Tengo que confesar que a veces…

Escrito por María Patrignani
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Lunes, 10 Agosto 2015 22:26
Visto: 1923

Hasta la bandera, así recibía el jueves el patio del Monasterio de la Cartuja a Julieta Venegas. Y es que la mejicana tiene mucho tirón, no había más que ver el sold out que colgó el Nocturama Agosto. Con un simple “Hola Sevilla” subió al escenario para hablarnos de esa falta de imaginación tan Original que tiene y pasar a esas melodías que nos dicen tanto en Bien o mal. Nos sorprendió con Te vi y su versatilidad sobre el escenario para dejar su guitarra a un lado, sentarse ante el piano y confesarnos sus Amores platónicos.

Con Limón y sal llegó el momento en el que el público hizo los coros durante toda la canción, para acto seguido poder guardar fuerzas escuchando su nuevo tema Buenas noches desolación. Tras la novedad llegó el turno de Canciones de amor y nos cantó sin dúo esa magnífica Ilusión que estamos acostumbrados a escuchar con Marisa Montes.

juli2

Descubrimos cosas que a simple vista no se ven porque Algo está cambiando, no así el calorcito sevillano, como bien apuntó Julieta. Nos introdujo Los momentos confesándonos que se inspiró en un poema de Borges para escribirla y que la entonaba esa noche porque una pequeña fan de tres años se la había cantado por redes sociales y se encontraba entre las primeras filas del público.

En Ya conocerán vimos que la vida es algo natural y que debemos cometer nuestros propios errores que nos permitan llegar a nuestras propias conclusiones y poder crear nuestro Porvenir, otro de los nuevos temas que presentó sola al piano. Uno de los momentos más emotivos vino con el coreo de Lento, a capella, antes de que la banda al completo subiera de nuevo al escenario y ayudase a Julieta a finalizarla por todo lo alto.

No tropezó ni una vez en Algún día y hablamos con cuidado de Ese camino en el que nos paramos a brindar por una gran Despedida, aunque aún quedaban canciones en el tintero. Buscamos Una respuesta porque no queríamos que se nos quedase nada Debajo de mi lengua y tuvimos nuestro momento hip-hopero con Eres para mí. Aunque ya nos había adelantado un par de temas nuevos, quiso complacer a su banda y tocar su homenaje a la adolescencia que se llama Esperaba.

juli3

Comenzaban las despedidas, como no podía ser de otra forma, con Me voy y El presente, para hacernos bailar y cantar en los bises con su gran versión de Sin documentos y contarnos tanto en Andar conmigo en la que cantamos claramente que sí queríamos que aquello continuase, pero claro, había que terminar en algún momento, y lo hizo prometiendo que nos veríamos de nuevo. Ojalá sea pronto.

 

Fotografías: José Daniel Martínez Lomas

INSTAGRAM