• Mar. Jun 28th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

A lomos de la serpiente con la Backdoor Band.

Poradmin

Nov 24, 2010
Image

 19/11/2010 Sevilla, Sala Q.

Image

Noche para rendir tributo a una leyenda, a un gran nombre y a una gran figura dentro de la música del siglo XX como son The Doors y Jim Morrison. Esta noche la Backdoor Band se presentaba en la sevillana Sala Q para invitarnos a cabalgar juntos a la serpiente.

 

 

 

La Backdoor band volvía a rendir tributo a los grandísimos The Doors tras un hiato de casi una década, ofreciendo un concierto exquisito en lo musical y una buena zambullida en todo el universo que rodea a los Doors, su historia y su leyenda.

 

 

Rogelio se enfunda en la piel de Jim Morrison muy dignamente, mantiene la pose sin llegar a sobreactuar y en el aspecto vocal lo hizo muy bien. En estos casos asumir el papel de un mito siempre es complicado y delicado. Rendir homenaje a tanto talento y a una figura con estatus de mito, aunque sea con el cariño y la humildad de unos veneradores del grupo, es siempre arriesgado y, principalmente, cuando se debe hacer a voz descubierta y sin el amparo de un instrumento en el que resguardarte… eso es lo más difícil. El llegar a interpretar por ejemplo a un Freddie Mercury es una pieza propicia a flaquear en un tributo a Queen. Pero Rogelio se viste en la piel del rey lagarto con carácter y con una pose muy digna de Morrison.

 

Image

La banda hizo un extenso repaso de la música de los Doors con especial hincapié en el primer disco que tocaron en su totalidad acompañados de otros temas como: ‘Hello, I Love you’, ‘The unknown soldiers’ (incluyendo unos buenos audiovisuales), ‘five to one’, ‘Roadhouse blues’… Los músicos de la Backdoor band estaban caracterizados como los miembros originales de los Doors y hay que destacar el gran papel del teclista. Además de lo musical también dieron espectáculo, incluyendo lluvias de confetis o sacando a unos indios con los que Jim Morrison se puso a danzar como poseído por el espíritu de un chaman.

 

 

Image

Las famosas arengas de Jim Morrison provocando a su propio público en uno de sus conciertos en Miami en marzo de 1969 tachándolas de ser unas masas borreguiles controladas y, criticando los movimientos juveniles de finales de los sesenta, se trasformaron en noviembre de 2010 en la Sala Q en una acicate para rebelarnos contra lo que se cuece en Sevilla de un tiempo a esta parte: cierre de bares a las 2 de la mañana, ausencia de alternativas para continuar con la juerga hasta el amanecer, contra el no poder beber en la calle y por supuesto por el lamentable cierre de la sala Q que acontecerá con el final del año 2010.

 

 

 

Un cariño hacia la sala que quedó claramente manifestado. Sala que sin ningún apoyo institucional e incluso trabas en sus 6 años de existencia ha cambiado muchas cosas en la ciudad y ha ofrecido mucho a los sevillanos privados del disfrute de música de calidad en directo, llenando ese vacío existente en la ciudad que veía que todos los artistas nacionales e internacionales pasaban de largo tocando en Granada o incluso en Jerez antes que hacerlo en Sevilla. Tristemente el cierre de la sala Q volverá a dejar el vacio, la ausencia de una sala de conciertos con un aforo medio, el indicado para una gran mayoría de grupos.

 

Image 

 

 

‘L.A. Woman’ tambien tuvo su protagonismo con ‘The Changeling’, ‘Riders on the storm’, ‘Love her madly’… Pocos clásicos quedaban ya por versionear cuando dos guardiaciviles irrumpieron en el escenario llevándose a rastras a Jimbo, representando una de las polémicas actuaciones de la banda que cosechó diversos altercados… Una buena retirada de la banda que regresó al escenario para rematar el concierto con tres temas que no podían olvidar: ‘L.A. Woman’, ‘The End’ y una incendiaria ‘Light my Fire’.

 

La Backdoor band se despedía prometiendo volver pronto y nosotros nos alegramos de cabalgar de nuevo a lomos de la serpiente.

 

 

Fotografías: Alberto Ferraris.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.