Un poco de copla y jazz con La Canalla siempre es buena opción

Escrito por María Patrignani
Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Domingo, 05 Marzo 2017 21:39
Visto: 1484

Un viernes de marzo puedes tener muchos planes, pero si te proponen ir a ver a La Canalla, no deberías dudarlo. Su fusión de copla con jazz al más puro estilo andaluz no te dejarán indiferente, además de que con la entrada vienen gratis unas risas aseguradas, ya que el quinteto no puede ser más cercano al público desde el minuto uno. En cuanto me enteré de que venían a Sevilla no lo dudé y allí que me planté, en el Espacio Turina, a pesar del mal tiempo, pero con buena cara, por supuesto.

La sala se llenó para disfrutar del espectáculo y puntuales subieron al escenario Javier Galiana, José López, Julián Sánchez, José Benítez y, cómo no, Antonio Romera “Chipi”. Tras acomodarse, con su plato de jamón por delante, estrenaron la noche con uno de los temas de su nuevo disco “Amor en crisis”, Tú tan tú, yo tan yo. Continuaron calentando motores con Salvemos nuestro amor y un sólo de trompeta de Julián Sánchez que ya arrancó el aplauso del respetable. Dejaron paso a Fulano Martín García, esa canción dedicada con mucho amor a los banqueros de este país, un amor que ha sido la clave de este último disco en el que han utilizado un lenguaje de música y letra totalmente novedoso para hablar del amor, del bueno, del malo y del que corrompe a las personas, ha habido hueco en esos diez temas para muchos tipos de amores.

Dejamos el tono de ranchera revolucionaria, para acercarnos a la copla en una de las letras de su ópera prima “Flores y malas hierbas”, De la loba, con la que nos regalaron un solo del contrabajo de José López acompañado de una sutil batería a manos de José Benítez. Continuamos con Caminito del olvido en la que, de nuevo Benítez, nos iluminó con sus magníficos toques a la batería haciendo que esta canción tomase una fuerza mucho mayor que en disco con un cariz cercano al jazz que sonsacó más de un coro y unas palmas de acompañamiento desde el patio de butacas.

Pero como no todo iba a ser el nuevo disco, llegó el primer guiño a “El bar nuestro de cada día” con La princesa de Bamako en la que no pudimos evitar canturrear eso de “ahí viene la negra” refiriéndonos sutilmente a la más antigua de las profesiones, a “la más bonita del reino de las aceras”. Era el momento del primer single de su nuevo trabajo, y como era un momento esperado, no podían defraudarnos, así que tras una presentación en la que no dejamos de reír y sonreír, vimos al quinteto alineado en primera línea del escenario para cantarnos y bailarnos Amor en crisis, sí, porque el tema se merecía una mini coreografía que ejecutaron a la perfección.

Y como ya comentábamos, este disco es un tema que habla de los distintos tipos de amor, no del romántico de toda la vida, sino también de todo lo que se puede (extrañamente) pensar que es amor, y en Construcción y deconstrucción del amor se trata el tema del machismo tanto desde una letra perfectamente ideada como desde una música que nos va trasladando a la angustia para llegar a un final en el que los protagonistas salen en los telediarios. ¡Chapó!

Después de esta oda en tono de denuncia, regresamos al revival de su primer trabajo con Enganchaita de mi vida, en la que el público no pudo evitar corear ese "y que nadie me de candela" acompañando al Chipi mientras se liaba un cigarro para salir del escenario entre aplausos y dejar a sus colegas en las tablas, volviendo, eso sí, antes de finalizar la pieza. Llegaba el momento de ir despidiéndonos de la banda, pero ya que se trataba de una despedida había que hacerlo a lo grande así que eligieron sus temas más internacionales para decir un adiós con la boca chiquita gracias a Mia ragatzza y Tes quiero may lof pero como no dejábamos de aplaudir tuvieron que salir para los bises.

Chipi nos leyó un poema antes de entonar ese Infinito universo de las cosas y hacernos volar y volar y volar hasta La Niña del Fuego para la que bajaron del escenario a mezclarse entre el público y despedirse a lo grande, como ellos suelen hacer. Hasta otra, y esperemos que sea pronto.

 

FOTOGRAFÍAS: JOSÉ DANIEL MARTÍNEZ LOMAS

INSTAGRAM