Chicos del río y hombres rubios.

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Lunes, 18 Junio 2018 09:38
Visto: 175

La jornada final del ciclo Nocturama en su edición 2018 contó con las dos exitosas actuaciones de Christina Rosenvinge y de Riverboy que, en cierta forma, compartían el estar de estreno.

 

Comenzando por Riverboy podemos decir que es un proyecto de reciente creación y son estas sus primeras actuaciones, ideales para ir cogiendo el pulso al habitual frontman de The Milkyway Express que ahora se presenta en solitario. Bueno, decir solitario es un decir pues la banda que le acompaña es de una solvencia contrastada. Navegando en un folk-rock con algo más de pausa y con relevancia en los teclados y voz de Jose Vaquerizo el público respondió positivamente a la propuesta que sin duda fue a más según avanzaba el concierto hasta el final intenso y brillante que firmaron con Other side.

 

Mismo escenario y similar concepto de estreno en la iconoclástica Christina Rosenvinge que con su nuevo disco, Un hombre rubio sigue demostrando su camino firme, personal y decidido en el desarrollo de su carrera tras aquellos primeros años de pupularidad mainstream.

 

Y nos encontramos precisamente a una Christina segura y con muestras de encontrarse agusto sobre el escenario en el que Manuel Cabezalí, Toni y Juan Diego ejercían de perfectos escuderos. Y aunque un hombre rubio copó muchas de las canciones del repertorio (el pretendiente, Ana y los pájaros o la flor entre la via por nombrar algunas) también hubo espacio para que declarara su vínculo con Sevilla contando que sus padres vinieron en coche y se perdieron en la ciudad, un sevillano les ayudó y aunque llegaron en Semana Santa se quedaron hasta la Feria y aquel viaje motivó que se quedaran en España a vivir. Rescató de trabajos anteriores temas como Mi vida bajo el agua, la distancia adecuada o la muy puta con la que acaparó todas las miradas y atención para dejarnos literalmente embobados con su interpretación.

 

La tejedora también fue una de las destacadas así como la piedra angular y el vals que compartió con un afortunado chico del público aunque bailar, bailar, bailamos todos. 

 

Celebramos el éxito de público y programación de Nocturama y lo despedimos hasta el año que viene en el que anuncian, será un año especial. 

 

FOTOGRAFÍAS: OSCAROMI

INSTAGRAM