura y limpia que sólo él es capaz de lograr con tan pocos instrumentos. Su guitarra, los silbidos característicos que le acercan al soul, las mezclas entre reggae y la música africana…

Image

 

Más tarde, se unió a la cita uno de sus hijos para acompañarnos en lo que quedara de concierto. Siguieron en la misma línea, cantando los temas de este “nuevo” trabajo que vino a presentar: “Luminoso”.

 

El tiempo fue pasando sin que le prestásemos atención alguna. Gilberto Gil nos envolvía en un ambiente relajado y distendido que él mismo logró forjar con su sencillez y experiencia. Olvidándonos de las preocupaciones que nos persiguen en nuestro día a día, conseguimos volar entre sus letras y sumergirnos en una realidad creada por nuestra imaginación. Menos público del esperado, pero no hizo falta más para evadirnos en esta mezcla de culturas que no ha hecho más que empezar… ¡¡Anímense y disfruten de un festival que cada año llega pisando fuerte!!

 

 Luisinho