El Sierra Sur, un gran festival en frasco pequeño

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Lunes, 10 Octubre 2016 08:56
Visto: 3345

Tiene que haber nacido para quedarse con nosotros muchos años más, así lo expresaron cada uno de los artistas que subieron al escenario el pasado sábado. Pequeñito, acogedor, cercano, hecho con mimo y esfuerzo por sus organizadores, así vino al mundo la niña bonita de los festivales indies.

 

En el corazón de la Sierra de Cádiz, en un entorno privilegiado, en un lugar maravilloso y especial, se dio cita un público heterogéneo: familias enteras para disfrutar de la exitosa primera edición del Ecofestival Sierra Sur en Zahara de la Sierra. Un festival ecológico en el que triunfó la música y el civismo, respetando una suerte de entorno verde. Con una temperatura perfecta, propia del veranillo de San Miguel, y con las estrellas por testigo, los asistentes vivieron una tarde noche mágica y entre amigos. La complicidad entre artistas, público y el propio lugar, La Playita, como se denomina a este hermoso paraje, se palpó en cada acorde. Una acústica reseñable que ya quisieran otros festivales y un cartel de excepción.

 

Los cañaíllas Hermanos Dalton abrían el cartel puntuales con Y sin moverte del sillón. “Buenas tardes, el tema ecológico es tan bonito…el vino, el queso…”, bromeaban. No iban desencaminados, ya que la organización del festival reservó un espacio para disfrutar de algunos productos locales y de artesanía de la zona, actuaciones paralelas y cuentacuentos para los más pequeños. Si bien es cierto que las dos food trucks colocadas en el recinto fueron a todas luces insuficientes para saciar el apetito del personal, quien tuvo que esperar pacientemente su turno.

ZaharaEcohermanosdalton

 

Canciones de ayer como Los latidos de siempre o 1.000 kilómetros encendieron los ánimos festivaleros. De su último álbum Revolución pudimos disfrutar de grandes temascomo Tú y yo, Diamantes sin tallar o Se acabó la fiesta, que tal y como ellos mismos explicaron está basada en un poema de Federico García Lorca. Cerraron su actuación con una versión de excepción del tema tradicional irlandés Whiskey in the jar.

 

Javier Ruibal siguió al trío gaditano en las tablas. Los octosílabos de Tu piloto cariñoso calentaron los motores de un vuelo alto y exitoso. Canalla, flamenco, poeta, cubano, mestizo, así es el de El Puerto. De aquí, muy nuestro, y de allí, del mundo. Tras Sueño que te sueño, regaló la primera gran perla de la noche, un mano a mano con su amigo Jorge Drexler. Ambos interpretaron La playa de la Mulata, inspirada precisamente en una playa de Montevideo, de donde es oriundo el uruguayo.

 ZaharaEcoruibaldrexler

 

Acompañado de Javi Ruibal a la percusión y José Recacha a la guitarra fue deleitando a sus incondicionales con temas como La rosa azul de Alejandría, Quédate conmigo, Lo que me dice tu boca… Y así fue emborrachando con una ambrosía musical que vivió uno de los momentos más álgidos cuando interpretó Los mares del Surf, canción protesta en defensa de la playa tarifeña de Valdevaqueros. Con Cine Macario robó el corazón de los nostálgicos y remató con la siempre preciosa Isla Mujeres.

 

Tras el breve descanso entre actuación y actuación llegó el turno de Jorge Drexler, otro enamorado del Sur, que agradeció su presencia “bajo el cielo gaditano”. En esta tierra no podía empezar de otra manera que no fuera con Cái creo que caí, que compuso para el pregón de los Carnavales de 2013. “Enhorabuena a los ideólogos de este festival, qué buena idea”, exhalaba sincero. Sus letras erizaron el vello de los presentes con poesía pura y melodías dulces. No faltó la Milonga del moro judío, Polvo de estrellas y Al otro lado del río ‘a capella’. Sorprendió con El fin y el medio, tema inédito compuesto con su hijo mayor, sobre la guerra de Siria y devolvió a su “amigo y maestro” la oportunidad de volver al escenario para improvisar a su antojo. Como broche final, Drexler se dejó Sea y Todo se transforma.

 

Tras el uruguayo, llegó el turno de Elefantes, o lo que es lo mismo, Shuarma, Jordi, Julio y Hugo, quienes hicieron vibrar al público con gran parte del disco Nueve canciones de amor y una de esperanza. Especialmente destacables el tema Duele, que cantan en el disco junto a Enrique Bunbury, y la versión de Te quiero de José Luis Perales. Por supuesto, no faltaron las clásicas Azul y Piedad.

 ZaharaEcoshuarma

 

Al grito de “Vamonos” comenzó Miguel Campello su repertorio al filo de la una y cuarto de la madrugada. Fuerza, ritmo y hasta piruetas en el aire sirvieron para llevar en volandas el tramo final del festival. Acompañado de su banda, unas baquetas y una botella de buen vino de la Sierra salió el madrileño a dejarse la piel. Irreverente y sin protocolos. Con rumba, bulerías y buen rock. Me voy contigo, Los rockipankis, De los malos, Mamá Dolores cerraron un telón que nos dejó excelentes sensaciones. ¡Vuelvan pronto, por favor!

 

ZaharaEcocampellopg 

 

FOTOGRAFÍAS: Ignacio Palomo Duarte

EasyCookieInfo

INSTAGRAM