¡Viva Viva Suecia!

Escrito por Gema Ruiz
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Lunes, 08 Abril 2019 11:28
Visto: 357

El pasado viernes Viva Suecia regresó a Sevilla para ofrecernos uno de sus últimos conciertos antes de que lancen un nuevo trabajo, así que la emotividad estaba asegurada.

La sala tardó poco en abarrotarse y se creó un clima buenrollero que dominó toda la noche. El escenario lo presidía una serie de focos dispuestos sobre unas barras luminosas. Antes de que comenzara su actuación, esos focos amarillos empezaron a parpadear, como alertando de un peligro y… ¡Qué menos! El grupo tomó el escenario y el público vibró desde la primera nota. La banda, formada por guitarras, batería y bajo, llegó llena de energía. Ya en la segunda canción, “Nadie te devolverá el favor”, el público estaba totalmente imbuido en el espectáculo y colaboró en la canción con “¡Oh’s!” espontáneos.


Más de una quincena de canciones llenaron la Sala Custom y en ningún momento decayó el ánimo. Grandes temas como “¿Nos ponemos con esto?”, “Novena vez”, “Piedad” o “Aprendemos a nadar” entusiasmaron al público. Pero si hubo un momento en el que nos sonreímos al rememorarlo es la canción de “Hemos ganado tiempo”. Los asistentes estaban más que comprometidos con este tema y lo cantaban a pleno entusiasmo, pero cuando el grupo le cedió el turno al público, parte de él se equivocó con la letra y se produjo una confusión general que acabó en risas y estupefacción. Viva Suecia paró un momento el concierto y le concedió una nueva oportunidad. Ensayaron y, finalmente, logró alcanzarse el momento de éxtasis que antes se escapó de los dedos. De inmediato, se recuperó el ritmo y continuaron con su show.


Otro de los grandes momentos de la noche vino de la mano de “Bien por ti”. Desde luego, una de las interpretaciones más esperadas de la noche. Esa canción conectó con el público y le habló de cerca, como una vieja amiga que te recuerda a veces quién eres o quién fuiste. Al final del tema salió disparado confeti de unos cañones y toda la sala se cubrió de una especie de manta estrellada blanca. Se despidieron poco después, pero no. Es imposible decirle “adiós” a Viva Suecia.

FOTOGRAFÍAS: JOSÉ LUIS GONZALÉZ

INSTAGRAM