• Vie. Jun 21st, 2024

Musiqueando

Tu web de música

Así fue la fiesta de presentación del AUPA LUMBREIRAS. Villena (Alicante)

Poradmin

Feb 25, 2012
Image

El Aupa Lumbreiras 2.012 se prepara para su próxima celebración en septiembre, pero antes llega su Fiesta Presentación. Por primer año el festival tendrá lugar en la localidad alicantina de Villena y la Fiesta sirvió como prueba de fuego sobre cómo iba a “aceptar” el pueblo la celebración de este nuevo evento cultural en su término.

Image


La Fiesta se programó en la plaza de toros cubierta del municipio. Cubierta como no podía ser de otro modo por las fechas y afortunadamente porque el frío gélido que nos sobrevenía cuando estábamos al raso se hacía bastante difícil de soportar durante mucho tiempo. Dentro de la plaza no es que hiciese calor, pero se estaba bastante mejor. Y si no, preguntadles a los chavales que se aglutinaban en camiseta de manga corta, sobre todo en los shows de las bandas principales.

A las dos se abrieron las puertas y al rato arrancó la música de la mano de la Fuckop Family. La verdad es que entré con la actuación ya iniciada desde hacía unos minutos y también aproveché para ir a la barra en primer término. Los precios, populares para ser un concierto: 5 € el litro de birra o el de calimocho; los bocatas a 4€.

En cuanto al grupo pues no puedo hablar demasiado. Me pareció muy animado (cosa normal y casi necesaria dentro de un cartel de este tipo). Con una propuesta de música divertida con ciertos toques melódicos y un buen jaleo que montaron sobre el escenario. Eso sí, su tiempo me sirvió para comprobar que la acústica era bastante buena para ser un sitio cubierto. A lo largo de la jornada y cada vez con más público se fue reafirmando esto.

Envidia Kotxina fue el siguiente grupo en liza. Los madrileños hicieron gala del Punk reivindicativo que llevan facturando en los 5 álbumes (aparte de su maqueta) que han editado hasta la fecha.

No es que Envidia Kotxina sea el nombre más conocido en la escena Punk estatal, pero sí es cierto que tiene sus seguidores y un buen puñado de ellos parecían encontrarse en el día de hoy en esta plaza de toros de Villena. Su música, de batería bastante machacona y con algunos alardes más rockeros en las guitarras e incluso con sus momentos de tendencia Ska, aunque siempre dentro del genuino estilo del grupo.

Image

Elementos curiosos eran siempre las “intros” que separaban un tema y otro y que aparecían como sonidos pregrabados a base de sirenas de policía, alarmas e incluso llegó a oírse un fragmento de un discurso de José Antonio Labordeta en una participación en el Congreso. Una peculiar forma de arrancar los temas que, nada más identificarse, eran secundados por toda esa gente que os decía y que parecían conocerse las letras al dedillo.

En cuanto al grupo, ya digo que Marmota machacaba la batería con ritmos bastante efectivos ávida cuenta de los bailes de la concurrencia. Y por su parte, Ziku y Agüelo cantaban y rasgaban cuerdas simultáneamente. También Txafas se apuntaba a esto, aunque con algo menos de presencia tanto a las voces como en el bajo.

Image

Sobre los temas, pues supongo que los 40 minutos que tuvieron los aprovecharon para marcarse los cortes más populares de su discografía. Así sonaron “Ke nunka enkuentren la paz”, una “Historias en blanko y negro” muy bien acogida, “El país de Alicia” o un “Deskiziao” que sirvió para rematar su actuación con una buena dosis de pogo por parte de su público.

Por cierto, en cuanto al setlist me dio la sensación que, según avanzaba este, había más toques de Ska en la música. No sé si fue previsto pero sin duda ayudó a animar un poco el cotarro según avanzó su tiempo.

Tiempo que pasó para dejar el escenario a otra formación, esta vez sevillana y que se ha hecho habitual en los Lumbreiras. Se trataba de Gérmenes, que venían sustituyendo a un Manolo Kabezabolo enfermo y que recibió las palabras de ánimo y pronta recuperación por parte precisamente de los sevillanos.

La banda se presentaba frente al público como un power-trío (Dani, Quique y Manu) circunstancial. Con uno de sus miembros (el segundo guitarra) de baja por un cólico nefrítico, los tres restantes intentaron echar el resto para compensar la falta de un cuarto del grupo y, además, hacer olvidar a Manolo KB.

Para ello descargaron sus temas con una propuesta más Rock que las bandas previas, aunque sin descuidar el importante factor Punk. El resultado no fue precisamente el mejor porque no había demasiada gente en las inmediaciones del escenario. Algunos fans venidos del sur, eso sí, pero creo que no consiguieron enganchar a la gente y compensar la caída del cartel de Manolo.

Image

De todos modos, ellos a lo suyo: tocar el Rock que les ha hecho grabar hasta seis álbumes. “Apaga la luz” fue uno de los cortes que se pudieron oír y que ayudó a presentar su último Lp “Nos levantamos”, del cuál cayó incluso una “baladita”.  También sonaron “Escuela de asesinos” y una “Treinta años sin luz” muy metálica y con momentos muy interesantes de batería.

Por cierto, que con el frío que iba haciendo (y que iría en aumento hasta llegar a bajo cero por la noche), el guitarra de Gérmenes bien que lo desafió apareciendo en camiseta de manga corta. Más aún siendo de Sevilla.

Hablando de Manolo Kabezabolo como estábamos, Gérmenes no quiso dejar pasar la ocasión para tributarle unos minutos de su tiempo en modo de versión. Concretamente “El kambio social” fue la elegida y tengo que decir que no me la imagino en la voz de su autor en el mismo tono que la cantaron ellos…

Luego, para ir finalizando su espacio dentro de la programación de esta Fiesta Presentación del Aupa Lumbreiras! 2.012, una ambientada en la “Semana Santa”, seguida de “Cual cultura” que fue muy coreada en su estribillo y bailada por muchos de los que se acercaron a las primeras posiciones frente al grupo.

Image

El remate de la actuación fue a base de una divertida “M.A.S.H.” donde repitieron su frase de “…a chuparla yaaa!” hasta lograr que el público se apuntase también a cantarla.

En fin, no fue el mejor concierto de la velada, pero hubo motivos para divertirse. Y si no, pues en la barra había una buena alternativa a base de birra.

Banda Jachís continuó con la música en vivo, cada vez con más gente dentro de esta plaza de toros de Villena. Gente que seguiría entrando según pasase la tarde hasta completar el aforo de 6.000 personas disponible. Ello se constató con el Sold-Out que se colgó de la ventanilla de tickets y que con merecido orgullo reflejaba y agradecía la promotora Sufriendo Y Gozando en la web del festival: http://www.aupalumbreiras.com/

Pues eso, Banda Jachís que jugaba en casa pues son de Villena. No obstante, tengo que admitir que en su tiempo aproveché para comer y acumular un poco de fuerzas para lo que venía en las próximas horas.

Como Banda Jachís se presentaban sobre el escenario hasta 7 músicos que alternaban Ska, Rock, Punk y hasta Reggae en sus melodías, en un combo de pachanga con guitarras a veces más elaboradas y agradecidas en su sonido.

La batería resultaba muy sonora dentro de la banda, donde también obtenía gran presencia la sección de metales (creo que eran varias trompetas).

Como dato curioso decir que un par de artistas se dedicaron a pintar sendos lienzos en los laterales del escenario. Ambos trabajaron durante los tres cuartos de hora aproximados que duró la actuación de la banda, hasta que llegó el último tema en el que los dos cuadros se unieron para formar uno solo con figuras coincidentes.

Image

Así pues resultó un espectáculo audiovisual más allá de la mera música. De todas maneras la música siempre era lo verdaderamente importante en el concierto e hicieron gala del buen rollo que desprende la fusión de estilos que practican. Todo ello aderezado con unas letras directas, provocadoras y con una fuerte carga de protesta. Apenas dejaron títere con cabeza y parecía que eso era precisamente lo que gustaba a la peña reunida.

Estos temas eran precisamente “Al militar”, “Bla bla bla”, “Armas de barrio”, “Atento, atenta”, “Bandera de la libertad” (muy celebrada), “Color de corazón”, “Pensamiento único”, “Skabroso Ska”, “Al callar olvido”, “Eres libre”, “Lo que nos queda” y la final “La razón de amarte”, donde se mostraron esas pinturas unidas.

Y así pasaron los locales y acabaron dejando paso a Segismundo Toxicómano.

Los vitorianos llegan con la estela de ser un grupo de prestigio en el Punk estatal, conseguido a base de conciertos y discos que han logrado sacar incluso evadiéndose de las discográficas y editándose ellos mismos (de hecho, los dos últimos álbumes).

Placi, Gabi, Peke y Arnaiz son el cuarteto que a partir de las seis y media de la tarde empezó a dar caña con unas guitarras muy coherentes dentro de su espectro musical.

La voz de Placi, dura y agresiva, desgranaba las letras subversivas de temas como “Patrones”, “Gaupasa” o “Pordioseros”. De todas formas, los mensajes anduvieron en una tónica bastante similar a lo largo de toda la jornada. Particularmente me pareció que la nota distintiva de Segismundo Toxicómano es un buen trato musical de las guitarras y unas melodías que traspasan el estricto Punk.

De sus dedos y gargantas (ya que el resto de la formación hace los coros) salieron temas en esta tarde que repasaban su trayectoria: “Hoy como ayer”, “Héroes”, “12 años”, “Atraco”, “Apunta”, “Odio”…

Segismundo Toxicómano parecía contar con numerosos seguidores dentro del recinto de esta plaza de toros de Villena y, por lo que se pudo ver, pareció colmar más o menos las expectativas de estos.

Ya digo que la banda sabe emplear la tralla para convencer en su directo. Más aún cuando les toca exprimir su potencial en sólo una hora. Con ello y la dosis necesaria de mala leche (particularmente en las letras) fueron dejando cortes como “Nos joden”, “Since 1997”, “Sospechosos”, “Mi vida” o “Por ti” como testimonio de su valor en los concierto. Al fin y al cabo no es una banda que den excesivo número de shows al año y, por tanto y ya que se ponen, pues habrá que darlo todo, ¿no?

Para ir rematando se dejaron caer con “Realidad” y “Las drogas” y acabaron con “Sing Along Together” para tributar a la banda japonesa Cobra. No había tiempo para más para los vitorianos. No obstante, de música quedaba mucho; más de la mitad aún. Y además a continuación vendría uno de los platos fuertes.

Los Lendakaris Muertos siempre resultan un pelotazo. Al menos cada vez que los he visto ha sido así.

Con Aitor al frente resultan un torbellino que lo agita y lo remueve todo a su alrededor. De acuerdo que su música no resulta muy variada. Más bien se ciñen a unos patrones de composición bastante simples y los exprimen para hacer los temas, pero no es menos cierto que resultan tremendamente efectivos.

Image

Y es que donde los Lendakaris pegan fuerte son en las letras súper ácidas, casi corrosivas, insolentes y llenas de sorna. Letras también sencillas, directas y casi imposibles de dejar de tararear una vez que se te meten en la mollera.

Pero también saben hacer que esa música que comentaba sirva como enchufe que cargue las pilas a los oyentes. Así lo volvieron a hacer en esta Fiesta Presentación Aupa Lumbreiras! 2.012, consiguiendo un público volcado con ellos.

Arrancaron con “Gora España” y luego vinieron “El último txakurra”, “Pasau de rosca”, “Detector de gilipolleces”, “Horóscopo”, “Vine, ví y me vendí” y “Esto no es punki”.

Aitor no paró de moverse por el escenario, brincando, dando volteretas o saltando al foso para darse un baño de multitudes con la peña de las primeras filas. Entre los cortes se marcaba algunas chanzas y chascarrillos y casi siempre daba el pie para arrancar con un “Dale ZP!” a su guitarra Asier o un “Vamos Potxeta!” al batería.

Luego siguieron cayendo cortes de esos rápidos y con mucha ironía como “Besos gaztetxeros” donde previamente se morreó (sí, sí, se dio un beso) con “el chico más guapo de la primera fila”, según el mismo Aitor.

“Héroes de la clase obrera” sirvió para que el frontman pasara del baño de masas al stage-surf y para que empezaran los auténticos problemas para los miembros de la seguridad que se encontraban guardando el foso.

Image

Y es que Aitor, con su actitud totalmente volcada con la gente, causó más de un quebradero de cabeza a los de seguridad que intentaban “protegerle” cuando parecía que él intentaba exactamente todo lo contrario: meterse en la bulla.

Afortunadamente el resto de la banda eran más estáticos y daban bastante tralla pero sin abandonar el escenario.

“Drogopropulsado” no faltó. Tampoco “Dame punk y dime tonto”, “Nuklearrik Bai”, “Centro comercial” o “Cómeme la franja de Gaza”, de su reciente Lp “Crucificados por el antisistema”.

Aitor (cuando estaba en el escenario) se fue cambiando camisetas según le iban cayendo de gente que se las tiraba y así pudo lucir palmito también.

En “Fuimos ikastoleros” incluso subió un tipo ataviado sólo con un bañador “a lo Borat” (ya sabéis), para completar aún más la papeleta para los de seguridad.

Image
 
“Violencia en acción”, el himno de la banda a juzgar por su mascota-logotipo “Oso panda”, “Arde París” o “Bobo a bordo” también sonaron. “DNI vasco? Ez eskerrik asko”, una “Propofol” que se la dedicaron a Michael Jackson y, por supuesto, “Se habla español”. Esta última sirvió para que Aitor dejara el escenario en busca de “otros aires” por el graderío. Cantó con el micro inalámbrico y se paseó por la grada tanto en esta como en “ETA deja alguna discoteca” y volvió para “Veteranos de la kale borroka”, aunque aún aprovechó para otro stage-surf.

Esta dio fin al tiempo de los navarros de tal manera que en el último acorde ya estaban entrando los pipas para hacer el cambio de set. Se puede decir que aprovecharon todo su tiempo, hasta el último segundo. Sí es cierto que entre temas a veces se extendió bastante con las bromas y los comentarios con el público, pero así es un concierto de los Lendakaris. Grande, a pesar de todo.

El Último Ke Zierre cogía el turno. La banda castellonense también jugaba en casa (más o menos) y creo que sería la que más conectó con el público desde primer momento. Creo que tenía a la mayor parte de la concurrencia de su parte y se contaban sus fans por cientos.

Montaron un buen jaleo y en cuanto sonaron himnos como “Hachís” o “Soldadito español” el público se volcó bailando en buena parte del recinto (más de una birra acabó por los suelos, me consta).

Tengo que reconocer que nunca he sentido un gran interés por la música de EUKZ pero admito que cuando los he visto en concierto se me han hecho bastante amenos.

El Feo se gustaba y gustaba a los demás e hizo las veces de maestro de ceremonias que orquestaba todo un espectáculo musical junto a sus secuaces guitarras Óscar y Sam.

Quizás los últimos álbumes en estudio de la banda no hayan sido para muchos lo que esperaban en su día, con los referentes anteriores. A pesar de ello en directo parece que se sacuden cualquier crítica y lo dan todo. Saben llegar, al menos a los suyos y así les fue; bien, claro.

Los momentos álgidos de su concierto vinieron con temas como “No tengo miedo”, “Adónde vas”, “A cara de perro” (que personalmente destacaría), “Camino de Rosas” o “Tus bragas”. Vamos, las típicas y también imprescindibles.

Soziedad Alkohólika llegaban a continuación. No sé qué podría decir nuevo de S.A. a estas alturas. Uno de los grupos más conocidas dentro de la escena Metal nacional que, a buen seguro, todos habéis visto un montón de veces.

Me pareció que el arranque del concierto no fue a todas la revoluciones que cabría esperar de S.A. No sé, quizás un tanto llevados por la inercia que da haber tocado en cientos de conciertos pero poco más. También se veía al público contagiado por esa falta de feeling inicial que me hizo temer un show más flojo de lo normal.

Image

También es verdad que Juan comentó que estaba tocado de la garganta por una gripe recién pasada y que quizás no estaba en plenas facultades. Además hubieron unos pequeños problemas de sonido que los técnicos acabaron solventando y también es verdad que el arranque se produjo con cortes del último Lp “Cadenas de odio”, sonando “Barrio oscuro”, “Contra las cuerdas” o “Apestáis”. Canciones menos conocidas por ser las más nuevas.

Quizás todo esto tuvo algo que ver porque según transcurrían los minutos S.A. y el público se fueron enchufando más al concierto. Sería que se hacían necesarios algunos clásicos para reactivar a unos y a otros que cuando sonaron “Ratas”, “Buenos momentos” o “Piedra contra tijera”, todo fue mucho mejor. El concierto cogió una garra propia de la gente que estaba tocando, con Jimmy e Íñigo muy conectados y Pirulo y Roberto marcando la fuerte base rítmica.

Image

Con todo esto creo que la crónica del concierto de los vascos está bastante hecha. Como decía, quien más quien menos habrá visto unos cuantos shows de S.A. y sabe de la fuerza del Thrash-Hardcore-Punk que descargan. Con las tablas conseguidas a base de años de patearse los escenarios, a poco que rindan lo normal, les sale un show tremendo. Así pues, tras remontar ese arranque un tanto dubitativo que me pareció que tuvieron, todo fue a más y dejaron el listón tan alto como acostumbra.

Image

Fuerza, caña y mala leche condensada en la música de temas como “Polvo en los ojos”, “Peces mutantes”, “Cuando nada vale nada”, “No kiero participar” o una “Motxaló” que fue casi improvisada porque, por lo que comentó Juan, hace tiempo que no la ensayan. Aun así, les quedó bien, desde luego.

El final del show, con un público volcado y divertiéndose a base de pogo en un buen circle-pit, no podía ser con otra que con “Nos vimos en Berlín”. Un remate para dejar las orejas calientes a los oyentes a la espera del último par de bandas.

Ahora era el turno de Boikot.

Se presentaban como cuarteto, pues el Txikitín no estuvo en esta ocasión. Se apañaron Alberto, Kosta, Juankar y Grass.

Ofrecieron su show de Punk y Ska con trazas de Rock reivindicativo. Con letras todas ellas impregnadas de una fuerte carga ideológica que se alternaban en las voces de los guitarras y el bajista (Juankar se limitaría hoy a las baquetas). Por cierto que el Ska fue tomando más presencia según pasaban las canciones del setlist.

Un setlist que arrancaba (para júbilo de muchos, según se pudo ver) con “Inés” y que se basó en sus clásicos, en lo que suelen tocar en sus últimas giras desde que presentaron “Amaneció”.

Image
 
“Sexo, droga y Rock&Roll”, “Tekila”, “Lágrimas de rabia”, “De espaldas al mundo”, o una “Naita na” muy bien recibida por la mayoría de los 6.000 citados era lo que se esperaba oír y, no por ello, gustó menos a los fans de la banda.

Personalmente me quedo con el momento de Ska y fuerza de “Skalashnikov”, que me sonó mejor de lo que recordaba en el disco.

Por supuesto no faltaron los momentos de tributo y homenaje a sus bandas colegas y admiradas. Grupos como Reincidentes, Piperrak y La Polla no faltaron en modo de versiones como la de “Kualkier día”, aparte de unas palabras de entrañable recuerdo para el Rober de Porretas.

Acabaron la actuación acordándose de Kortatu con “Zu atrapatu arte (nos quieren detener)”. En esta ocasión quien les detuvo fuel el tiempo. Tras casi hora y cuarto se acabó el suyo y llegó el grupo que cerraba el cartel: Narco.

Los sevillanos se encontraban con el hándicap de intentar mantener durante hora y pico a unos cuantos de miles que llevaban bastantes horas de concierto, aguantando cada vez más frío y cansancio. Obviamente hubo bastante gente que se fue pero también hubieron muchos que se quedaron a ver qué es lo que ofrecían en esta noche estos Narco.

Vikingo MD y Distorsión Morales intentaron animar al público desde un principio con esas llamadas que parecen más propias del Hip-Hop. Al fin y al cabo es el Hardcore lo que le da vida a la música de Narco.

El grupo ya tiene unos cuantos discos y se ocuparon de hacer su pequeño repaso a la discografía, pero el disco que promocionan es su último “Alita de mosca” que, todo sea dicho, ha recibido muy buena acogida por el público (al menos el suyo).

“Yo soy el narco” arrancaba con su tiempo y escupía energía; la necesaria para seguir al pie del cañón a estas altas horas y después de un día tan largo.

Diablero Díaz y Amnésico a las cuerdas para dejar las trazas metálicas incrustadas en el Core de base de la banda, ayudados por la batería del Manipulador, que iba ataviado con una camiseta del Betis (casi ná). Pero es el Abogado del Diablo quien da “ese toque” especial a los platos. Una apuesta particular para una banda que se prodiga en los espacios  y festivales de Heavy y Punk, pero saben trazárselas bien para que el sonido DJ acabe cuajando y dando, como digo, el grado de personalidad al sonido Narco.

Image
 
“Sotánico” o “Son ellos” dieron buena muestra y continuaron repasando su último Lp. Para trabajos más pretéritos llegó el momento con “Siempre enmarronao” o una estupenda “Kolikotrón” que era muy esperada por los más fieles al Vikingo y los suyos.

“Tu Dios de madera” era otro de esos grandes temas que se esperaban en las postrimerías de esta Fiesta del Lumbreiras, con un Distorsión pidiendo vítores para su compañero Vikingo que estaba allí pese a “estar muy jodido con una pierna”. Cierto que no se prodigó mucho más allá del micro y la batería (donde tenía una botela de J&B a la que metía unos buenos lingotazos entre temas y que acabó lanzando al público).

Metieron mucha caña, intentando compensar el cansancio del público y, para mí, uno de los mejores momentos fue con “La hermandad de los muertos”. Un tema muy logrado y que en directo consiguió un plus de fuerza a base de imponerse la parte metálica sobre los platos.

Así pues, quien quiso quedarse creo que no lo lamentó y Narco ofreció un muy digno colofón a esta Fiesta, a la espera al definitivo Aupa Lumbreiras 2.012.

Esperemos que todo salga en la tónica de este “ensayo” porque creo que organización, bandas y público pueden estar satisfechos de lo que aquí se dio.

Nos vemos en la próxima.

Salud!



My Great Web page





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *