• Lun. Nov 28th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Festival de les Arts: Un comienzo heroico

Poradmin

Jun 9, 2015
triangulo

Viernes, 5 Junio. Valencia

Este fin de semana nos unimos al gran peregrinaje hacia la Ciutat de les Arts i les Ciències para verla llenarse de música de nuevo. Bajo los rayos de sol de Junio nos pusimos nuestras pulseras, rodeamos el Ágora y entramos a ver algo maravilloso: Valencia de festival.

Tengo que elogiar la organización fantástica: cada detalle se cuidó hasta el último milímetro. El diseño iba mano a mano con la música en la concepción de este festival y se demostró en la imagen impecable: desde el Foodies Merkat y sus furgonetas vintage, la ilustración del mapa hasta el espacio surrealista en el corazón de la de les Arts i les Ciències. El cartel explosivo prometía y nos pusimos directamente a la faena.

Aunque los conciertos habían empezado a las 15h, el escenario principal permaneció en silencio hasta la actuación de Dorian. Parpadeando soñolientamente en la luz brillante, Valencia ni se había dado cuenta todavía que estaba de festival cuando empezó la actuación de Dorian. Sus melodías elegantes inundaron el escenario Heineken, suave pero seguramente despertando al público. Con el estribillo de “A Cualquier Otra Parte” rebotando de las paredes del museo, Dorian consiguió romper definitivamente el silencio que ha regido en este recinto desde el deceso del MTV Winter.

triangulo

Triángulo de Amor Bizarro sacó una actuación cargada con una energía ética y rebelde. Un sonido muy punk y crudo; crudo en la actitud y energía frenéticamente cañera pero también cruda en ahogar la letra con los instrumentos. Un chute de adrenalina nada más comenzar.

everything

Los británicos Everything Everything dieron una banda sonora colorida y ecléctica al anochecer. Las ganas de bailar subieron exponencialmente simultáneamente con una ligera sensación de confusión conforme el grupo osciló entre géneros más rápidamente que un niño entre sandías y fresas en una tienda de chucherías. Una actuación caprichosa de la que disfrutas aunque te mantenga en un estado perplejo.

full

Mientras tanto en el escenario Negrita, Full no estaban dejando lugar a dudas de que el indie es lo suyo. Nos encontramos frente a un concierto melódico, un sonido madurado y un tono nostálgico: un respiro bienvenido del asalto acústico que habíamos vivido hasta el momento.

second

Adelantando una hora, el escenario de Coolway vibraba con anticipación para los chicos de Second, una actuación que le recompensó la espera al público. Desde el primer golpe de la batería y la primera sílaba de los murcianos, la atmosfera vertiginosamente se cargó de emoción, energía y un indudable placer de los espectadores al saber la letra de cada canción. A nada de empezar la tensión se colmó en una explosiva rendición de “Muérdeme”, el coro unánime agitando el puente. (En retrospectiva, el recinto probablemente no sobrevivirá muchos temblores del estilo.) No se puede discutir con la triunfante exclamación de Sean Frutos: que fácil la victoria.

supersub

No fue hasta Supersubmarina que Valencia enseñó su alma festivalera. Mientras que mi compañera le buscaba el mejor ángulo a José Chino, desde el foso yo tuve amplia oportunidad de observar la locura que este grupo inspira en los (las) fans. Desde luego la música en directo se potenció, consiguiendo protagonismo instrumental, sin embargo, incluso aun así la actuación resultó acuosa. Me faltaba chispa, pero al final dio igual, aquel coro llenó el espacio y el fuego que me faltó del grupo vino del público.

wavepic

La última actuación del escenario mediano, The Wave Pictures, fue de mis favoritas. Eco del cierre de Supersubmarina nos llegaba al escenario oscuro y el cuerpo del público estaba alternativamente ocupado aún. Al encenderse las luces e iluminarse al trío no pude evitar imaginarlos con tiza, explicando álgebra. La importante lección de esa noche fue que el hábito no hace al monje: esos tíos no tienen nada que ver con el departamento de matemáticas. Riffs complejos de guitarra y un tono recordatorio de los grandes clásicos hizo al concierto de los británicos una oferta de alta calidad musical.

sounds2

El concierto de The Sounds fue el más prometedor de la noche. Abrieron con sus ritmos de dance rock emocionante, un sonido instrumental reducido y minimalista dejando protagonismo a los vocales de Maja Ivarsson. Lucieron una buena mezcla de temas antiguos con los nuevos, mostrando la evolución musical y una maduración de sonido. Sin embargo, a los fans no se les iban a satisfacer sin los gigantes de los primeros álbumes: “Painted by Numbers” sin fallo consiguió levantar la voz del animal que era el público al cierre del primer día. Impacta el paralelismo de estilo y actuación de Maja con Blondie, aunque con un sonido new wave modernizado. Después de ver su cierre explosivo de la primera jornada en directo, The Sounds han cementado un firme lugar entre mis favoritos.

Sábado, 6 de junio 2015

El segundo día resultó más caluroso que el anterior y los festivaleros empezaron antes. El ambiente de pleno festival era evidente: estábamos en la tierra de la música. El sábado empezó con Izal para nosotras.

Soy una persona patológicamente tardona y como siempre llegué tarde a la fiesta; descubrí a Izal mucho más tarde que el resto del mundo. Me conquisto rápidamente y se metió en ese espacio especial (y poco poblado) de música nacional que me encanta. Este sábado Izal me rompió el corazón. A lo mejor por la ilusión que le había hecho o a lo mejor por cuentos que me había montado, pero esperaba más. Escuché magia, en canción tras canción, en sombras y matices de los instrumentos y la acústica dulce de la guitarra: magia que parpadeaba este sábado. Mikel Izal lo dio todo con su voz potente, y al público le encantó. Durante “Pánico Práctico” la chispa saltó y la encontré, pero su presencia fue breve. Sospecho que las sutilidades que me resultan tan fascinantes se perdieron entre las voces del público ya que sin duda era de las actuaciones más grandes y celebradas del festival. Sin embargo, yo fui la siguiente actuación pegando los trozos de mi corazón en su sitio y tristemente suspirando “Por qué…”.

delorean

Delorean en directo fue curioso: sonó como otro grupo. Presentando un sonido más instrumental y menos trabajado revelaron una faceta interesante de su talento. El ritmo limpio casi movió objetos por su cuenta, a base de vibración del bajo, y me impresionó (también puede ser en parte porque estuve en el foso directamente delante de los altavoces). Ritmos para bailar y los últimos rayos de sol al principio del verano: no se pudo pedir más.

bandofskulls

“We are Band of Skulls from Southampton, and we’re going to play some rock and roll” dijo Russell Marsden dejando la última sílaba rodar, casi seductoramente, de su lengua. Nos quedamos plenamente avisados, pero no preparados. Muy de vez en cuando te encuentras delante de un unicornio musical: una banda que suena mejor en directo que en la grabación. Band of Skulls, damas y caballeros, es una de esas criaturas de mito. El trío rebosa el rock ‘n roll y actitud cañera, totalmente reflejada en aquellos riffs escalofriantes. La potencia escandalosa del bajo impactó directamente, unida con el chillido de la guitarra, dio un tono duro, crudo y totalmente embriagador. Los álbumes sugieren de lo que son capaces, pero el escenario destiló y concentró su talento, cediendo una actuación poderosa, agitando los huesos de los edificios como un terremoto.

Se nota que me gustó, ¿no? ¡Pues lo habéis perdido casi todos por el maldito fútbol!

wombs

Nuestro siguiente concierto no pudo ser más diferente. Como parte de la iniciativa de #LiveAccessLesArts patrocinada por Heineken, tuvimos la suerte de ver a The Wombats en una sesión intima acústica. El trío británico nos presentó rendiciones dulces de “Greek Tragedy” y “Give Me a Try”. Al desnudar las canciones de sus elementos pop el tono cambió completamente. La exclamación de “I swear, we could be gigantic” pasó de épica a desesperada y anhelante poniendo al descubierto el corazón de la canción. Esta ventana secreta contrastó fuertemente con su actuación en el cierre. Domaron el escenario, enloqueciendo al público y cerrando el festival con sus hits enormes, de vuelta a su tono habitual de indie rock pop irresistible, tanto para los pies como para las caderas. Sin embargo yo me acordaré de la sinceridad de la sesión acústica.

istropical

Retrocediendo a cuando salieron al escenario Coolway el cuarteto compatriota, Is Tropical, todavía quedaban horas para el cierre del escenario principal. Presentaron un rock electrónico oscuro con un elegante intercambio entre los vocales masculinos de Simon Milner y femeninos de Kirstie Fleck. Una imagen “heroin chic” de los 90 y una electrónica nocturna, salvaje y oscura caracterizo la actuación final del escenario mediano… pero quedó olvidada frente a su actuación en la sala #LiveAccessLesArts…

Su sesión empezó al final de The Wombats en el escenario Heineken y, siguiendo la fina tradición de rock, la banda ya estaba celebrando su éxito (con la ayuda de los mismos Heineken). En persona resultaron ser un grupo muy unido, con los pies firmemente en la tierra y con un buen sentido de humor (además de un leve alivio de oír inglés). Enfrentado con una pregunta sobre su aparente necesidad de gafas de sol a las 2 de la madrugada Dominic Apa reveló una “miopía disléxica”, pero afortunadamente no resulto ser suficientemente debilitante para impedirle desempeñar su papel.

Kristie y Simon entregaron un dueto harmónico de “Dancing Anymore”; Dominic y Gary Barber mientras tanto eran ejemplos estrella de inocencia (o así os dejare pensar si os lo creéis). “I’m sorry for that, but we’re so f*cking drunk” se disculpó Kristie, y a continuación el grupo empezó aceptar sugerencias de covers, dando lugar a que la canción del cierre verdadero de la primera edición del Festival de les Arts fuera “Hero” de Enrique Iglesias.

Y así cerramos un triunfo de Valencia, con “I could be your hero baby” en el aire y una oferta de Jaggermeister de Dominic.

Este fin de semana, por las puertas de la Ciutat de les Arts i les Ciències pasaron 22.000 personas y creo que cada una confirmará que fue una experiencia inolvidable. ¡Larga vida al Festival de les Arts!

 

FOTOGRAFÍAS: Ana Barettino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *