Florence + The Machine retornó a Barcelona. Llenazo!!

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Martes, 19 Abril 2016 12:26
Visto: 1459

Después de la ansiada espera llegó el día, Florence + The Machine retornó a Barcelona tras 10 años desde su última visita a la ciudad condal, en la que pasó como un grupo desconocido, llegando a tocar a las 4 de la mañana en la sala Razzmatazz, como muchas bandas emergentes que quiere darse a conocer. Tras este periodo de tiempo la banda londinense volvió mucho más consolidada, con tres discos bajo el brazo y con un espectáculo capaz de llenar el Palau Sant Jordi.

Los fans tuvieron que aguantar horas de cola bajo un sol de Barcelona más propio del verano, pero nada les iba a impedir presenciar ese esperado concierto de la gira How Blue Tour 2016.

Al entrar lo primero que se pudo apreciar fue un fondo plateado con formas onduladas que recordaban al movimiento del agua del mar. Tras una breve actuación de los teloneros, tuvimos que esperar una media hora hasta que Florence Welch decidió deleitarnos con su inconfundible y característica presencia, llevando un vestido semitransparente (que a lo largo del espectáculo dio mucho juego con las luces) y con sus famosos pies descalzos. Se presentaba un escenario con numerosos instrumentos como baterías, guitarras, teclados, un bajo, un arpa, cinco micrófonos preparados para las voces secundarias y el de la voz principal, una pista de lo que se avecinaba.

Rompieron la agonía del público con What The Water Gave Me, y seguidamente tocaron Ship to Reck, uno de los estandartes de su nuevo disco How Big, How Blue, How Beautiful (2015), hecho que provocó un desenfreno en el público, que empezó a bailar y no paró hasta después de las dos horas que duró el concierto. Entonces Florence empezó a correr y bailar mientras interpretaba Rabbit Heart repartiendo amor infinito a sus fans por cada esquina del escenario, que a pesar de su magnitud, a ella se le quedaba claramente pequeño. A partir de ese momento, la artista británica se dirigió al público para agradecerles su asistencia al concierto y para contarles la historia de su primera vez en Barcelona, gesto que provocó una conexión y una cercanía absoluta entre ambos. Además una chica le ofreció una diadema de flores (look muy habitual en pasados conciertos) que no dudó en aceptar y acomodarse en la cabeza.

fm2

Seguidamente tocaron Shake It Out, canción muy aclamada de su anterior álbum Ceremonials (2011) y que nos puso a todos los pelos de punta haciendo gala de su potente voz, a la que se sumaron las de las miles de personas que asistieron al concierto y las cuales no pudieron parar, ya que siguieron con Delilah y su pegadizo a la vez que liberador estribillo I’m gonna be free, I’m gonna be fine. Todo este despliegue de amor y pasión demostrado les fue devuelto en forma de una niña que subió al escenario con una pancarta y que pidió matrimonio a una de las componentes del grupo (voz secundaria), la cual con una mezcla de sorpresa y ternura aceptó sin dudar, entonces presenciamos uno de los momentos más emotivos del concierto cuando la niña se fundió en un abrazo con Florence.

fm3

A pesar de contar con numerosos miembros en la banda, las luces y el ambiente hacían inevitable dejar de mirar a Florence Welch, que en temas como Spectrum o Queen Of Peace se semejaba al epicentro de un terremoto, y en temas como You Got The Love (presentado con la frase: because the world is love) penetró en nuestros oídos y corazones como un rayo de esperanza, convirtiendo el concierto en una montaña rusa de emociones. Poco a poco se fue acercando el final del concierto, no sin antes escuchar un sonido de arpa en solitario que no hacía más que presentar uno de sus primeros temas compuestos y más famosos, Dog Days Are Over, con el que la gente se volvió loca. Después de hacerse de rogar, volvieron a arrancar con un bis impresionante compuesto por la potente What Kind Of Man y Drumming Song para poner el broche final a una noche de música de mucha calidad, pero también espectáculo, porque si hay alguien que sabe cómo encandilar al público y metérselos en el bolsillo, esa es Florence. Podemos decir sin ninguna duda que “la máquina” nunca ha funcionado mejor y que Florence siempre será su motor incombustible que los guiará hasta el olimpo de los inolvidables.

Fotos: Celia Salvador

EasyCookieInfo

INSTAGRAM