• Dom. Oct 2nd, 2022

Musiqueando

Tu web de música

GRANADA SOUND 2022

PorDaniel Pérez López

Sep 19, 2022

Septiembre devuelve a los niños a la escuela y como si de un retorno obligatorio se tratase volvíamos a Granada, volvíamos al cortijo del Conde los días 16 y 17 para disfrutar de otra edición más del Granada Sound, un festival que cada año que pasa parece dar un paso más hacia arriba y sigue consolidándose como referente nacional y como el gran último festival del verano.

Finalmente volvió a ocurrir de nuevo, se agotaban los abonos y se preveían dos jornadas intensas de buen ambiente, buena música y un broche por todo lo alto para este verano, el verdadero verano de la nueva realidad, donde todo ya queda atrás y donde se ven los abrazos, la masa de gente, la desaparición de las mascarillas (casi) y donde volvimos a ser felices.

El viernes se presentaba para mi gusto algo más flojo que el cartel del sábado, ya saben, para gustos colores, a las 19:00 de la tarde abrían escena Niña Polaca en el escenario Repsol, llegamos y estaba Pole. en acción, con un público bastante joven de edad que estaban entregados, pero yo quería arrancar mi particular jornada con Zahara y su peculiar propuesta, ¿se puede hacer una rave a las 20:35 de la tarde? Vamos que si se puede, lo que esta mujer lió allí a esas tempranas horas es indescriptible, fue pura energía y empoderamiento y eso que estaban la propia Zahara, a su derecha Manuel Cabezalí y a su izquierda el loco de las teclas Martí Perarnau IV y acompañando a la cantante dos bailarinas, con temazos como “Taylor” o incluso temas que a priori son más calmados como “El fango” le hadado la vuelta a su repertorio y ha liado un fiestón digno del mejor club de Berlín, es un show atrevido, provocativo que no deja indiferente a nadie, no faltó en su repertorio “Merichane”, con “Dolores” también creo un momento muy íntimo, la puesta en escena también magnífica y cerró con “Hoy la bestia cena en casa” y “berlin U5” que derivó en un mar de sintetizadores y bailes para acabar por todo lo alto.

Carlos Sadness fue el encargado de coger el relevo y que difícil testigo después de la que lió Zahara, arrancando con “Longitud de onda”, Carlos y su imaginario musical es un repertorio muy cómodo para los oídos y agradable, es muy festivo con aires Hawaianos, dijo que en la edición de 2018 fue para él, el mejor festival de su vida, este concierto lo vivimos un poco más afuera de la pelotera pero también fue muy bailongo, con canciones como “Sputnik”, “Chocolate y nata”, “Cuando todo estaba bien”, “Isla morenita”, “Ahorita”, quién no se lo va a gozar y bailar, como dije son canciones muy muy disfrutonas y no se guardó ninguna, también hubo tiempo de homenajear a casi unos granainos más, como son Supersubmarina, con “LN Granada” y de su cosecha siguió con “Miss Honolulú”, “Amor papaya”, “Bikini”, todos sus grandes hits para rematar con “Te quiero un poco” y su temazo por excelencia “Que electricidad” que lo cantó todo el recinto.

Reconozco que iba de nuevas a ver que me encontraba y cuando me encontré con The Hives decidí que no será la única vez que los vea en mi vida, fue como si un tren me pasase por encima, arrolladores, esa puesta en escena de estos cinco suecos y ese torrente de temazos, donde su vocalista Pelle Almqvist, no paró de bajarse abajo con el público, de hacer gritar a todo el festival, de hacernos agachar a casi todo el aforo (siempre hay algún/a malaje que no le gusta interactuar y si no lo hacen con esta gente no sé con quién lo harán) ese chapurreo español donde no quería que hubiese ningún silencio en el concierto, fue todo abrumador, estoy deseando ver cuando me coincide para volverlos a ver, excelentes.

 

Y como antes pasó después de The Hives, donde lo vivimos tan intensamente llegaron Ginebras, el grupo de estas cuatro madrileñas con el que no llegué a conectar a tal nivel como con los suecos, sí que es verdad que tenían a parte de los asistentes entregados con sus canciones, pero cuestión de conexiones, con Miss Caffeina sí que volvieron esas conexiones y Alberto y los suyos dieron un recital y se volvieron reencontrar con el público granadino mostrando su último disco “El año del tigre”, magnífica puesta en escena y estética oriental, donde tocaron gran parte de su último disco pero no faltaron himnos de trabajos anteriores.

Elyella fueron los encargados de cerrar a lo grande la primera jornada del festival donde iba con expectativas más bajas y salí gratamente sorprendido.

El sábado se veía que iba a ser una jornada intensiva, llegamos un poco más tarde pero no mucho más y se notaba muchísimo que la afluencia de público era mucho mayor que el día anterior y es que abrieron puertas los locales “Colectivo da Silva”, les siguieron “La la love you”, “Dani Fernández” y en el escenario placeta estaban unos emergentes “Melifluo” con bastante asistencia de público, llegamos a mitad del recinto (estaba todo llenísimo) y nos encontramos con el show de Rigoberta Bandini, fue todo un espectáculo medido de principio a fin, esta mujer sabe lo que se hace, fue un concierto muy especial para Paula ya que se despedía temporalmente de su prima Belén Barenys que estaba embarazadísima y tenía una marcha increíble, le regaló un ramo de flores y fue un concierto muy intenso lleno de lágrimas, emociones y baile, mucho baile, quién no va a bailarse un “Ay, mamá” por todo lo alto…

 

El músico y productor Alizzz dio el que hasta la fecha es su concierto más multitudinario, según palabras del propio Cristian, mostrando al público su álbum debut “Tiene que haber algo más”, donde lo desgranó e incluso invitó a cantar a Rigoberta Bandini en “Amanecer” colaboración que tiene en el álbum, no faltaron canciones como “Ya no vales”, “El encuentro”, también homenajeó a Los Planetas tocando “Un buen día” himno de la bando, artistas que debe admirar ya que en su disco, Jota hace una colaboración y cerrar “Ya no siento nada”.

 

Y si alguien se encargó de decir esto es Granada y es nuestro momento fueron los de Loja, Lori Meyers a las 23:05 dieron inicio a un conciertazo, lo dieron todo y tuvieron al público entregadísimo, en esta ocasión sí que se puede decir que fueron profetas en su tierra, se veía ya antes de empezar que la iluminación y ese decorado haciendo las veces de silueta de una ciudad iban a dar grandes resultados y así fue, todo encajó a la perfección, dispararon con “Seres de luz”, “Cualquier tiempo pasado es mejor”, en “Luciernagas y mariposas” se desplegó desde el público una gran pancarta con el mensaje Feliz cumpleaños Toni, guitarrista de la banda y fue un momento muy emotivo pero es que esta banda tiene temarrales como “Siempre brilla el sol”, “El tiempo pasará”, “Emborracharme”, en “Mi realidad” como ya puedes imaginar se lió bastante, con esa explosión de papelillos al aire, fue una fiesta por todo lo alto para cerrarlo con “Alta fidelidad”.

 

Y para el que les escribe se podría decir que en este éxtasis finalizó el festival porque después fueron los catalanes Sidonie los que actuaron en el escenario Repsol, pero sí que es verdad que después de tanta intensidad se vino un poco abajo la cosa, pero aun así hubo tiempo para disfrutar de temazos como “Fantástico”, “Me llamo Abba”, “El peor grupo del mundo”, también tocaron de estreno una canción recién grabada del próximo disco que están realizando, “Mi vida es la música”, fue un concierto bastante digno, el único pero es que fue después del recital de los Lori, y Dorian fue lo último que oímos desde la distancia, Dorian es otro de esos grupos que sabes que no falla, que tiene un imaginario de temazos y te van a hacer bailar en todo momento y con los pies agotados de tanto bailar, de tanto pegar botes y de tanto festejar la vuelta a Granada y el cierre a los grandes festivales del verano llegamos a casa con la certeza de que volverá septiembre y volveremos de nuevo a Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.