• Dom. Sep 26th, 2021

Musiqueando

Tu web de música

Dream Theater – Black Clouds & Silver Linings

Poradmin

Jul 4, 2009

 

Dream Theater Black Clouds & Silver Linings

 

El sillón, unos buenos auriculares conectados al equipo de música y una nueva obra de Dream Theater. Esta idílica situación ocurre con una frecuencia aproximada de una vez cada tres años. Así pues, como un niño en el día de reyes, me siento, ojeo el libreto, leo y releo todo. Me recreo en el olor de un disco recién abierto, en la textura de las páginas, en las ilustraciones y por fin, comienza la escucha.

La música me transporta a una cuarta dimensión donde mezclo las melodías y los sonidos con imágenes y recuerdos, momentos compartidos con otras personas, conciertos vividos en diversos lugares. Una película está pasando por mi mente, la banda sonora la pone Dream Theater…..y tengo una gran sonrisa en mi cara, sonrisa de emoción y de ilusión.

Los lectores que compartan esta afición ahora también tendrán una sonrisa en la cara, eso es que me entienden, saben de lo que hablo. Enhorabuena, somos afortunados por vivir y apreciar este bello arte que es la música.

La edición especial de “Black Clouds & Silver Linings” consta de 3 discos, el primer CD es lógicamente el propio álbum, el segundo CD es de versiones, donde podemos encontrar:

“Stargazer” de Rainbow.
“Tenement Funster / Flick Of The Wrist / Lily Of The Valley” de Queen.
“Odyssey” de Dixie Dregs.
“Take Your Fingers From My Hair” de Zebra.
“Larks Tongues In Aspic Pt.2” de King Crimson.
“To Tame A Land” de Iron Maiden.

Decir de este CD de versiones, que lejos de tener un carácter anecdótico, es para escucharlo mil veces. Son interpretaciones de las canciones originales, realizadas con un buen gusto y una técnica sobresaliente. Todo un gustazo.

El tercer CD es el propio álbum pero sin James Labrie, es decir, instrumental. Recomiendo encarecidamente que se escuche con atención, es realmente sorprendente la de matices que se pueden descubrir y que quizás pasan desapercibidos cuando la voz de James está presente.

En cuanto al disco, comienza con “A Nightmare To Remember”, una de las 3 mejores canciones que podremos encontrar.  Completísima, partes agresivas, melódicas, instrumentales y cantadas a partes iguales, 16 minutos de gozada.

Seguimos con “A Rite Of Passage”, el single del disco. Afortunadamente, a pesar de tener un estribillo bastante pegadizo, es una buena canción, han tenido el detalle de hacer una canción de 8 minutos con partes instrumentales, y para comercializar tienen otra versión recortada de 4 minutos. Parece mentira que a estas alturas la discográfica siga creyendo que pueden promocionar a Dream Theater haciendo un videoclip de 4 minutos truncando una canción de 8. La gente que sigue a Dream Theater quiere ver y escuchar los solos de John Petrucci y las virguerías de Jordan Rudess. Quien vea el videoclip y no escuche la versión completa, que sepa que se pierde lo mejor.

Es momento para la balada “Wither”. No tiene mucho que contar, está bien, pero tiene una presencia discreta en el disco.

“The Shattered Fortress” es el esperado final de la saga que inició Mike Portnoy en el álbum “Six Degrees Of Inner Turbulence” con la canción “The Glass Prison”. Esta quinta y última parte no tiene nada que ver con las dos antecesoras, “The Root Of All Evil” y “Repentance”, es más en la línea de “This Dying Soul” y la ya mencionada “The Glass Prison”.

 

Dream Theater Black Clouds & Silver Linings

 

Las dos últimas canciones duran 13 y 19 minutos. Eso suma 32 minutos, y eso quiere decir media hora de éxtasis musical, media hora de respuesta a la pregunta de ¿por qué Dream Thetaer son una de las mejores bandas del mundo? Si el disco estuviese compuesto solo por estas dos canciones merecería la pena comprarlo. Cuando me dispongo a escucharlo, primero pongo estas dos, y luego empiezo desde el principio.

Hablemos pues de “The Best Of Times”, madre del amor hermoso, tras un pequeño preludio de piano y guitarra acústica, John Petrucci baja del olimpo de los dioses y nos regala una guitarra y un inicio de canción que hace presagiar algo grande. Sin entrar en muchos detalles, solo decir que es una canción absolutamente maravillosa, que a los amantes de la época antigua de la banda se les caerán lágrimas de alegría al escucharla. Ojo a los 2 minutos y medio finales, en ellos aparece nuevamente Petrucci y dice, hola, aquí estoy yo, un ser superior que es capaz de aflorar la emoción más profunda con los sonidos que saco de mi guitarra.

Y si no estamos lo suficientemente exhaustos tras esta canción, comienza “The Count Of Tuscani”. Y es ahora cuando me quedo absolutamente sin palabras, ahora mismo, mientras escribo, la estoy escuchando, y de lo único que tengo ganas es de tumbarme y darle sentido a los próximos 19 minutos de mi vida, aprovechándolos en intentar absorber esta obra maestra hecha canción. Aun recuerdo la primera vez que la escuché, durante los primeros 4 minutos quedé completamente paralizado, luego la canción se normaliza, no se puede mantener esa carga emotiva todo el tiempo, no hay cuerpo que lo aguante. En la parte central la música se para, una guitarra con efectos armónicos relajantes hace presagiar que la cosa subirá de un momento a otro.

    Could this be the end?
    Is this the way I die?
    Sitting here alone
    No one by my side

Si algún día canto esa estrofa en un concierto significará el preludio de mi felicidad total y absoluta, estamos ante uno de los finales de canción más emotivos, apasionados e impactante que jamás he escuchado. Ahora tengo un objetivo en la vida, vivir “The Count Of Tuscani” en directo.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *