Carlos Saddness pone a bailar al Wizink Centre en el Madriz Summer Fest

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Domingo, 13 Septiembre 2020 23:21
Visto: 161

El exótico artista presenta en el Wizink Centre de Madrid su nuevo álbum 'Tropical Jesus ́, que vio la luz el 19 de junio de este año. Su mezcla indie-pop y su cuidada y premeditada estética de colores pastel y sabor a Hawaii viene conquistando a su público.


Respetando los/as asistentes las correspondientes medidas de seguridad, se notaba la energía previa al inicio de algo bonito y emocionante. El antiguo Palacio de los Deportes se arrancaba enseguida con las primeras notas de Ciclo Lunar, dándole una calurosa bienvenida al simpático Sadness. El artista no se empezó a soltar hasta su Todo Estaba Bien, donde comenzó con sus bromas asegurando que esta noche venía a repartir mucho flow.
Isla Morenita, una de las canciones mejor acogidas de su nuevo disco (y muy recurrente en los stories de miles de perfiles en Instagram) nos trasladó al verano que ya dejamos atrás, cargado de sal, olas, palmeras y paz.


''Hay un nuevo integrante en la banda (refiriéndose a un guitarrista). Vamos a demostrarle que sois los mejores fans ́ ́, decía el artista antes de arrancarse con Ahorita; canción dedicada a su palabra latinoamericana favorita.


Se bajaron las revoluciones con un breve momento acústico en Semitransparente, en donde la voz emocionada de Carlos Sadnnes encendió los corazones que vibraban al unísono en el Wizink.


Nuevamente el artista nos habló de su disco: 'está cuidado su diseño, es una mezcla de magia, superstición, fe ́. Carlos se arrancó a hablar bastante a partir de este momento, casi alcanzando la mitad de la velada. Desde anécdotas con la lectura de manos, hasta los
atardeceres con su padre que le inspiraron para componer Dinosaurs. Incluso promocionó el Instagram de sus dos gatos. La espontaneidad del de Barcelona hace especial estos encuentros en los que sus canciones se van hilando de forma inteligente y algo cómica con sus aportaciones.
Al grito de ¡vuelve el perreo! sonaban los acordes de algunas de sus famosas canciones como Amor Papaya y Física Moderna.


Llegó el momento de recordar y valorar. Carlos Saddness ya había debutado el año pasado en el Wizink, y agradecido siempre a su público, confesó entre risas que se quedó con ganas de saltar al público como había hecho su bajista (con leñazo incluido).


Ya llegando al final, el Wizink se llenó de 'luciérnagas ́. Las linternas del móvil se encendían en Días Impares. Como despedida original, el cantante se marcó un rap improvisado jugando con elementos que iba viendo y con personas del público. Regaló a uno de los asistentes la set-list escrita en una bandeja de cartón, lanzándola por los aires. Aloha, Te Quiero un Poco y su aclamada Qué Electricidad.


Desde luego el huracán Sadness no dejó de sorprendernos con sus ocurrencias, creatividad, buen rollo y entusiasmo en sus toques de locura. Momentos íntimos y momentos de saltos en nuestros asientos. Pero los brazos alzados en la mayor parte del encuentro. Esa alegría es Carlos Sadness.

EasyCookieInfo

INSTAGRAM