Críticas de discos

Samael - Lux Mundi

Escrito por Antonio Barrera
Categoría: Discos internacionales Creado: Domingo, 08 Mayo 2011 14:45
Visto: 1761

Image

 Suiza es un país pequeño y no nos ha dado demasiadas bandas Metal, pero sí es cierto que algunas de las que han salido de allí han obtenido bastante notoriedad y conseguido reconocimiento por su calidad y/o innovación musical. Llámense Coroner, Celtic Frost (o Hellhammer), Gotthard, Alastis o estos Samael de los que nos encargamos hoy.


 

En cuanto a Samael diré que comencé a oírlos en la época del “Passage”, así que la retrospectiva de sus discos anteriores la hice desde el espíritu ecléctico que parece empapar la evolución de la banda. Vamos, que lo que quiero decir es que no soy un purista de sus años Black.

 

Me consta que hay mucha gente que no acepta el cambio musical de Samael posterior al “Ceremony Of The Opposites”. Me refiero a fans de sus primeros trabajos “Worship Him” y “Blood Ritual” y hasta el mencionado “Ceremony…”, donde lo que ofrecían era eminentemente Black Metal (bastante accesible, por otra parte). Me consta este hecho porque cada vez que he tenido la oportunidad de ver a la banda en directo me he encontrado a bastante gente pidiendo temas antiguos, renegando de los más recientes al “Rebellion EP” o esperando tan sólo que sonara “Baphomet’s Throne” (al menos esta sí es fija en sus conciertos).

Pues bien, he de decir que me encanta el “Ceremony…” pero también lo flipo con “Passage”. Creo que se arriesgaron y supieron adentrarse en un territorio poco explorado y donde ellos han sabido manejarse muy bien. Obviamente ya no podemos hablar de una banda de Black, pero no creo que a Vorph, Xy y compañía les quite el sueño esto. Se reinventaron por completo para crear un sonido más propio y genuino. Luego es cuestión de cada cuál el que le guste o no el cambio y el nuevo estilo.

Creo que tienen bastante público al que le gusta su sonido actual, pero también es cierto que el hecho de que hayan experimentado y exprimido este Electronic-Metal les ha dado resultados mejores unas veces y peores otras. Seguramente “Passage” fue el que dio con el equilibrio justo entre el Metal más tradicional y la innovación del sonido electrónico. A partir de ahí y en una evolución constante, el Metal fue cediendo terreno frente al Industrial.

Con temas unos más afortunados y otros menos, sí es cierto que en “Reign Of Light” y “Solar Soul” encontramos cortes bastante carentes de fuerza; algo que, al menos, no debería haber perdido Samael por mucho que haya abandonado su etapa extrema. Ya digo que el asunto del cambio de estilo va con las preferencias de cada oyente, pero también diré que el someter completamente las guitarras y la batería bajo la producción de los sintetizadores y teclados me parece excesivo en una banda que no deja de ser Metal.

En fin, puede que los hermanos Locher (Vorphalack y Xytras al principio y más tarde Vorph y Xy) también pensaron algo de esto cuando decidieron reeditar en un único álbum una recopilación de sus primeras demos. “Medieval Prophecy” contenía las canciones de sus inicios, resultando una especie de purga de su evolución para con sus orígenes. Máxime cuando este salió al mercado poco después que su disco “Above”, un trabajo que resultó mucho más crudo y que parecía intentar rescatar el espíritu y la fuerza de los originales y primigenios Samael. Sin romper totalmente con sus últimas tendencias, pero fueron temas más directos y desgarrados. También metieron una batería más genuina (menos sintetizada), pero fue una lástima la producción que tuvo el disco y que dejó que desear, sobre todo en el aspecto vocal.

Pues bien, todo este rollo que acabo de soltar era tan sólo para poner en antecedentes sobre el último y recién salido trabajo de estos suizos: “Lux Mundi”. Un disco que parece buscar el equilibrio de aquel “Passage” y que podría considerarse como su continuación natural, más que “Eternal”.

En “Lux Mundi” encontramos guitarras que desgranan melodías entrecortadas y muy marciales de nuevo, pero en esta ocasión adquieren mayor protagonismo frente a teclados y samplers que en álbumes anteriores. La sección electrónica mantiene mucha presencia y continúa logrando crear la profunda atmósfera oscura y envolvente que caracteriza a los trabajos de Samael, pero saben mantenerla en un lugar más discreto para ensalzar los instrumentos tradicionales.

Así podemos oír a Makro con unas guitarras pesadas y acompasadas, muy escoltadas por los teclados, pero con mayor carga dentro de la música. Los riffs se hacen muy pegadizos y los frecuentes cambios de ritmo denotan un sutil trabajo compositivo. Todo ello sabiendo que Samael no es una banda de punteos ni largos solos, así que no encontraremos eso en “Lux Mundi”.

De todas formas, como decimos, los teclados (también programados por Xy) siguen siendo una de las bazas jugadas por Samael para crear el sonido que busca el grupo. Siguen gozando de mucho peso específico dentro de la música y llegan a hacerse por momentos con el control del ritmo en canciones como “Of War” o “Antigod” y tramos de “The Shadows Of The Sword”, por ejemplo.

Por el contrario, quedan en un plano mucho más secundario frente a los instrumentos en temas como “Luxferre”, “Let My People Be!” o “Pagan Trance”.

Así, en gran parte del álbum, intentan combinar y mantener esa justa dosificación Metal – Electrónica que tan buen resultado les dio con canciones como “Rain”, “Jupiterian Vibe” o “Shining Kingdom”.

No sé si la batería la hace sólo Xy o si echa mano de una caja de ritmos (que me imagino que sí). De todos modos, el resultado son unos ritmos muy marcados (como de costumbre), con mucha fuerza y que arrastran al resto de la formación hacia un entorno oscuro donde parecen encontrarse muy cómodos.

El trabajo de Mas (antes Masmiseim) se trata fundamentalmente de secundar a Xy con el bajo y dar aún más gravedad al sonido de la banda, pero los teclados lo llevan a un plano más discreto en muchas ocasiones.

Y luego Vorph, que mantiene su particular estilo vocal grave, ralentizado y muy áspero. Si bien parece echar mano de algún tratamiento en temas como “Antigod”, “The Shadow Of The Sword” o “Soul Invictus”, asemejándose más a lo oído en “Eternal” o incluso después.

Que los cortes se aproximen bastante entre sí en cuanto a sonido y estructura hacen de este un álbum muy homogéneo. Y creo que Samael se ha caracterizado por hacer precisamente unos trabajos muy compactos y compensados en cuanto a la selección de temas de cada tracklist. Se nota la labor que hay detrás de la mayoría de sus discos, para mantener un nivel más o menos constante a lo largo de la escucha de todo el Lp.

Aquí continúa ocurriendo eso mismo, si bien encontramos detalles que hacen más interesantes algunos temas: riffs o una ambientación más atractiva como en “For A Thousand Years”, algunas melodías sugerentes como en “In Gold We Trust” o la batería de “In The Deep”. “Luxferre” y “Let My People Be!” se me antojan cortes muy sugestivos, destacando también el enorme final de “The Truth Is Marching On”, para cerrar el Lp.

También llegamos a encontrar una medio balada como es “Mother Night”. Y en “Soul Invictus”, la canción más floja para mi gusto.

Finalmente comentar que la producción parece haber corrido de la mano del británico Russ Russell (Napalm Death, Dimmu Borgir, Amorphis y un largo etcétera). No podíamos dejar de nombrarlo por el buen trabajo realizado junto a la banda para dar origen a este “Lux Mundi”; sin duda un álbum que retoma a Samael para la actualidad del Metal de vanguardia.

INSTAGRAM