• Jue. Ago 18th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Bajo el cielo estrellado de Sevilla las “estrellas” se estrellaron.

Nocturama 5-8-09

 

Voy al concierto por el interés en ver en directo a dos de las nuevas “estrellas indie” de nuestro país. Joe Crepúsculo y La Bien Querida. Uno aupado por la revista Rock deluxe que declaró a Supercrepus el mejor (¿-?) disco nacional del 2008 y Ana Fernández-Villaverde, de nombre artístico La bien querida que ha tenido una espectacular campaña de promoción en medios como El País y TVE. Venian dentro de un grupo denominado las estrellas de David, organizado por David Rodríguez (Beef…) y con  Jordi Irizar (Giulia y los Tellarini…)

 


El sonido dejaba mucho que desear pero lo más lamentable era que estos “músicos” no sabían tocar sus instrumentos, no sabían cantar, todos desafinaban continuamente, no había  comunión en el conjunto , uno se preguntaba ¿han ensayado? Pues creo que sí, pero el problema es que son músicos muy mediocres, que tienen mucho desparpajo para estar encima del escenario y unos cuantos acólitos les aplauden y ellos piensen que son “artistas”. Nadie les dice que tienen que practicar o recibir unas clases de músicas o se creen que con abrir la boca delante del micrófono o rasguear las guitarras ya está todo hecho.

Lo peor de todo fue la falta de respeto al público, principalmente por David Rodríguez, con unos comentarios totalmente desafortunados. Un bis de risa que parecía pedir que el público les duchara lanzándoles sus vasos de cerveza para que les refrescara del calor y les aclarara las ideas de cara al futuro.

Mis acompañantes dieron en el clavo con dos comentarios. Una amiga irlandesa que normalmente no bebe alcohol después de escuchar tres canciones dijo “por favor, necesito una cerveza para aguantar esto” y otro amigo comentó que nunca recordaba cual era el peor concierto al que había asistido en su vida, pero  a partir de hoy sí.

Todos han caído en el pozo sin fondo de la música que no me interesa, de los no profesionales y de los que no respetan a quienes les pagan: el público.

Espero que las “estrellas” se vayan a las estrellas, nos dejen en paz y nos quedemos con algunos artistas más terrenales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.