Kiss – Destroyer (Resurected)

Escrito por Alejandro Luque Barrés
Categoría: Grandes clásicos para la historia Creado: Jueves, 20 Septiembre 2012 19:23
Visto: 2762
En 1976 Kiss publicaron su cuarto álbum, Destroyer. Ahora, casi cuarenta años después, y mientras esperamos la publicación de su próximo disco, Monster, podemos recordar aquel trabajo que incluía temas que terminarían siendo clásicos de la banda, como Detroit Rock City o Great expectations.
 
 
 
El disco fue grabado y producido por Bob Ezrin (el cual ha llevado a cabo, a partir de las cintas originales, un “lavado de cara” a los temas del álbum para esta reedición), quien ha trabajado también con artistas de la talla de Alice Cooper, Kansas, Pink Floyd o los españoles Héroes del Silencio (Avalancha). Ezrin dio gran importancia no sólo al disco, sino que trabajó para que el grupo mejorara su calidad como músicos y su disciplina (esto último como veremos más adelante no siempre con éxito).

Image

La grabación del disco se produjo en una época turbulenta para la banda; según parece aquí surgieron los primeros problemas con Peter Criss y Ace Frehley, el cual, debido a sus ausencias, fue sustituido por Dick Wagner en algunos temas (aunque éste último no aparezca en los créditos del álbum).

Image

Pero Bob Ezrin no se limitó a enseñar música e intentar imponer disciplina al grupo. Tampoco se limitó a grabar los temas: Ezrin fue esencial en la manera de tocar de la banda y en su sonido, en los arreglos de los temas y en la inclusión de sonidos nuevos como los coros a cargo de David y Josh Ezrin y del Brooklyn Boys Chorus, los cuales suenan espectaculares en Great expectations, donde también podemos oír a la New York Philharmonic-Symphony Orchestra.

Image

En cuanto a la reedición, lo primero que llama la atención es que la portada que encontramos es la en su día debió ser y no fue, ya que la compañía discográfica la rechazó al considerar que la ciudad en llamas que se veía al fondo era algo demasiado agresivo. En la última página del libreto tenemos la versión que finalmente fue publicada. También incluye (como ya he dicho), además de la remezcla de los nueve temas originales, un décimo corte: Sweet pain con el solo de guitarra original.

Image

El libreto incluye 20 páginas con fotografías de la época y comentarios de Bob Ezrin sobre el disco, la reedición, etc. El aspecto del cd está también muy cuidado, ya que asemeja un vinilo hasta el punto de incluir los surcos propios de dicho formato. Y poco más hay que decir de esta reedición, la cual me ha sorprendido muy gratamente por lo bien cuidada que está. Es una adquisición bastante recomendable tanto para gente que quiera conocer a una de las bandas de rock más importantes de todos los tiempos como para fans acérrimos que quieran renovar su colección y tener un pequeño aperitivo que llevarse a la boca mientras esperamos la salida de Monster.

My Great Web page