• Lun. Jun 17th, 2024

Musiqueando

Tu web de música

Brandon Flowers – Flamingo

Poradmin

Oct 13, 2010
Image

Image 

Más allá de los casinos, de las fichas de juego, de los hoteles, del glamour y de los famosos existe otra Las Vegas. Una ciudad silenciosa, escondida, compuesta por personas sencillas, trabajadores, oficinistas, camareros, operarios, gente corriente que hace que la ruleta gire y que las luces de colores se iluminen por las noches. Una ciudad de solitarios, buscavidas y corazones rotos. Al menos, si hacemos caso a las cosas de las que habla Brandon Flowers, cantante de los Killers, en su debut en solitario.

 

Y las comparaciones son odiosas, pero, muchas veces, inevitables. Y es que la voz, su voz, sigue siendo la misma, cálida, fascinante, con un punto de nostalgia y mucho de emoción, y las melodías recuerdan, no puede ser de otra forma, a las de su grupo. Eso sí, vienen encapsuladas en algo distinto. Si los Killers suenan a revival-rock ochentero, épico y potente, en este disco recuerda más a esa pléyade de cantautores de la nocturnidad americana, a los temas lentos de Springsteen, a un Chris Isaak más electrónico y moderno.

 

El disco se abre con “Welcome To Fabulous Las Vegas”, un despertar entre el dolor y la esperanza, entre el neón, la cocaía, el blackjack y lo que queda después, y prosigue con “Only The Young”, un medio tiempo de ritmo golpeante como la lluvia y con unas guitarras de inspiración country y unos teclados espléndidos. Instrumentos ambos que pintan detalles en casi todo el disco, pinceladas magistrales que se dejan sentir en la esperanzadora “Hard Enough”, en el correcto single “Crossfire” o en la tremenda y emocionante “Playing With Fire”, para mí una de las mejores canciones del 2010. Y que demuestran que Flowers no está solo en la aventura, sino que cuenta detrás del cristal con dos ases del calbire como son Daniel Lanois y Stuart Prince.

 

 

El álbum se completa con algunas canciones más o menos vibrantes, entre el empuje de “Jilted Love & Broken Hearts”, el crescendo gospel de “On The Floor” y la positividad de “Was It Something I Said?” o “Magdalena”, rematando un buen disco que, sin ser una obra tremenda, deja la sensación de que estamos ante una auténtica estrella, si aún no lo era.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *