• Jue. Dic 1st, 2022

Musiqueando

Tu web de música

Antonio Orozco presenta, o al menos lo intenta, su Renovatio.

Quienes me conocen de mi trayectoria como director de esta web saben que soy generoso y justo con los elogios y poco dado a la crítica injustificada de cuanto presencio. Mi respeto por la música y por quienes de alguna manera ponen en marcha todo el mecanismo de un concierto es ilimitado. Por todo ello sabrán que me produce cierto dolor y mucha pena catalogar la presentación del nuevo disco de Antonio Orozco en la sala Vannity de Sevilla como un auténtico fiasco.

Una bonita puesta de largo de "renovatio" y la elección de Sevilla para este acontecimiento se vio desbordada y pésimamente gestionada por sobrepasar un aforo e impedirnos a una inmensa mayoría tener visión del escenario. Si queréis lo digo más claro, no se veía, y así lo gritó la gente que había pagado 25 euros más gastos de gestión mientras el telonero, cuya cara no llegué a ver,  estaba sobre el escenario.

 

Una pena porque acústicamente sonó genial (que quede claro que lo positivo también lo saco a relucir) y a Antonio se le sentía, que no veía, con ganas. Algo debía saber sobre la situación del público cuando pidió que conservaran la entrada y que estuvieran atentos a internet. Imagino que por vergüenza torera algo hará por subsanar el tremendo fraude al que asistimos en la sala Vannity de Sevilla.

 

Así que todos los privilegiados con nuestras pulseritas blancas en la zona VIP pagando 8 euros la copa (desde luego para sentirse privilegiado) oímos a Antonio presentar "Renovatio" con temas con buenísima pinta como "aire en las espaldas", "pasó", "llevátelo", el single "que me queda" o mi preferida "y no hay manera". Además hubo lugar para sus ya clásicos "devuélveme la vida", "rarezas" o "pedacitos de ti, entre otras, que fueron muy celebradas.

 

Ojalá mi crónica hubiera sido otra, ojala me hubiera quedado sin piropos para el artista, para la sala y para el concierto en sí pero he vuelto a casa con la pena de ver ilusiones frustradas de fans que se habían hecho muchos kilómetros por acompañar a Antonio, de presenciar el desfile de la gente "guapa" de Sevilla que tiene que salir en la foto sí o sí, y también contemplar como las buenas intenciones de un artista quedan sumisas ante los intereses económicos de la música, una vez más.

 

Antonio, en definitiva y rescatando lo que una fan tuya nos ha hecho llegar 

Una pena pero “pasó”, un concierto sin poder verte, mucho “aire en las espaldas” para poder abrirnos un hueco inexistente “y no hay manera”, pero “pasó” y “que me queda”, pues pensar que sólo ha sido una “rareza” y esperar que me “devuelvas la vida” con otro “pedacito de ti”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *