• Lun. Jun 27th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Entre el pop y el rock se coló la electrónica

Poradmin

Jun 5, 2010

Tras la vueltecita por África de la jornada anterior el Territorios 2010 aguardaba en su jornada de viernes un cartel también diverso y conjugando en el mismo bandas y/o artistas tanto nacionales como internacionales.

 

Los ingleses Tindesticks abrieron fuego con un estilo eminentemente folk algo pasado por el pop. El vocalista Stuar A. Staples servía de conducto casi crooner dentro de una orquestación, eso si, elaborada y de cierta complejidad. Sin embargo resultaba fácil distraerse entre el siempre bello y singular enclave en el Monasterio de la Cartuja en una hora de "aterrizaje" y primera ubicación. Por eso quizás el concierto careció de una mayor atención y sin esperar al final fuimos desplazándonos hacia el resto de los escenarios.

 

Sin mucho margen entre unos y otros conciertos en su mayoría solapados temporalmente sí pudimos comprobar como las alabanzas que recibe Maika Makovski no son en vano ni especialmente exageradas. Buena actitud sobre el escenario y una música de innumerables influencias le hacen parecer como rockera cuando se lo propone y capaz de sumirte en otros estados de sensibilidad inimaginables una canción atrás.

 

A favor de paisanaje y con excelentes críticas y enrome expectación se presentaron los sevillanos Pony Bravo. Lo suyo fue dibujar atmósferas simples pero densas, algún tinte psicodélico y hasta me pareció de alguna forma cierta presencia "arábiga" en su música. No parecieron entusiasmar, todo sea dicho. Quizás con "El guarda forestal" llegó uno de los mejores momentos de su actuación y el más entonado.

 

A falta de otras sensaciones en la noche New young pony club nos pusieron a bailar, que no es poco. El rock bailable de los ingleses salpicado de música electrónica nos puso a todos de acuerdo. La banda liderada por Tahita Bulmer se presentó en Sevilla mostrando su lado más cool y dance. Estaban en el momento y lugar adecuado y nosotros también, con ellos. Desgranaron casi todos los temas de "The Optimist", su trabajo recién editado y gustaron, y mucho.

 

Ya que estábamos lanzados y con un poquito de espera llegó el turno de RinoÇerose. Los franceses se hicieron dueños y señores de la noche con su música y su puesta en escena de corte futurista. Una vez más el rock y la elctrónica se daban la mano y una vez más nos ponían a bailar. Esta banda de "psicólogos" nos repasaron su discografía, desde Restrospective a Futurino sin prácticamente fisuras. En concierto juegan con conceptos audiovisuales que incluso parecía dejar pequeño el escenario principal del festival. Todo un espectáculo que harán que, una vez más, me vaya a cas con las piernas cansadas…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.