Antílopez Soko Puerto de Santa Maria

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Domingo, 26 Julio 2020 20:00
Visto: 454

Se presentaba una noche fresquita de verano en El Puerto de Santa Maria, llegamos a Soko, donde nos trataron de lujo a la llegada, acomodándonos en una situación privilegiada para disfrutar de la noche que se venía encima. Partimos de que describir a Antílopez es como una misión imposible y es que este dúo de isla Cristina se ha forjado a base del boca boca ya que sus espectáculos son para verlo, es algo más allá de lo que puede resumirse en un disco de música, es más que canción de autor, es más que un monólogo, es más que risas, engloba un conjunto de buen humor con exquisita interpretación, buenas canciones, letras rebuscadas y cuidadas y armonías bellas, así que es indescriptible y que hay que verlos en persona y en directo, como resumen.

Miguel y Félix, Félix y Miguel en estado puro, Antílopez en toda su esencia, ambos cuerpo a cuerpo en el escenario de Soko, ante más de 600 espectadores, estos dos saben lo que es crear magia y por supuesto que hoy, hoy no va a ser menos.

Se presentan puntuales a las 22:30 de la noche y hablan de que para la noche de hoy traen un surtidito de toda su carrera musical, vamos a realizar un viaje musical respetando las raíces, pero que vamos a recorrer todo el mundo a través de sus músicas, empiezan a entonar lo que parece un canto gregoriano, son una pasada, es que todo lo que se propongan, lo bordan, lo empiezan para acabarlo con “Ahora vas y lo cantas”, tienen un momento muy gracioso ya que están ellos dos en el escenario solamente y las máquinas de humo les echan bastante a lo cual Migue se queja diciendo que con un poquito ya está buena la cosa.

Van calentando motores con “Nadie pone fin” una canción más pop, pero van a dar un giro de guion y viajamos hasta Jamaica, donde nace el reggae con “Musa en paro” canción que dedican a las féminas allí presentes, una canción que es un anuncio en un periódico.

Tras finalizar, Félix se pone poético hablando del amor, de la vida, un preludio para dar inicio a “Polinesia y Patagonia”, canta con una delicadeza suprema, exquisito, puro gusto cantando y es que cuando se ponen serios, saben como hacerlo y saben como interpretar cada canción con lo que necesita, ni mas ni menos. Esto es Antílopez show, canción libre, de autor, como el chef del mar dice Migue, dice que va a interpretar la más jodida de la noche y se la quitan del medio, y a seguir y es que con esta canción se abren en canal con su opinión de la música y de la industria musical y los clichés sobre la vida de los músicos, sobretodo los músicos que no son primeras marcas... los músicos que son terceras marcas, cuartas, parece que lo no gozan de ese reconocimiento social, hace un pequeño monólogo sobre ello con mucho arte y muchos golpes para presentar “Ser Músico”.

Comienzan ya a hacer de las suyas, Félix se pone chaleco, va tomando actitud flamenca, hace referencia a la humedad y a que está chorreando, hacen un brindis con el público, están muy flamencos ellos y es que van a cantar “Metralla, medida y viaje” y ya que andamos flamenqueando pues vamos aún género casi hermano como es la copla española, un género que está a la baja y que se está dejando de hacer, se pone Migue sombrero y delantal de lunares, abanico en mano, todo listo para hacer este “Hijos de España” (con parodia monárquica a mitad de canción).

Y dicen que van a hacer un Fado portugués rapidinho, está canción va para esos garitos y los dueños de esos bares que le dan oportunidad a grupos como ellos para poder salir a flote y que sufren los cobros de “La cobradora del track”.

Felix se queja de nuevo de la calor y recuerda la calor del lejano oeste, ha sabido engarzarlo de manera astuta, otro estilo de música, otro viaje, otro continente, un country, jondo, que lleva un poco de flamenco, ellos son de isla Cristina, en vez de rancho del oeste en campo de la sierra de Huelva para interpretar “Country Jondo”

Felix va anunciando el final a lo que parece mentira que ya se vaya acabando esto, una canción con aires de funky, “Game Cover (Odiópatas)”, tras un amago de irse, se quedan, con todo el cariño, se nota que ellos también están muy a gusto, y es que para “Suerte” la nuestra de disfrutar de estos dos personajes. Por fin después de ver unos cuantos conciertos de ellos, escucho en directo “Costurero de la reina” me hizo especial ilusión, se ve el inminente final, “Prefiero” casi como broche aunque nosotros preferimos que sigan lo menos dos horas más, se despiden ante los gritos de los presentes de “¡Jose somos todos, Jose somos todos!” Y es que esa canción se ha convertido casi en uno de sus himnos y con ella se despidieron definitivamente, con su “Vuélcalo to ya” en lo que fue otra noche memorable de estos Globetrotters de la canción de autor y lo que no es la canción de autor, es simplemente Antílopez Show.

INSTAGRAM