• Dom. Ago 1st, 2021

Musiqueando

Tu web de música

CASA DEL BLUES

Poradmin

Feb 16, 2014
Image

Asistí a una “clase” práctica dentro de los talleres que imparten, porque organizan talleres dentro de su programa de promoción y divulgación del Blues, con cursos de formación musical orientados al blues para más de cincuenta alumnos e impartidos por prestigiosos músicos sevillanos; Lolo Ortega, Kid Carlos Moreno, Chiqui Mingo y Pepe Delgado a la guitarra, armónica con Manuel Soto, batería con Stefano di Rubbo, saxofón y flauta con Vicente Domínguez, voz con Txako Jones y bajo con Chechu Sierra.

 

Clases que  van acompañadas de una serie de actuaciones de este género musical en directo, “jam sessions”, donde así los músicos puedan dar rienda suelta a su aprendizaje y sobre todo, disfrutar del mismo. Así se apoya en cierto modo también, a los locales que apuestan por ofrecer blues en directo, que tan importantes son para contribuir a hacer más pasional esta música, y tantas otras. En el caso excepcional del teatro del Centro Cívico “La Ranilla” donde imparten dichos talleres, comencé a dejarme enamorar por aquellos sonidos sureños en una clase práctica; después le siguieron las fascinantes “jam sessions” en aquellas tardes del “Ruta 66” y “El Cañaveral”, donde Antonio Bello me dedicó un blues y me descubrió la figura de Stevie Ray Vaughan, un bluesman que nos dejó demasiado pronto y quizás, sin merecerlo.

 

Esa tarde quedé con Lola Neyra, la relaciones públicas de la casa del Blues, una simpática y apasionada bluesera quien me abrió las puertas de la casa, del blues, y de ella misma, y quien me habló de la voz bluesera de mujer por antonomasia, Koko Taylor. Desde entonces me persigue su maravilloso “I Got What It Takes”, cosido a mi alma. Y es verdad, no se puede cantar mejor que Koko, quien como yo, adoraba el chocolate. Y yo no lo sabía.

 

Allí me presentó a la familia del blues sevillano, como ella les llamaba a la directiva de la casa del Blues, donde cada uno tiene una parcela de responsabilidad y a su vez, todos están para todo, por el bien de sus socios, como una familia, la familia del blues sevillano. Su presidente, Cristóbal Moreno, me hablaba de la importancia que tenía el blues, y la similitud que tenía con nuestra manera de vivir la música; nuestras raíces flamencas, nuestra complicidad con lo que sentimos y transmitimos, y ese blues poco comercial que está lejos de Eric Clapton y B.B. King, sin desmerecerles en absoluto. Me habló de Muddy Waters y de un desconocido bluesman sevillano, llamado Little boy Quique, del cual se ha recogido su música en un CD producido y promovido por la misma casa del Blues, dentro de su labor de promoción y recuperación de los trabajos de músicos de blues, tanto nacionales como extranjeros, que desarrollen su obra musical en nuestra tierra.

 

Era fascinante oírle hablar de esa música que se hace con el alma, apostar por ella, y fue fascinante oir ese disco, “They call me little boy”, del cual en breve, haré una reseña mucho más amplia.

 

La casa del Blues programará conciertos con bandas nacionales en algunas de las salas con las que colaboran habitualmente, así como se efectuarán  las presentaciones de nuevos discos que están grabándose actualmente por músicos de la asociación. Se está trabajando en un boletín informativo digital en el cual, se incluirá la programación musical, así como las actividades previstas en lo sucesivo; charlas, conferencias, conciertos, jam sessions, festivales, cursos, etc..

 

Cualquier acto que contribuya a la consecución principal de la asociación, la promoción y divulgación del blues es bien recibido, y eso es apasionante. Por ello buscan la implicación de los socios y los amantes del blues para llevar a cabo todo aquello, así como promocionar todo el buen blues que se hace en nuestra ciudad.

 

Lola me contó, con una pasión que solo transmite la que siente lo que dice, que ya se había iniciado el tercer curso de los Talleres de Blues, que se impartían en el Centro Cívico La Ranilla, además de seguir con las jam sessions y de por supuesto, la celebración del II Festival Internacional de Blues de Sevilla el cual no me perdería por nada del mundo, y lo más apasionante, un segundo recorrido bluesero por el Guadalquivir, como el celebrado el verano pasado, y que esta vez será en primavera, llamado “ Guadalssissippi”, y que invita a soñar con una maravillosa experiencia bluesera al sevillano modo.

 

Dice su presidente que el blues nació en el Misissippi, y qué mejor lugar para bluesear que nuestro rio, entre dos orillas, para que todo fluya como un sueño. Ya se sabe, el blues es pasión, y Sevilla, el Guadalquivir, y sus dos orillas, tienen mucho que decir al respecto.

 

Os invito a todos a que sigáis a esta asociación que lo único que pretende es que sintamos el blues correr por las venas, y conmigo lo han conseguido. Solo tenéis que acudir a una jam sesión cualquiera de las que organiza la Casa del Blues, cerrar los ojos y…

 

Casa del Blues de Sevilla; www.casadelbluesdesevilla.com

Image