• Mar. Ago 16th, 2022

Musiqueando

Tu web de música

3 Inches of Blood – Here Waits The Doom

Image

Image

Llegó a mis manos hace unos días el último trabajo de los canadienses 3 Inches Of Blood. Tenía expectación por escuchar a estos tipos que me sorprendieron más que gratamente con la edición de su anterior "Fire Up The Blades", allá en 2.007, y que resultó toda una explosión de buen Thrash y Heavy Metal de la "Old School", con una pareja de voces matadoras. Ese disco me descubrió a la banda y, el hecho de que no fuese su disco debut, me daba la esperanza de que continuaran con una tendencia tan exquisita para el oído.

 

Y una vez escuchado este nuevo "Here Waits Thy Doom", no me queda por más que manifestar una cierta decepción. Tal vez no querían repetir o continuar con la misma línea llevada en su anterior trabajo, pero el surco abierto entre este y aquel ha llegado un poco más allá. Este último CD lo mueven en un estilo de Metal muy ochentero con incursiones en el sonido de la NWOBHM y en el Speed/Power europeo, quedando algo mermada la fuerza que se transmitía en entregas previas.

Desde luego, esto no es nada malo de por sí. Probablemente resulta más atractivo para la mayoría de bandas jóvenes encauzar su sonido por géneros más duros que por aquellos viejos riffs de la "Nueva Ola de Metal Británico". En este aspecto, hay que reconocerles a estos canadienses el arrojo, pero la escucha del álbum no deja lugar a dudas (al menos para mí) de que esta banda se mueve mejor por derroteros más agresivos.

Lo cierto y verdad es que desde 2.007 y hasta la publicación de este "Here Waits Thy Doom" en 2.009, la banda se ha visto convulsionada por incesantes cambios y sucesos que, quieran o no, han de influir notablemente en el devenir de su trabajo. Seguramente todo esto ha tenido bastante que ver en que ahora tengamos este trabajo en nuestras manos, tal y como es.

A saber, Cam Pipes sigue siendo el vocalista de la banda, pero ahora es el "único" vocalista. Jamie Hooper ha dejado de pertenecer a la disciplina de 3 Inches Of Blood, quedando la voz aguda y estridente de Cam sin réplica gutural. Esto se hecha bastante de menos, pues el contrapunto agudo-grave a las voces era un elemento muy destacable de la banda. Ahora es el guitarrista Justin Hagberg el encargado de los coros de voz más áspera, pero ni por asomo llega al nivel de Jamie. Más bien parece una solución obligada por las circunstancias.

Esto queda muy de manifiesto en la inicial "Battles And Brotherhood" y, en realidad, en todo el disco. Cam ostenta toda la responsabilidad vocal y sale más que airoso (hace un gran trabajo, manteniendo un gran nivel en todo el disco por igual), lo que pasa es que es imposible que llene tanto el álbum como lo haría con la complicidad de Jamie.

Por cierto, sin Jamie, 3 Inches Of Blood pierde al último miembro de los que fundaron el grupo allá por el ’99

Y hablando de la inicial "Battles And Brotherhood" tengo que decir que hecho de menos una intro para arrancar, o incluso un fade-in que sirva de "aperitivo" previo a un tema tan crudo como este. Un corte de riffs y solos tremendamente clásicos, que firmaría cualquier banda de mitad de los ochenta y donde constantemente se oyen las paradigmáticas "steel", "metal", "battles" y todas esas palabras que se supone que tienen que aparecer en una canción Heavy.

También han cambiado de sello, pasando de Roadrunner a Century Media. Y con todo ello, el productor también es nuevo para este disco. Si en el anterior (y no me canso de decir lo bueno que me resultó) "Fire Up The Blades" fue Joey Jordison, ahora han tenido a Jack Endino (asociado a Sup-Pop cuando el apogeo Grunge), que se los llevó a los London Bridge Studios de Seattle. Y ciertamente que se nota el cambio de producción en el sonido del álbum. Directamente es otro estilo. La sensación tan Heavy en la escucha de temas como los cuatro primeros cortes o el último del tracklist, es distinta al espíritu más violento de cortes como "Night Marauders" o "Goat Riders Horde".

Permanecen los guitarras Shane Clark y el mencionado Justin Hagberg (que también toca los teclados). Nick Cates grabó el bajo del anterior disco, tras el deceso de Brian Redman en 2.006. Para este "Here Waits Thy Doom" han sido los propios Shane y Justin los encargados del bajo. El nuevo batería es Ash Pearson, en sustitución de Alexei Rodríguez. Alexei fue expulsado de la banda por diferencias con el resto del grupo (versión oficial), aunque es probable que algo tuviera que ver también una pelea a hostias con Nigel Glokler (batería de Saxon).

Con el cambio de baterista, la banda ha perdido pegada. No creo que ningún extracto de "Here Waits Thy Doom" contenga una percusión mejor a lo que se podía oír en discos previos, con la excepción de "Preacher’s Daughter", por el estilo tan marcadamente añejo de la batería en él.

En cuanto a las guitarras, el aspecto tradicional de los riffs se degusta desde la primera escucha en muchos casos, como en "Silent Killer" o "Snake Fighter". Precisamente este último resulta de lo más flojo del LP, aunque la voz de Cam lo compensa bastante. También se dejan caer con solos muy Power Metal, como en la propia "Silent Killer".

En muchos tramos del disco me es inevitable asociar lo que oigo a Running Wild, a los riffs o las "galopadas" que se marcaban los muchachos de Rock’n’Rolf. En cortes como "Fierce Defender" o "Rock In Hell" se hace muy patente, aunque en este último también encontramos trazas muy a lo New Wave hacia la mitad.

Un característico sonido NWOBHM (a lo Tygers Of Pang Tang, por ejemplo) que, como decía, han recuperado en temas como "All Of Them Witches".

El corte más particular del disco resulta "Preacher’s Daughter". Aquí el sonido es aún más retro, transportándonos hasta los 70’s perfectamente. Todo en este contiene reminiscencias del Hard Rock más clásico. Desde los riffs muy notables a la batería de sonido seco y rítmico. Desde los arreglos al magnífico solo de guitarra que culmina la canción. De hecho, para mí, es de lo mejor del disco. Únicamente le quitaría los coros que me parecen que deslucen bastante (lo siento por Justin).

La verdad es que parece que estoy poniendo a parir el disco y tampoco es para eso. Es un trabajo de muy fácil escucha y que contiene cosas muy interesantes. Lo que ocurre es que creo que en sus anteriores obras han practicado un género al que han sabido sacarle mucho mejor el jugo. Sencillamente, por el motivo que sea, este "Here Waits Thy Doom" no ha quedado tan logrado como lo que se podría esperar.

Por supuesto también hay momentos para el sonido más próximo al Thrash, que la banda ha venido haciendo en su carrera. "Call Of The Hammer" es uno de ellos. Menos de 3 minutos de canción, pero con un sonido a lo Metallica de jóvenes. O también "At The Foot Of The Great Glacier".

En fin, que una existencia convulsa la de la banda en estos dos últimos años. No obstante, si un disco es bueno o malo, gusta o no gusta, es así a pesar de todas las vicisitudes o bonanzas que hayan acontecido durante su composición y grabación. A mí me gusta este disco, pero no me llega a encantar como me había pasado antes. Esperaba que me dieran más motivos para seguir escuchando su música y no han colmado mis expectativas. Por supuesto, todo es cuestión de gustos.

El CD termina con la instrumental "12:34", que sirve de previa a la última "Execution Tank". Quizás hubiese convenido más arrancar el álbum con esta última, que tiene un inicio de 2 minutos tipo "intro" y que, tras un giro, se revela como un himno de corte muy Power, con guitarras que se aceleran para los riffs y se hacen más intensas en los varios solos que combinan momentos más duros y otros más rápidos. De las mejores canciones del LP. "12:34", por su parte, funcionaría perfectamente como una outro de minuto y pico. Aunque esto es sólo una apreciación personal.

Lo que sí creo, tras escuchar varias veces el álbum, es que hubiesen hecho un magnífico disco de versiones si, con esta actitud de rescatar el Heavy Rock clásico, hubieran seleccionado un buen ramillete de temas de Iron Maiden, Saxon, Tank, Blitzkrieg, Running Wild, Accept o incluso AC/DC y Black Sabbath para marcarse una buenas covers.

Bueno, yo os aconsejo escuchar este "Here Waits Thy Doom" y, dependiendo de vuestras preferencias, pues os parecerá que han dado un pequeño paso atrás (como a mí) u os gustará muchísimo su apuesta por el pasado e iréis corriendo a "comprar" el disco. Vosotros mismos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.