Monkey Week 2016. Viernes. El Mono y Sevilla del flirteo a declararse

Categoría: Crónicas de conciertos Creado: Sábado, 15 Octubre 2016 11:14
Visto: 597

La relación Monkey Week y Sevilla va viento en popa. A pesar de que echemos de menos ciertos encantos de la anterior sede portuense lo cierto es que la música al final supone un bien común incontestable por el que merece la pena luchar, escuchar y escribir.

 

 

Las mañanas del Monkey son ideales para hablar de música, saludar y disfrutar de los conciertos más madrugadores. San Jerónimo estrenaban en e escenario Mondosonoro con un folk suave, candencioso y sugerente a unos despertares nada bruscos.

 MONKEYVIERNESSANJERONIMO

Por otro lado en el escenario Arnette Vanessa Zamora se presentaba por primera vez en España. Melodías pop y letras personales interpretadas a solas con una acústica y con una preciosa voz. Cumplía lo que la mejicana definía como un sueño guajiro y nos regaló buenas canciones y hasta una versión de Juan Gabriel.

 

También es habitual ver a Virginia Maestro por el Monkey Week y esta edición que se acercaba a su casa no podía ser menos. De negro riguroso y con ese timbre de voz que modula a la perfección nos fue desgranando canciones de sus ya varios discos con buen gusto y delicado deleite.

 

Aries se enfrentaba en el patio del Espacio Santa Clara a un concierto donde mediantes bases electrónicas sumaba su propia voz en repetidos loops como un constante baile de acompañamiento. Y decir Monkey Week es decir Paco Loco. Con Los Jaguares de la Bahía extendieron su dominio a Híspalis reservándonos para esta primera sesión en el Monkey Market una versión algo más sosegada del show. Eso sí, cantamos al unísono la banda sonora del festival, ready for the Monkey Week?

 

Apartamentos Acapulco venían de Granada a ratificar por qué su nombre cada vez suena más en la escena independiente y es que su propuesta cercana al noise tiene músculo y coherencia. Conocíamos las canciones de Xebi Sf y estamos ante un compositor de nivel, con estilo propio y que con banda no defraudó.

 

Inicié el recorrido por salas para instalarme en la Holiday. Me recomendaron a Kurt Baker y fue todo un acierto. Sonaba rock, con poca luz, y un constante ataque de enérgicas canciones desde el escenario hasta nuestros corazones y pies.

Con especial regusto esperé a All la Glory que ejecutaron su conocido buen hacer sobre el escenario. De otra época, de otro lugar y un brindis por los estilos imperecederos.

 

El escenario de Ron Contrabando en la Alameda ya era un hervidero de gente de aquí para allá. Agoraphobia tenían todo ese gran escenario para ellas. Las gallegas también fieles a su cita con el Monkey presentó de lo que son capaces en cuanto a garage y valocidad a un público que muy numeroso asentían satisfechos en plena plaza.

 

Fun Club es de pleno derecho la sala con más solera de la ciudad y no podía quedarse al margen en una cita como esta. Folklore chileno y una actitud positiva y contagiosa derrocharon Pascuala Ilabaca & Fauna antes del desatado vendaval de Los Jaguares de la Bahía que en su segunda sesión ya no se dejaron nada en el tintero.

 

Del pasear de la mano a los susurros íntimos, de un beso robado a un beso a plena vista de todos. El Mono y Sevilla se han declarado su amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INSTAGRAM